Aleteia

Bocelli presenta «El gran misterio» en la Sagrada Familia de Gaudí

Comparte

Barcelona acoge el estreno de la gira internacional que el tenor italiano Andrea Bocelli dedica al Evangelio de la familia

Después de tantos años de la existencia de la Sagrada Familia, ya se puede decir que el sueño de Antonio Gaudí se ha hecho realidad. El deseo del arquitecto de que el templo fuera un kerygma, un mensaje del amor de Dios, se plasmó en cada una de las interpretaciones musicales del estreno mundial, en Barcelona el pasado jueves 28 de mayo, de «El gran misterio. El Evangelio de la Familia, escuela de humanidad para nuestros tiempos» con el maestro Andrea Bocelli.

Obras como el Aleluya de Haendel y el Ave María de Schubert resonaron entre los muros del templo haciendo llegar el mensaje del misterio de la familia cristiana, a través del tenor de la Toscana, la violinista ucraniana Anastasiya Petrishak y la Orquesta Sinfónica del Vallés y la coral polifónica de Puigreig.

«Cantar es propio de quien ama»

Antes del concierto, se leyeron unas palabras del presidente del Consejo Pontificio para la Familia, monseñor Vincenzo Paglia, quien excusó su participación en el acto por motivos personales. Monseñor Paglia invitó a «contemplar la belleza de la Sagrada Familia» con la armonía invisible de la música, que «permite al corazón acoger de la forma más viva las huellas del Gran Misterio».

«Cantar es propio de quien ama», acabó citando a san Agustín, e invitó a disfrutar del concierto dejando que «la belleza de la música» llegue al corazón para que el «Gran Misterio se revele».

Naturaleza y música clásica

Entre los invitados destacaban el alcalde en funciones de Barcelona, Xavier Trias, y el nuncio del Vaticano en España monseñor Renzo Fratini (en representación de monseñor Paglia), sentado junto al cardenal arzobispo de Barcelona Lluís Martínez Sistach.

El público pudo escuchar una gran selección de piezas de música clásica de reconocidos compositores como Bach, Schubert, Rossini, Caccini, Haendel, Mozart, Bizet, Mascagni, etcétera, que invitaban a contemplar la naturaleza que se intuye en la arquitectura del templo con otros ojos.

«El motor del mundo y de la historia»

El arzobispo de Barcelona tomó la palabra al final del acto para agradecer la decisión de escoger la basílica como escenario del inicio de la gira internacional, una primera actuación en un templo que une el significado de «paz, amor y familia» y según el cardenal, un sueño hecho realidad para Antonio Gaudí, ya que con la música la obra magna del arquitecto se convirtió en un kerygma, un anuncio claro del amor de Dios por cada persona».

El arzobispo profundizó en el significado del misterio de la fe cristiana, que se convierte en «el motor del mundo y de la historia» y destacó cómo cada uno «construimos la propia personalidad de la familia». «Las relaciones de las familias con las comunidades cristianas son determinantes para hacer visible y vivir este gran misterio que es el Evnagelio del amor y de la Familia», afirmó.

El acto concluyó con la interpretación de The prayer de Foster, una de las canciones de más éxito de Boccelli.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.