¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

El decálogo del buen trato a nuestros mayores

Father,son and grandfather fishing © Monkey Business Images / Shutterstock
<a href="http://www.shutterstock.com/pic.mhtml?id=201698183&src=id" target="_blank" />Father,son and grandfather fishing</a> © Monkey Business Images / Shutterstock
Comparte

Aportan amor, conocimiento y sabiduría en el seno de la familia

En la sociedad actual, no siempre se tiene en cuenta la importancia de proporcionar una calidad de vida óptima a nuestros mayores, que, además de aportar amor, conocimiento y sabiduría en el seno de la familia, están haciendo en muchas ocasiones de salvavidas con su pensión ante la dureza de la crisis.
 
En ese sentido, Ángeles García Antón, coordinadora del Grupo de Dependencia de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), considera que el trato a los mayores en la sociedad merece el desarrollo de estrategias, modelos de atención y una formación a los cuidadores que pueda garantizar el respeto de sus derechos y deberes, cumplir con los principios bioéticos o garantizar la calidad de vida del mayor.
 
La SEGG creó en 2011 el ‘Observatorio del buen trato a la persona mayor’, con el objetivo de fomentar un trato adecuado a los mayores y promocionar un envejecimiento digno que favorezca su autonomía, hacer partícipe al mayor en la toma de decisiones para su atención y cuidados y reivindicar que reciban una atención centrada en la persona.
 
“En ocasiones tomamos decisiones por los mayores que no nos corresponden y que suponen una vulneración de sus derechos. Lo que debe limitar es la capacidad funcional de la persona y no su edad”, señala el doctor José Antonio López Trigo, geriatra y presidente de la SEGG.
 
Un decálogo a considerar
 
Con la mirada puesta en una mejora de las relaciones y trato hacia las personas mayores, desde las SEGG proponen este decálogo que todos, a título personal y como profesionales, deberíamos tener en cuenta en nuestra relación cotidiana con ellos:
 
1. Respetar, por derecho y con deberes
 
Preserve los derechos y libertades en el ámbito público y privado. Como persona adulta, sin discriminación por razón de edad, de enfermedad, dependencia o discapacidad, ideología, nivel cultural o económico, creencias religiosas o lugar de residencia, desde el respeto y la protección a situaciones de especial vulnerabilidad. Derecho está unido a deberes, las personas mayores son protagonistas y tienen la responsabilidad de practicar el Buen Trato.
 
2.Cumplir con los principios bioéticos
 
En el desarrollo vital, en la atención y cuidados, garantizar los principios de:
 
– No maleficencia: no provocar daño, respetar la integridad física y psicológica.
 
– Justicia: reparto equitativo, dar a cada uno lo suyo, evitar la segregación, la discriminación y la marginación.
 
– Autonomía: mantener la capacidad de tomar las decisiones propias.
 
– Beneficencia: hacer el bien, siempre en relación con el principio de autonomía.
 
3. Garantizar el bienestar y la calidad de vida
 
Disponer de condiciones adecuadas a las condiciones de vida en relación al hogar, a la comunidad, garantía de prestaciones, salud, integración social, con la familia, amigos y entorno, el estado de salud, la seguridad, la educación, el control personal y la posibilidad de elección.
 
4. Informar, comunicar, valorar
 
Escuche, pregunte, dé sentido y valor a lo que le transmite la persona mayor, emociones y preocupaciones. Confirme que la persona mayor ha comprendido la conversación y la información que le ha dado.
 
5. Preservar la identidad y dignidad personales
 
Respete su opinión, costumbres, hábitos siempre que sean saludables, ofrézcale ayuda, alternativas, pero permita que decida por sí mismo, preserve su identidad personal, y garantice el apoyo a la dignidad en la relación y atención a las personas mayores.
 
6. Adaptar y reforzar
 
Utilice la empatía, tenga en cuenta la situación de salud en su más amplio sentido: en las áreas clínica, funcional, mental, emocional, sensorial, social, familiar y espiritual. Ofrezca medidas que compensen los déficits, busque recursos adecuados. Valore los logros, motívele para realizar las actividades por sí mismo.

Páginas: 1 2

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.