Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 26 noviembre |
San Juan Berchmans
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Papa Francisco ha logrado que toda la Iglesia vuelva a pensar en la familia

Fashionable cool couple © Tatyana__K / Shutterstock – es

<a href="http://www.shutterstock.com/pic.mhtml?id=263549348&amp;src=id" target="_blank" />Fashionable cool couple</a> © Tatyana__K / Shutterstock

&lt;a href=&quot;http://www.shutterstock.com/pic.mhtml?id=263549348&amp;src=id&quot; target=&quot;_blank&quot; /&gt;Fashionable cool couple&lt;/a&gt; &copy; Tatyana__K /&nbsp;Shutterstock

Ediciones Palabra - publicado el 11/06/15

Publicado en España un libro indispensable para preparar el próximo Sínodo

"La familia atraviesa una crisis cultural profunda, como todas las comunidades y vínculos sociales. En el caso de la familia, la fragilidad de los vínculos se vuelve especialmente grave porque se trata de la célula básica de la sociedad, el lugar donde se aprende a convivir en la diferencia y a pertenecer a otros, y donde los padres transmiten la fe a sus hijos. El matrimonio tiende a ser visto como una mera forma de gratificación afectiva que puede constituirse de cualquier manera y modificarse de acuerdo con la sensibilidad de cada uno. Pero el aporte indispensable del matrimonio a la sociedad supera el nivel de la emotividad y el de las necesidades circunstanciales de la pareja" (EG 66).

La cita con la que se abre este libro constituye una expresión sintética de un diagnóstico y de una preocupación que el papa Francisco no se ha cansado de señalar en sus ya dos años de pontificado. Tampoco se ha cansado de recordar, más allá de las dificultades, la belleza de la familia y de la vocación matrimonial. Las catequesis que está impartiendo durante este año con ocasión de las audiencias generales de los miércoles son un claro testimonio.

Por todo ello, bien puede decirse que entre las preocupaciones pastorales del papa, el matrimonio y la familia se encuentran en las primeras posiciones.

Prueba de ello es que Francisco no se ha contentado con señalar lo preocupante de la situación, sino que, desde el principio, puede decirse que ha "movilizado" a toda la comunidad eclesial en la búsqueda de soluciones, canalizando la mayoría de los esfuerzos – aunque no todos – a través de la celebración de dos asambleas del Sínodo de los Obispos.

Estas asambleas, como se sabe, han suscitado un inusitado interés tanto dentro como fuera de la Iglesia. Difícilmente se recuerda en los tiempos más recientes un debate tan vivo y una participación tan amplia. A dicha respuesta no parece ajena la voluntad del Papa que, reiteradamente, ha señalado la importancia de no tener miedo a expresar los propios puntos de vista en el seno de la comunidad eclesial, que es eso, misterio de comunión en la fe, los sacramentos y la disciplina.

Lógicamente, hablar de resultado sería impropio cuando la reflexión y las propuestas se encuentran todavía lejos de su conclusión y la segunda de las asambleas sinodales todavía permanece a la distancia de meses. Sin embargo, algunos frutos empiezan a percibirse ya.

El primero, que la reflexión sobre la familia está ocupando a toda la Iglesia, arrojando el resultado de abundantes publicaciones, propuestas y debates, cuyos contenidos concretos podrán servir a la próxima asamblea sinodal y, en último término, serán discernidos por el mismo Papa (cfr. Francisco, Discurso de clausura de la Asamblea extraordinaria del Sínodo de los Obispos, 18-10-2014).

Junto al acierto indudable de volver a poner el matrimonio y familia en el centro mismo de la solicitud pastoral de la Iglesia, a Francisco pueden atribuírsele otros dos aciertos igualmente importantes.

El primero queda gráficamente expresado en la imagen del «hospital de campaña» como descripción certera de lo que está llamado a ser la Iglesia en nuestro mundo. Aplicada al matrimonio y a la familia significa atreverse a poner en primer plano tanto las dificultades concretas que atraviesan quienes contraen matrimonio, como las percibidas por los distintos agentes de pastoral familiar cuando anuncian y testimonian el «evangelio de la familia» en una sociedad tantas veces lejana a los valores más genuinamente humanos y ciertamente cristianos.

Significa, además, reconocerse como depositarios de una «capacidad de curar» las heridas del corazón del hombre. La reflexión sobre la situación del matrimonio y de la familia está, en efecto, permitiendo volver a tomar conciencia de la fuerza sanadora de la Palabra de Dios y de los sacramentos, así como de la belleza y adecuación de la vocación matrimonial con la dignidad de la persona. En este «hospital» que es la Iglesia, la primacía de la gracia, que otorga al hombre sus posibilidades más reales, resulta la medicina fundamental. Por ello, la Iglesia no se contenta con anunciar ideales, abandonando al hombre en su tarea de alcanzarlos o no, sino que, como su Maestro y Señor, se pone junto al hombre concreto, ofreciéndole la ayuda necesaria para que lo «ideal» se transforme en «real y posible» encarnándolo en la propia vida.

El segundo acierto puede sintetizarse también con otra imagen frecuentemente utilizada por el Papa: la de la sinfonía. Para Francisco, en efecto, la vida de la Iglesia y las dimensiones principales de su caminar histórico se asemejan admirablemente a la sinfonía, en la que la variedad de instrumentos produce un todo armónico y bello, imposible de realizar por uno solo de ellos.

La imagen de la sinfonía aplicada a la misión de la Iglesia respecto al matrimonio y la familia resulta particularmente sugestiva. Lo es en la medida en que la pastoral familiar adquirirá la belleza propia de lo bueno y verdadero (y aquí la doctrina clásica de la convergencia de todos los trascendentales resulta tremendamente significativa) solo si sus distintas dimensiones se empeñan en la consecución de un todo armónico.

Quizá por ello las dos imágenes –la del hospital de campaña y la de la sinfonía– se encuentran en el origen de este libro. Entre tantas y tan meritorias publicaciones recientes, esta se ha gestado buscando convertir las dos imágenes en sus dos objetivos principales.

Para comprar el libro, pincha en la portada:

Tags:
librosinodo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.