Aleteia

Jeb Bush no quiere que el Papa Francisco hable de cambio climático

Michael Vadon-Wikimedia
Comparte

En vísperas de la publicación de la primer encíclica de la historia de la Iglesia sobre el cuidado de la Tierra, el candidato republicano censura «a priori» al Papa

Jeb Bush, miembro de la conocida dinastía republicana, lanzando su candidatura a la presidencia de Estados Unidos en 2016, dijo este martes 16 de junio:  “No me dejaré dictar la política económica por mis obispos, mis cardenales o mi papa”. 

Bush, católico, convertido hace 25 años, con sus recientes declaraciones en el segundo día oficial de campaña electoral, ha tomado distancia de la encíclica ecológica del Papa Francisco, Laudato si’, aún sin publicar y que ya está causando polémicas y debates en Estados Unidos.
 
En un evento electoral, en New Hempshire, el ex- gobernador de la Florida ha indicado claramente que el Papa no debería meterse en temas como el cambio climático: “Es una arrogancia sostener que con relación a los cambios climáticos exista una ciencia exacta”, ha declarado. Recordamos que la encíclica del Papa sobre el medio ambiente está por publicarse este jueves 18 de junio.
 
El candidato admite que debe ver lo que exactamente el Papa recomienda antes de “juzgar”, pero ha indicado que la religión debería ocuparse de “hacer mejores a las personas y menos de cuestiones que tienen que ver con aspectos políticos”.

El semanario italiano L’Espresso difundió este martes lo que denominó "proyecto" de la encíclica del Papa, en una clara violación del embargo periodístico y que ha causado la irritación del Vaticano. Algunos observadores han leído esto como un sabotaje de sectores conservadores contra la claridad del mensaje de la encíclica de Francisco.
 
Al respecto, el Papa Francisco, este miércoles 17 de junio, ha hecho un llamamiento a la “responsabilidad” para proteger la creación que está siendo “devastada” y ha afirmado que "esto perjudica a todos, especialmente a los más pobres", anunciando la publicación de la encíclica.
 
La primera encíclica ecológica en la historia de la Iglesia, que lleva como título Alabado seas, podría tener un impacto cultural sin fronteras y consecuentemente contribuir al cambio de estilo de vida de millones de personas, algo que hace temblar a los mercados y al sistema financiero dependientes del petróleo y sus derivados.
 
Esta es la primera encíclica escrita completamente por entero por Francisco, ya que la anterior, Lumen Fidei (2013), sobre la fe, recoge intuiciones y contenidos del magisterio de Benedicto XVI (Papa emérito desde febrero 2005); especialmente en el prólogo se aclara que es "una obra plenamente" de Francisco.
 
El título, Laudato si’ (se escribe con una sola i y con la comita final, porque no es latín, sino italiano antiguo) es una cita de san Francisco de Asís, originalmente presente en el inicio del Cántico de las Criaturas, escrito en 1225.
 
Intencionalmente, Francisco, así evoca el amor de la Iglesia por la obra de Dios, la naturaleza y la creación, que incluye el hombre y la mujer. La encíclica ecológica se suma también a la obra pontificia que sigue a la exhortación apostólica, Evangelii Gaudium (La alegría del Evangelio).

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.