Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 23 junio |
San José Cafasso
home iconEstilo de vida
line break icon

Yo era un egoísta con mi esposa, y al final me quedé solo

Kat N.L.M.-cc

Orfa Astorga - publicado el 09/06/15

Un nuevo caso del Consultorio de Aleteia

El unirme en matrimonio, no fue un acto verdaderamente consciente de que por el establecía ante Dios y ante los hombres, un compromiso de donación plena en el más importante proyecto de mi vida. Actuaba solo conforme a una visión muy pobre, pues lo consideraba algo convencional y necesario, aunque ciertamente, sentía por mi esposa un amor a mi manera.

Todo lo que hacía, se subordinaba a un fuerte individualismo anidado en mi corazón, en el que buscaba afanosamente el éxito que la sociedad suele celebrar: estatus social, prestigio, poder económico, etc.

Trabajaba mucho excluyendo toda responsabilidad personal con los que me rodeaban. Solo entraban en mi consideración, las relaciones meramente funcionales que se pueden establecer con los demás con sentido de conveniencia. Siempre con una actitud de desconfianza, pues en ese “solo te sirvo si tú me sirves”, pensaba que todos los demás eran como yo, y que buscaban  solo servirse de los demás.

Me estorbaban valores que consideraba absurdos y en desuso, tales como: ser generoso, preocuparme  por el presente y futuro de los demás;  acoger al prójimo desamparado, etc., solo por poner unos ejemplos. Era  una coexistencia que rechazaba, considerando  que atentaba contra mi autonomía personal, la cual, para mí, era de un valor  superior a todas esas peculiaridades o características humanas.

En cambio, en mi autonomía  creía sentirme con derechos como el reconocimiento a mis logros, a la realización y afirmación personal, a ser  respetado y sobre todo a actuar según mis deseos,

Primero era yo, luego, yo y después yo. Y el “mi de mi yo” crecía despreciando, menguando y extinguiendo el “tú, de los demás”.

Mi conflictiva personalidad se expandía en el “mí” de: mi cuerpo,  mi salud, mi tiempo, mis proyectos, mis frustraciones, mi aburrimiento, mis posesiones, y un largo etcétera,  en el  que tampoco me importó verdaderamente el mí, de mi familia, la cual sufrió las carencias afectivas por mi acendrado egoísmo. 

Vivía con ellos pero no para ellos, les daba cosas pero no me daba a mí, reclamaba, juzgaba… guardaba distancia. Poco a poco, empecé a darme cuenta de que a mi familia no le decía nada mi gran éxito profesional. Yo solo era el extraño, el proveedor, el dueño. Roles en los que  mi persona se ocultaba y se confundía.

En el más absurdo de mis errores, creía tener el derecho de ser amado por mi familia como parte del poder alcanzado. Pero no era así… el amor es libertad  es don, y  no se compra ni se obliga. El darme cuenta fue el amargo remedio que necesitaba. Con agudo dolor en el corazón, de pronto, me sentí solo.

Un amargo remedio por el que pude encontrar a Dios que se ha convertido en mi más profunda compañía. Ahora por la  fe  tengo la certeza de que Él cuida de mi familia y que vela por ella con amor, aunque yo haya fallado. Ahora espero todo de Él, esforzándome por corregir mis errores y confiando  que por su misericordia, sacará un bien de todos mis errores. Dios es amor y le pediré que me enseñe a amar a mi familia y recuperarla.

Nunca es tarde.

Por. Orfa Astorga de Lira.
Orientadora Familiar.
Máster en matrimonio y familia.

Para enviar tu consulta, haz click aquí

Tags:
familiasinodo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
MARIA VIANNEY
Maria Paola Daud
Para cuando te entra el hambre: Los Matefaims del cura de Ars
4
father and son
Cecilia Zinicola
Cómo honrar a padres que son difíciles
5
Redacción de Aleteia
Papa Francisco: Que sus hijos los vean besándose
6
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
7
BART DE WEDER
Aleteia Image Department
Custodio de un pequeño milagro
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.