Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa Francisco: ¿Qué cristiano eres si eres arrogante, competitivo y no admites errores?

© FILIPPO MONTEFORTE/AFP
Comparte

El Pontífice ha reflexionado sobre los cristianos mediocres, envilecidos por las idolatrías de nuestro tiempo, en ocasión de la homilía en la Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo

“¿Qué significa hoy para nosotros "envilecer", es decir aguar nuestra dignidad cristiana? Significa dejarnos tocar por las idolatrías de nuestro tiempo”, dijo el Papa Francisco al presidir la misa este jueves 4 de junio en la solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo frente a la Basílica de San Juan de Letrán en Roma. Ocuparon la primera fila enfermos, discapacitados y ancianos.
 
El Pontífice alertó a los cristianos del peligro de “perder la fe”,  "de la división", de querer “escalar” socialmente y de “ser paganos”. Y sentenció: “La Eucaristía no es un premio para los buenos, sino fuerza para los débiles”.
 
Peligros que “nos hace cristianos mediocres

Sin medias palabras, el Papa habló de las personas que caen en “el lucirse, el consumir”, que ponen el “yo al centro de todo”; pero también de “ser competitivos”, tener una “actitud ganadora de arrogancia”, “el no admitir nunca de haber cometido un error o tener necesidades”, desde el altar al externo de la primera basílica papal de las cuatro que se encuentran en Roma.
 
La Eucaristía fuerza para que los cristianos no se dividan

El Papa exhortó a encontrar en el Santísimo Sacramento del pan y el vino la valentía para no dividirnos, ser testigos de la caridad y ser testigos de esperanza.
 
La Eucaristía nos permite de no disgregarnos”, porque Jesús se “humilló a sí mismo” para que los cristianos estuvieran unidos, dijo, y destacó “el poder del amor que supera todas las lágrimas, y al mismo tiempo se convierte en comunión con los pobres, los enfermos, en la atención fraterna a los que están luchando para soportar el peso de la vida cotidiana”.
 
Asimismo, recordó a los cristianos perseguidos en el mundo y que hoy no pueden manifestar su propia fe en Jesús, y sueñan con participar en la celebración del Corpus Christi, la solemnidad religiosa en honor del sacramento que recuerda la última cena de Jesús, que dona su cuerpo y su sangre.
 
Y pidió llevar "en nuestro corazón a los hermanos y las hermanas a los que se les ha pedido el sacrificio de la vida por fidelidad a Cristo: su sangre, unida a la del Señor, sea una garantía de paz y de reconciliación para el mundo entero”, expresó.

Mirar hacia Cristo para no envilecer 
 
En la homilía, el Papa explicó que “Jesús ha derramado su sangre como precio y como lavado para que fuéramos purificados de todos nuestros pecados: para no envilecernos, mirémosle a Él, bebamos de su fuente para ser preservados del riesgo de la corrupción”.  
 
La celebración de la Iglesia del Cuerpo y la Sangre de Cristo fue un momento elegido por el Papa para llamar a los fieles a experimentar la “gracia de una transformación: nosotros seremos siempre pobres pecadores, pero la Sangre de Cristo nos liberará de nuestros pecados y nos devolverá nuestra dignidad”.
 
Acercarse al sacrificio por amor

Durante el Corpus Chisti, los sacerdotes en las Iglesias del mundo colocan la hostia consagrada en el relicario llamado ostentorio o custodia para la adoración publica de los fieles.  

En esta ocasión y rememorando este gesto, el Papa pidió a los cristianos que se acerquen a Cristo, algo que no cuesta. “Sin nuestro mérito, con sincera humildad, podremos llevar a los hermanos el amor de nuestro Señor y Salvador”.
 
Así pidió a las personas

Páginas: 1 2 3 4

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.