Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 05 diciembre |
San Juan Damasceno
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

Papa Francisco: ¿Qué cristiano eres si eres arrogante, competitivo y no admites errores?

Pope Francis on Paedophilia: is He Really Reforming the Church? – es

© FILIPPO MONTEFORTE/AFP

Ary Waldir Ramos Díaz - Aleteia Team - publicado el 04/06/15

El Pontífice ha reflexionado sobre los cristianos mediocres, envilecidos por las idolatrías de nuestro tiempo, en ocasión de la homilía en la Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo

“¿Qué significa hoy para nosotros "envilecer", es decir aguar nuestra dignidad cristiana? Significa dejarnos tocar por las idolatrías de nuestro tiempo”, dijo el Papa Francisco al presidir la misa este jueves 4 de junio en la solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo frente a la Basílica de San Juan de Letrán en Roma. Ocuparon la primera fila enfermos, discapacitados y ancianos.

El Pontífice alertó a los cristianos del peligro de “perder la fe”,  "de la división", de querer “escalar” socialmente y de “ser paganos”. Y sentenció: “La Eucaristía no es un premio para los buenos,sino fuerza para los débiles”.

Peligros que “nos hace cristianos mediocres

Sin medias palabras, el Papa habló de las personas que caen en “el lucirse, el consumir”, que ponen el “yo al centro de todo”; pero también de “ser competitivos”, tener una “actitud ganadora de arrogancia”, “el no admitir nunca de haber cometido un error o tener necesidades”, desde el altar al externo de la primera basílica papal de las cuatro que se encuentran en Roma.

La Eucaristía fuerza para que los cristianos no se dividan

El Papa exhortó a encontrar en el Santísimo Sacramento del pan y el vino la valentía para no dividirnos, ser testigos de la caridad y ser testigos de esperanza.

La Eucaristía nos permite de no disgregarnos”, porque Jesús se “humilló a sí mismo” para que los cristianos estuvieran unidos, dijo, y destacó “el poder del amor que supera todas las lágrimas, y al mismo tiempo se convierte en comunión con los pobres, los enfermos, en la atención fraterna a los que están luchando para soportar el peso de la vida cotidiana”.

Asimismo, recordó a los cristianos perseguidos en el mundo y que hoy no pueden manifestar su propia fe en Jesús, y sueñan con participar en la celebración del Corpus Christi, la solemnidad religiosa en honor del sacramento que recuerda la última cena de Jesús, que dona su cuerpo y su sangre.

Y pidió llevar "en nuestro corazón a los hermanos y las hermanas a los que se les ha pedido el sacrificio de la vida por fidelidad a Cristo: su sangre, unida a la del Señor, sea una garantía de paz y de reconciliación para el mundo entero”, expresó.

Mirar hacia Cristo para no envilecer 

En la homilía, el Papa explicó que “Jesús ha derramado su sangre como precio y como lavado para que fuéramos purificados de todos nuestros pecados: para no envilecernos, mirémosle a Él, bebamos de su fuente para ser preservados del riesgo de la corrupción”.  

La celebración de la Iglesia del Cuerpo y la Sangre de Cristo fue un momento elegido por el Papa para llamar a los fieles a experimentar la “gracia de una transformación: nosotros seremos siempre pobres pecadores, pero la Sangre de Cristo nos liberará de nuestros pecados y nos devolverá nuestra dignidad”.

Acercarse al sacrificio por amor

Durante el Corpus Chisti, los sacerdotes en las Iglesias del mundo colocan la hostia consagrada en el relicario llamado ostentorio o custodia para la adoración publica de los fieles.  

En esta ocasión y rememorando este gesto, el Papa pidió a los cristianos que se acerquen a Cristo, algo que no cuesta. “Sin nuestro mérito, con sincera humildad, podremos llevar a los hermanos el amor de nuestro Señor y Salvador”.

Así pidió a las personas

ensimismarse en Jesús.  “Seremos sus ojos que buscan a Zaqueo y Magdalena; seremos su mano que auxilia a los enfermos del cuerpo y en el espíritu; seremos su corazón que ama a los necesitados de reconciliación y de comprensión”, indicó. De esta manera, la “Eucaristía actualiza la alianza que nos santifica, nos purifica y nos une en admirable comunión con Dios”.  

Procesión, un momento de alegría y reflexión

Francisco invitó a festejar con alegría por las calles de las ciudades el misterio del Cuerpo y la Sangre de Cristo. Es sabido que barrios y ciudades en América Latina y España se paralizan al ritmo pío de las romerías.

Al final de la celebración eucarística en la Basílica de San Juan de Letrán, el mismo Papa dirigió la procesión a lo largo de la Via Merulana hasta la otra basílica papal de Santa María la Mayor, donde impartió la bendición.

El Papa Francisco llevó adelante la procesión y explicó su gesto: “que esta pueda expresar nuestro reconocimiento por todo el camino que Dios nos ha hecho recorrer a través del desierto de nuestra pobreza, para hacernos salir de la condición servil, nutriéndonos de su Amor mediante el sacramento de su Cuerpo y de su Sangre”.

Luego, dirigió un pensamiento a los cristianos perseguidos en el mundo. “Cuando caminemos por las calles podemos sentirnos en comunión con nuestros hermanos y hermanas que no tienen la libertad de expresar su fe en el Señor Jesús”. “Sintamos la unión con ellos: cantemos con ellos, alabemos con ellos, adoremos con ellos”.

Tags:
corpus christicristianismohomiliapapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.