Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 noviembre |
Santa Catalina Labouré
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Podré volver a abrazar en el cielo a mi hijo no nacido?

KARMIENIE PIERSIĄ

Shutterstock

Aleteia Team - publicado el 03/06/15

Los vínculos terrenos se vuelven a encontrar, pero en una dimensión distinta, ligada a Cristo

Una lectora nuestra nos pide: «¿Volveré a ver en el cielo a mi hijo no nacido? Cuando un día estemos en la «comunión eterna de los cielos» donde no habrá vínculos terrenos (mujer, marido, hijos, etc.) y gozaremos sólo de la presencia de Dios, ¿cómo podrá una mamá ya no serlo, no sentir la necesidad de “volver a abrazar” a sus hijos (quizás un hijo perdido, no nacido), el marido? ¿Será posible?”.

¿Qué pasa en el cielo?

Giovanni Ancona, profesor de Teología Dogmática y decano de la Facultad de Teología en la Universidad Pontificia Urbaniana responde a la pregunta, partiendo “de una bonita interpretación del Cielo”, hecha por un autor contemporáneo, J.B. Russell, el cual, en su libro sobre la historia del paraíso, afirma:

«El cielo es la comunidad de aquellos a los que Dios ama y que aman a Dios. Nosotros conservamos nuestra peculiar personalidad, pero unidos en una caridad perfecta, pues en el abrazo misericordioso de Dios todos aman a todos […]. En el cielo veremos todo nuestro amor, y la gracia y la paz se transmitirán a todos y a través de todos, y todo esto se realizará en cada uno, de modo que el amor de cada uno sea completo y se extienda perfectamente a todos. La mutua unión de los hombres en Cristo no es sólo en el cielo: es el cielo».

El autor, explicó a Aleteia el profesor Ancona, –más allá de cuando se pueda decir de una realidad que va más allá de nosotros mismos– sostiene, ante todo, “la idea de que en el Cielo cada uno de nosotros conserva su propia personalidad».

«La fe cristiana, de hecho, comprende la resurrección de cada hombre como plenitud de la propia vida y en la unidad de su ser, que le identifica personalmente, en relación con la resurrección de Jesucristo”.


NASZYJNIK Z KRZYŻYKIEM

Te puede interesar:
¿Qué tiene que ver la resurrección de Cristo conmigo?

Se recuperan los vínculos terrenales

Dicho en palabras más sencillas, “la resurrección comporta para el hombre la recuperación de toda su vida, de su historia de relaciones, de vínculos; la resurrección es la completa maduración en el cuerpo de Cristo de toda la historia personal de cada uno. Se trata así de una condición transfigurada, por tanto no comparable a la condición histórica terrenal”.

Por esto Jesús “afirma que las relaciones en el Cielo no pueden ser equiparadas a las terrenas. Esto no significa, sin embargo, que no volveremos a encontrar nuestros vínculos”.




Te puede interesar:
¿Seguro que resucitaremos? ¿Cómo será?

“Precisamente porque la resurrección nos coloca en el cielo, que es el mismo Dios, allí volveremos a encontrar todas las relaciones (parentales, afectivas, etc.) que han constituido nuestra historia de personas».

«Un hijo no nacido es siempre parte de la historia de una madre, por tanto lo volverá a encontrar en una relación totalmente nueva, en unión a Cristo y a los demás hermanos en la fe (el amor mutuo en Cristo que es el cielo)”.

Tags:
abortocielomuerteresurrecciónvida
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.