Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 19 septiembre |
San Jenaro
home iconEstilo de vida
line break icon

‘Vacunas’ contra la depresión

Lonely sad woman © Africa Studio / Shutterstock

Gaudium Press - publicado el 11/06/15

Poner en valor nuestras potencialidades y talentos

La depresión es la primera causa de incapacidad en el mundo entre las personas mayores de cinco años. Es la segunda causa de muerte de mujeres jóvenes y la tercera de hombres jóvenes en los EE.UU. "La depresión representa, después de las enfermedades cardíacas, las mayor carga sanitaria si se calcula la mortalidad prematura y los años de vida útil que se pierden por incapacidad. La depresión representa más años perdidos que la guerra, el cáncer y el sida juntos". 1

Quien no ha pasado por aquella triste tortura titulada depresión mayor podrá tal vez imaginarla, podrá acercarse teóricamente a su vivencia, pero nunca experimentará en viva piel las oscuridades de tal abismo, tan dramática es. Cosas, actividades que a la persona le resultaban otrora agradables van perdiendo su brillo, ya no tienen encanto, terminan siendo insípidas, aburridas, y finalmente no practicadas.

Compartir una amena conversación con inteligentes y agradables personas; salir a un restaurante de categoría a degustar un suculento plato, un plácido o desafiante vino; contemplar el ancho, cristalino y bello mar, o un lindo valle o campo: prácticas diversas que antaño se teñían de vivos colores produciendo una alegría anticipada y actual, van perdiendo progresivamente la fuerza de sus tonalidades, ven diluir con el paso del tiempo su colorido, finalmente se tornan de tonos grises generando lo muy monótono, cuando no se convierten en una insípida masa negra para el deprimido. La persona a veces se encierra en su habitación por días (en todo caso se encierra en sí misma); se va perdiendo la confianza en sí mismo, a veces de forma total; pensamientos de destrucción personal hacen su siniestra aparición, por veces de forma fríamente agobiante, por veces con carácter mortal…

Una de las líneas de tratamiento para personas deprimidas, muy difundida, es el incremento de actividades que le reporten algo de agrado, aunque sea pequeño. Y aunque no se sienta ningún placer, no obstante se indica al deprimido que debe mantener la actividad o debe generarla si la ha perdido, ojalá con la planeación y ayuda de un cercano. Tareas no complicadas, en las cuáles el deprimido pueda reconocer pequeñas conquistas, fruir de pequeñas-grandes victorias. Ahora, al pensar en esta línea terapéutica, somos llevados a una consideración más general, más filosófica, que consideramos también útil para tratar y prevenir la depresión.

En filosofía cristiana se dice que la existencia de una potencia clama por su acto propio. Es decir -y aplicando lo anterior al caso del ser humano y pensando en la depresión- nacemos con una serie de capacidades que piden ser desarrolladas.

Son los talentos de la magnífica parábola de los talentos del Señor. Todos estamos llamados a multiplicar los talentos, a doblarlos como ocurre en la parábola, y no a esconderlos bajo tierra. Ese desarrollar de las potencialidades (sinónimo de actividad de verdadero crecimiento humano) es también un ir dibujando paso a paso en el alma un mayor reflejo del Creador, camino donde se halla alta felicidad, y por ende excelente ‘vacuna’ de la depresión. La cuota que nos es destinada de felicidad humana se encuentra en el desarrollo de las potencialidades rumbo a Dios, desarrollo que al tiempo que es dichoso, es de lucha, tesón y sacrificio.

Realmente, el ser humano está ‘condenado’ a transitar el camino del perfeccionamiento, a buscar la perfección humana y espiritual; está obligado a ser cada vez más un mejor reflejo de Dios; no puede optar por no ir acercándose al cielo del refinamiento, del primor, de la exquisitez, al cielo de Dios, so pena de ser campo fértil para la depresión y para otras cosas.

  • 1
  • 2
Tags:
depresion

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
3
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
4
VACCINE
Jaime Septién
¿Covid-19: vacunarse o no vacunarse?
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
7
I.Media
Benedicto XVI: El hombre ya no es un «regalo» sino un «producto»
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.