Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 25 septiembre |
Virgen de la Merced
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Cómo amar a los enemigos?

2 WOMAN HUGGING

Antonio Guillem | Shutterstock

Radio Maria - publicado el 18/06/15

Lo primero es pedir por ellos

Jesús dijo a sus discípulos:

Ustedes han oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo. Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, rueguen por sus perseguidores; así serán hijos del Padre que está en el cielo, porque él hace salir el sol sobre malos y buenos y hace caer la lluvia sobre justos e injustos.Si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué recompensa merecen?¿No hacen lo mismo los publicanos? Y si saludan solamente a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? ¿No hacen lo mismo los paganos? Por lo tanto, sean perfectos como es perfecto el Padre que está en el cielo. Mt 5, 43-48

Lo primero que estamos llamados a hacer a quienes consideramos nuestros enemigos es pedir por ellos. Evidentemente no es fácil, requiere decisión y poder distinguir no solo a quienes son distintos sino a quienes son contrarios.




Te puede interesar:
¿Tienes un enemigo, no sabes cómo perdonar? El papa Francisco te enseña una oración….

En un mundo narcisista, a veces la diversidad se ve como oposición cargada de agresividad. En este sentido, a quienes se oponen en el modo de mirar, se los considera enemigos, cuando es en la diversidad de miradas donde se puede encontrar un camino.

¿Quién puede decir en nuestra sociedad postmoderna tan fragmentada que tenga la respuesta de por dónde encontrar el camino? El diálogo plural enriquece a las personas y a los grupos en la medida en que se interrelacionan.

Hay enemigos contrarios cargados de agresividad que generan exclusión, y por otro lado, diversos complementarios que se enriquecen.

El mal siempre se vale de personas que hacen la fuerza de la enemistad. Ahí en el discernimiento tenemos que distinguir entre las personas, agresivas y violentas, y ellos como instrumentos del mal.




Te puede interesar:
Cómo lidiar con las personas difíciles

A quien hay que cerrarle la puerta es al enemigo, nuestro único adversario, no a las personas. En relación a esto, es la invitación de Jesús a rezar por los enemigos.

Oramos por los enemigos para que el mal no se instale en medio de nosotros buscando romper las relaciones de armonía con las que Dios nos quiere viviendo en el don de la fraternidad.

Enemistad es cuando las relaciones se hacen violentas y no se pueden contener las miradas complementarias; es distinto a la diversidad que supone que pensamos distinto pero eso no nos hace enemigos.

Pedir por nuestros enemigos, supone que aquellos que nos son hostiles ingresen a lo profundo de nuestro corazón.

Esto es muy doloroso, porque cuando experimentamos que somos odiados, no dan con la verdad, y eso duele. Uno naturalmente, y saludablemente, tiende a distanciarse de quienes le odian.

El límite ayuda a la buena relación, y nos permite marcar una diferencia para que el otro no supere esa raya. Los límites son sanos y sanadores de las relaciones.

Orar por los enemigos

Sobre los lugares de enemistad queremos invocar el perdón y pedir el don de la reconciliación que sólo es posible por la intervención de Dios que limpia el terreno.

Es muy difícil incorporar en los ámbitos de oración e intimidad a nuestros enemigos y seguir amándolos dejando el odio de lado.

Cuando oramos por los que nos hicieron daño rescatamos a la persona en el corazón, diferenciando a la persona de quien lo utiliza para la enemistad.

La oración nos lleva por un camino de discernimiento. Lo mismo ocurre cuando nosotros hemos hecho daño a otros: también podemos rescatarnos a nosotros mismos de esa fuerza de la acción del mal que nos utilizó. Es un camino concreto que nos lleva a la conversión, viendo cómo a los ojos de Dios no somos más dignos que otros.

La oración por los enemigos nos da un corazón que no conoce la violencia y descubrimos que ya no podemos sentir rencor hacia aquellos por los que hemos rezado de corazón. Vemos que comenzamos a hablar diferente con ellos y la cercanía comienza a verse como un horizonte no tan lejano.

No es tan sencillo perdonar de corazón y hace falta una gracia muy particular: la de Jesús en la cruz cuando pide al Padre que los perdone porque no saben lo que hacen.

El perdón tiene que estar instaurado en tu corazón siempre porque el perdón hermana, estrecha vínculo, reúne a los diversos, hace que quienes piensan, viven y creen distinto se unan y se complementen.


MOM,SON,FRUSTRATED,MESS

Te puede interesar:
Amar a tus enemigos cuando tus «enemigos» son tus hijos

Nosotros hemos confundido en la convivencia cotidiana la enemistad con la diferencia. No entendemos el valor de la diversidad.

Es en el diálogo interpersonal de un yo y un tú donde el nosotros nos devuelve la más clara identidad. Esto no lo entiende una sociedad que ha querido construir sobre la base del individualismo al sujeto.

El mundo “yoista” ha errado en el camino de construir a la persona aislándola, quitándole la posibilidad de relacionarse con otros sin que sea por la competencia.

¿Se puede mirar desde diferentes perspectivas? Sí, siempre y cuando tengamos presente que hay un bien superior que nos supera. El don del perdón nace de una presencia paterna que nos hermana en las diferencias.

Es bueno en nuestras relaciones conflictivas ponerle nombre al diablo que anda rondando… Al identificar sus garras, no soporta ser descubierto, y comienza su huída. Se llama indiferencia, o agresividad, o se llama violencia lo que nos separa, o falta de espacios…

La vida en la comunión con otros se produce en la medida que confesamos los demonios que buscan colarse en medio nuestro para dividir.

Nosotros no somos eso, sí somos manipulados por esa fuerza, pero al reconocerlo y ponerle nombre, comienza a desaparecer.

Orar, orar y orar por los enemistados nos permite superar lo que nos distancia y encontrar lo que nos acerca, lo que nos complementa y enriquecernos. Es renunciar a mi mezquindad para que Dios obre con su corazón superador.

Rezar implica poner frente a la luz de Dios decir yo soy un hombre y vos sos Dios, a mí me sale hasta acá, el resto te toca a vos. Cuando yo oro por mi hermano, quito de en medio al que nos separa, y pongo en su lugar al que cree en la comunión.

El hombre no es un alguien que de tanto en tanto comete un error, sino que tiene una herida que lo hace tropezar y Dios tiene una voluntad que lo pone de pie.

Los hombres no somos de vez en cuando pecadores, sino que somos pecadores, y Dios es amor. Saber eso nos permite vivir en sus brazos.

Amar a los que los odian, que no es de cualquier manera, sino que supone poner límites, amar desde la diversidad, amar sin querer meterlo al otro en mis esquemas, amar sin violentar…

Por el padre Javier Soteras

Artículo originalmente publicado por Radio María

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
2
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
4
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa Francisco afirma que la ideología de género es «diabólica...
5
Maria Paola Daud
Cuando la Virgen María detuvo la lava del volcán Etna
6
crisis man
Marzena Wilkanowicz-Devoud
Los poderosos consejos de 3 monjes para vencer la desgana
7
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.