Aleteia

Papa Francisco a sacerdotes y obispos: sean padres cariñosos y no príncipes distantes

© Antoine Mekary / Aleteia
Comparte

En su meditación a los sacerdotes también les habló del genio de la mujer en la Iglesia: “Recuerden que María es más importante que los apóstoles”

“Cuando estén cansados no maltraten al pueblo de Dios” como “funcionarios neuróticos”: “Jesús a esos los llama hipócritas”, dijo el Papa Francisco, este viernes 12 de junio en la Basílica de San Juan de Letrán en Roma, en su  meditación "Transformados por el amor y para el amor" con ocasión del 3º Retiro Mundial de Sacerdotes. 
 
El Pontífice ha iniciado su meditación con buen humor: “Se que ustedes se confesaron unos a otros. Eso está bien sino, cuando llegue el confesor va a quedar destruido”, dijo suscitando risas de los presbíteros de los cinco continentes se encuentran en Roma para participar en el Retiro que se desarrolla del 12 al 14 de junio. 
 
El Papa Francisco ha felicitado la organización por poner codo a codo a 900 eclesiásticos, entre cardenales, arzobispos, obispos, sacerdotes y diáconos provenientes de 90 países de los cinco continentes.  “Es maravilloso ver a obispos y sacerdotes juntos. Cuando están cercanos…cuando el obispo no pone distancia principesca, cuando el obispo es padre de sus sacerdotes”.  
 
En este contexto, ha pedido a los sacerdotes de hablar francamente con su obispo cuando haya problemas. “A los curas les gusta hablar mucho hablar del obispo, que hay algo que no les gusta del obispo, que tienen algo que decir, que lo digan en la cara como hombres”, lo mismo vale para el Obispo que puede decir todo a su sacerdote “como padre, con cariño”.
 
El Papa aludió a “la sinceridad” como clave en la historia de la Iglesia y de la salvación. Sostuvo que la Iglesia necesita pastores –obispos cercanos al pueblo, obispos-padres cercanos a los sacerdotessinceros y ejemplares.
 
El Pontífice admitió también que entre obispo y sacerdote pueden y deben haber discusiones. “Donde no hay discusión es porque se está muerto”, y luego uso una de sus metáforas coloridas: “hasta el yerno lleva flores a la suegra a la tumba porque sabe que no va a discutir” (risas). 
 
En otro paso de su discurso espontáneo elogió el genio femenino. “La Iglesia es mujer, es esposa de Cristo”.  “Estas mujeres que están aquí son preciosas” para después añadir: “recuerden que María es más importante que los apóstoles”. 
 
Amor que debe ser declarado y gritado 
 
El Santo Padre ha pedido a los sacerdotes de ver su misión en la Iglesia como una obra de amor. “La llamada de Jesús a ustedes es una llamada de amor”. Luego citó una canción: “Qué detalle Señor haz tenido conmigo”. 
 
"Les hago una pregunta: ¿Cuándo ustedes tienen una alegría se la llevan al Sagrario?" El Papa Francisco les exhortó a poner sus frustraciones y problemas a Cristo en el Sagrario: “Mira que soy una porquería, que te he traicionado”. Luego el Papa ha evocado que Jesús ha llamado a sus sacerdotes “amigos”. 
 
“Cuando un hombre y una mujer se enamoran, lo dicen a todo el mundo”, y les pidió de vivir ese amor difundiéndolo a todo el mundo. "El Pueblo de Dios con su 'sensus fidei' sabe reconocer en seguida cuando un cura está enamorado de Jesús y cuándo es un funcionario". 
 
Luego ha hablado de los sacerdotes que pierden el amor y se les olvida conversar con Dios. 
 
¡La gente cansa, es verdad!
 
En un sentido muy práctico recordó que la gente cansa al sacerdote, pero al mismo tiempo les invitó a “no maltratar la gente”.  El Pontífice contó una anécdota  de un jesuita que iba a jubilarse, profesor de literatura, que le contó: “Decidles a tus profesores de teología que les faltan dos tesis de eclesiología, y te las digo: el santo pueblo fiel de Dios es ontológicamente olímpico y esencialmente hartante…el pueblo cansa. Ese es el cansancio sacerdotal, el cansancio del servicio, ningún sacerdote que sirve necesita pastillas para dormir”. 
 
Evangelizar es un acto de amor
 
“La primera motivación para evangelizar es el amor de Jesús, es un don que recibimos…siéntanse salvados, les recomiendo que lean Ezequiel, 16, vean en esa historia el pueblo que se aleja de Dios y lean su propia historia”. E ha indicado que Dios aunque se hayan portado mal con su misericordia los ha puesto delante de la gente. “Cada uno en su sacerdocio sienta en sus debilidades que Jesús lo pone a servir a su pueblo”, que llamó “una santa vergüenza”. 
 
“Que cada sacerdote sienta en su corazón que justo por sus debilidades y fallos Jesús lo pone a servir a su Pueblo", dijo. 
 
El Papa Francisco que se puso al nivel de los sacerdotes hablando de sus homilías en Santa Marta que ha señalado como “una pequeña parroquia”. “¿Quien aguanto a quien?” ha contado que preguntaba a los matrimonios de ancianos que vienen a la misa. “Caricias añejas que se renuevan”.  
 
“Amen, déjense amar, abran el corazón a Jesús”:  sacerdote cansado, “si te dormís delante del sagrario, es lindo porque dejas que él (Dios) te mire cuando duermes, como un papá”. Porque “el sagrario es algo frío, no es un televisor, pero ahí está el amor”. 
 
"Ese amor es el que nos hace evangelizar, si no sientes ese deseo hay que detenerse en la oración y pedirle que nos vuelva a cautivar”. En este último pasaje sobre el tema la misión sacerdotal sostuvo: “Evangelizar significa estar enamorado y dejarse enamorar”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.