Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 23 abril |
San Sotero y san Cayo
home iconEspiritualidad
line break icon

Basta de abortos, el ginecólogo se convierte

© ServizioFotograficoOR/CPP

September 09, 2013: Antonio Oriente meets with Pope Francis during a private audience at the Vatican.

Credere - publicado el 17/06/15 - actualizado el 12/08/17

La dificultad para tener hijos empujó al doctor Antonio Oriente a no hacer más “interrupciones del embarazo”

Por Patrizia Carollo

Ha sido la noticia que ha hecho más ruido, durante el anuncio del próximo Jubileo de la misericordia: la facultad concedida, por vía extraordinaria, por el Papa a algunos sacerdotes que serán enviados a las diócesis para confesar y perdonar a las personas que han abortado, y al personal médico que ha consentido ese crimen.

A raíz de esta noticia, es de gran actualidad la historia del doctor Antonio Oriente, 61 años, un ex ginecólogo abortista italiano que, convertido, se ha puesto totalmente al servicio de la vida. Dirigente medico ginecólogo de un consultorio de la Agencia sanitaria provincial de Messina (Sicilia), durante muchos años vivió su día a día practicando abortos rutinarios.

– ¿Qué piensa de la “buena noticia” del papa Francisco?

La decisión del papa Francisco nos recuerda el pasaje del Evangelio de Lucas, donde Jesús dice a los discípulos: “Sed misericordiosos, como vuestro Padre es misericordioso. No juzguéis y no seréis juzgados; no condenéis y no seréis condenados”. Los efectos que, en mi opinión, se verán en seguida, de la decisión del Papa no podrán ser más que positivos, y harán crecer en las personas (médicos, mujeres, etc.) en la conciencia de ser perdonados y de deber, a continuación, perdonar y no juzgar.

– Usted vivió en su propia piel todo esto. ¿Qué sintió al recibir el perdón por los abortos que había realizado durante su carrera?

Cuando tuve la certeza, gracias a mi obispo, de haber sido perdonado y no juzgado, recibí un nuevo impulso en mi postura profesional.

– ¿Qué ha cambiado para usted?

Comprendí que las mujeres que habían abortado, los sufrientes en general, no eran sólo cuerpos que curar, sino personas a las que cuidar. Empezó así para mi una nueva forma de ser cristiano y médico, al servicio de Dios y los hermanos.

– Si pudiera decir algo al Papa…

Le diría: ¡gracias por esta decisión que liberará a tantas mujeres y médicos de las cadenas que les mantienen atados a un pasado de sufrimiento! A nosotros ahora nos toca la tarea de seguir las enseñanzas de Jesús y el Magisterio de la Iglesia. Para que se pueda decir a los hermanos y hermanas: “No temas, Dios te ha perdonado, también nosotros te perdonamos, ve y no peques más”.

– Doctor Oriente, ¿podemos recapitular para los lectores de Credere su singular historia? Usted colaboraba con un Centro para diagnosticar y curar la infertilidad, y hacía nacer a muchos niños. Y sin embargo, con las mismas manos, mataba a tantos fetos. ¿Cuándo y por qué su carrera cambió radicalmente de dirección?

Vea, mi mujer, pediatra, adoraba y cuidaba a los niños, pero no conseguíamos tener hijos propios, y ella lo sufría terriblemente. Una tarde como tantas (en los primeros meses del 1986), me había encerrado en mi estudio, la cabeza entre las manos, preguntándome de qué servía tener títulos, especializaciones, una carrera sólida, la estima de la gente, si después al volver a casa no era capaz de regalar una sonrisa a mi mujer.

De repente, dos personas a las que seguía desde hacía tiempo por infertilidad, viendo las luces encendidas en el estudio, temieron que me encontrara mal e, irrumpiendo en el estudio, me encontraron llorando. Ante ellos, tuve el valor de confiarme.

– ¿Qué le dijeron?

“Doctor, nosotros no tenemos una solución a su problema. Pero podemos presentarle a una persona especial que puede dar un sentido a lo que está viviendo: Jesucristo”. Eran hermanos que se acercaban tímidamente a un camino de conversión gracias a un movimiento eclesial, la Renovación en el Espíritu, al que yo, al principio incrédulo pero lleno de curiosidad, me acerqué a pequeños pasos.

  • 1
  • 2
Tags:
aborto
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
2
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
3
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
4
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
5
Claudio de Castro
Un alma desde el Purgatorio clama: “¡Ayúdame!”
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.