¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

Papa Francisco: Debe avergonzarnos que tantas familias vivan en la pobreza

Comparte

Las mejores frases del Papa hoy en la audiencia general

Las mejores frases del Papa Francisco hoy en la audiencia general

– La guerra afecta sobre todo a las familias, es la madre de todas las pobrezas, depredadora de la vida
– Muchas familias viven hoy en la pobreza con dignidad
– Debe avergonzarnos que tantas familias vivan en la pobreza 
– Deberíamos arrodillarnos ante las familias pobres y dignas, verdadera escuela de humanidad
– Hace falta una nueva ética civil basada en la lucha contra la pobreza de las familias 
– La economía y la política no reconocen el valor de familia en la sociedad, sin ella se derrumba todo 
– Los niños saben que el hombre no vive sólo de pan, el afecto familiar es fundamental 
– Los cristianos debemos estar cerca de las familias que viven en la pobreza 
– Los pseudomodelos de la familia difundidos por los media basados en consumismo hacen daño a la familia 
– Una Iglesia pobre es capaz de abatir todo muro de separación especialmente con los pobres
– El Papa Francisco pide una revolución de la proximidad familiar
– El juicio de los pobres y necesitados anticipa el juicio final de Dios
– La Biblia dice: hijo, no seas insensible a la mirada de los necesitados, no niegues la ayuda al pobre

Texto completo de la catequesis del Papa Francisco sobre las familias y la pobreza:

Queridos hermanos y hermanas ¡buenos días!

En estos miércoles hemos reflexionado sobre la familia y vamos hacia adelante con este tema, reflexionar sobre la familia. A partir de hoy nuestras catequesis se abren, con la reflexión sobre la consideración de la vulnerabilidad que tiene la familia, en las condiciones de vida que la ponen a prueba. La familia tiene tantos problemas que la ponen a prueba.

Una de estas pruebas es la pobreza. Pensamos en tantas familias que viven las periferias de las metrópolis, pero también en las zonas rurales… ¡Cuánta miseria, cuánto degrado! Y después, a empeorar la situación, en algunos lugares llega también la guerra. La guerra es siempre una cuestión terrible, que golpea especialmente a las poblaciones civiles, a las familias. De verdad la guerra es “la madre de todas las pobrezas”, una grande predadora de vidas, de almas y de los afectos más sagrados y más queridos”.

A pesar de todo esto, existen tantas familias pobres que con dignidad buscan conducir su vida cotidiana, a menudo confiando abiertamente en la bendición de Dios. Esta lección, no debe justificar nuestra indiferencia, pero quizá aumentar nuestra vergüenza por el hecho que existe tanta pobreza.

Es casi un milagro que, también en la pobreza, la familia continúe a formarse e incluso a conservar – como puede – la especial humanidad de sus vínculos. El hecho irrita a aquellos planificadores del bienestar que consideran los afectos, la generación, los vínculos familiares, como una variable secundaria de la calidad de vida. ¡No entienden nada! Al contrario, nosotros debemos arrodillarnos delante a estas familias, que son una verdadera escuela de humanidad que salva a las sociedades de las barbaries.

¿Qué nos queda, de hecho, si cedemos al chantaje de César y dinero,  de la violencia y del dinero, y renunciamos también a los afectos familiares? Una nueva ética civil llegará solamente cuando los responsables de la vida pública reorganizarán el vínculo social a partir de la lucha a la espiral perversa entre la familia y la pobreza, que nos lleva al abismo.

La economía actual frecuentemente se ha especializado en el gozo del bienestar  individual, pero practica extensamente la explotación de los vínculos familiares. ¡Esta es una contradicción grave! ¡El inmenso trabajo de la familia no aparece en los estados financieros naturalmente! De hecho, la economía y la política son avaras de reconocimientos al respecto.  Y todavía, la formación interior de la persona y los círculos sociales de los afectos tienen  allí sus columnas. Si las quitas, cae todo.

Páginas: 1 2 3

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.