Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 18 abril |
Santa María de la Encarnación
home iconEspiritualidad
line break icon

​¿Cómo confiar en Dios cuando hay tantas desgracias?

Ludovic ETIENNE / Flickr / CC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 15/06/15

Nos falta la mirada de los niños...

El otro día pensaba en la bienaventuranza que me identificaba para vivir esta semana. Pensé en la primera: Bienaventurados los pobres en el espíritu. Son felices porque no poseen nada, porque no han puesto su seguridad en lo que poseen y por eso viven con fuerza el presente. Y, curiosamente, no le temen tanto al futuro.

Por eso pensé que me gustaría vivir así cada día. Sin agobios, despreocupado, confiado, como los niños. Pensé en algo que leía el otro día:

“Hay dos campañas publicitarias habituales que trasmiten un mensaje muy interesante. Una dice: ¿Cosas a hacer antes de morir? Vivir. Y otra: Vive ahora. Ambas trasmiten una atractiva idea de vivir en el momento, hacer lo que podamos hacer ahora, en este momento. Ambas se refieren al placer porque anuncian bebidas, pero nosotros lo podemos aplicar a lo que nos parezca. Por ejemplo a nuestros ideales, a los proyectos, a los propósitos. Voy a vivirlos ahora. No sé qué pasará mañana, pero si los vivo en presente a cada instante, seguramente llegue hasta el final[1].

Vivir el presente es un don. Muchas veces vivimos pensando en lo que ya ha pasado o agobiados por lo que ha de venir. Vivir el presente como los niños es una gracia. Vivir sin olvidar el pasado, porque sobre él se asienta nuestra vida. Pero sin temer el futuro, porque ese miedo no es sano.

Y recuerdo entonces una canción de la Hermana Glenda: “¿Por qué tengo miedo? Si nada es imposible para Dios”.



Mi temor es como el de esa canción. Me olvido de lo importante, nada es imposible para Dios. Por eso es posible vivir el ahora. Es posible cuando vuelvo la mirada a Dios y me siento como un frágil niño en sus manos de Padre.

Mis alas no son poderosas. ¿Por qué me olvido? No lo pueden todo, pero vuelan. Ahora mismo vuelo. No me planteo si podré volar mañana. No pienso en ello. Vivo el hoy. Y el hoy lo lleno de Dios. Como los niños. Así me gustaría vivir cada día, cada hora, con pasión.

Con esa santa indiferencia ante lo que ha de venir. Sólo Dios sabe. Él tiene mi vida en sus manos. No quiero apoderarme de mi presente. No quiero atarlo a mi vida como si Dios me lo debiera. No quiero temer perderlo. No quiero sentirme dueño de mi suerte. Simplemente quiero vivir con la paz del que sabe que su vida descansa en Dios.

Pero, ¿cómo podemos confiar en Dios y en su acción oculta cuando ocurren tantas desgracias a nuestro alrededor? Nos falta la mirada de los niños. Nos parece que el reino de Dios no está presente.

Decía el Padre José Kentenich: “Hay crueldades horribles con que me encuentro en todas partes. También mi vida está desgarrada por crueldades. También hay una cierta crueldad en el hecho de que el Señor haya permitido todo eso. ¡Habría podido evitarlo! Hay crueldades y más crueldades. ¡Y tengo que creer que tras estas crueldades terribles hay no sólo un Dios personal, sino un Dios de amor! Sufrimientos enormes y, a pesar de todo, detrás de ello, la bondad paternal de Dios[2].

¡Cuánto nos cuesta ver el amor cercano y bondadoso de Dios detrás de las crueldades de las que somos testigos! ¡Qué difícil acariciar su amor en el dolor de nuestra cruz! El mal parece tener más fuerza que el bien. Nos atemoriza la posible fragilidad del amor de Dios.

Seguimos viendo la semilla pequeña, no el árbol inmenso que cobija y protege. Vemos la debilidad del corazón humano que se entrega por amor y luego no logra mantenerse fiel a sus promesas. ¡Qué frágiles somos! ¡Con cuánta fuerza vence el pecado en nosotros!

¿El reino de Dios crece en nuestro corazón? Es el lugar donde se juega la lucha en nuestro interior. Allí optamos, decidimos, rechazamos, amamos, odiamos. Allí nos abrazamos a Dios o le damos la espalda

  • 1
  • 2
Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
JORDAN PETERSON
Benito Rodríguez
El encuentro con Dios de un psicólogo best-seller
4
SANTI MARATEA
Esteban Pittaro
Rafael Maratea: De la tragedia del aborto al máximo orgullo por e...
5
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.