Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 15 junio |
Santa María Micaela
home iconEspiritualidad
line break icon

Apatía, cansancio, culpa, desesperanza… ¿Percibes a Dios en tu vida?

<a href="http://www.shutterstock.com/pic.mhtml?id=252458437&amp;src=id" target="_blank" />Depressed woman in front of a bench</a> © LeventeGyori / Shutterstock

&lt;a href=&quot;http://www.shutterstock.com/pic.mhtml?id=252458437&amp;src=id&quot; target=&quot;_blank&quot; /&gt;Depressed woman in front of a bench&lt;/a&gt; &copy; LeventeGyori /&nbsp;Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 31/05/15

Ojalá descubra qué lenguaje usa Dios conmigo

En realidad todo parece consistir en escuchar la voz de Dios. En descubrir su paso firme por nuestra vida. Nos lo recuerda hoy Moisés: “¿Hay algún pueblo que haya oído, como tú has oído, la voz del Dios vivo, hablando desde el fuego, y haya sobrevivido? Reconoce hoy y medita en tu corazón, que el Señor es el único Dios. Guarda los preceptos y mandamientos que yo te prescribo hoy, para que seas feliz. Deuteronomio 4, 32-34. 39-40.

El Dios de Israel, el Dios de nuestros padres. Dios nos habla. ¿Por qué tememos tanto el futuro? Nos da mucho miedo no saber, no comprender, no escuchar. Queremos tener certezas y claridad. Queremos el amor de Dios y no sabemos amar con su amor.

Somos inconstantes. Nos angustian los cambios de gobiernos, la inseguridad de esta vida tan frágil, los cambios climatológicos, las enfermedades descontroladas, la violencia, el mal en el mundo. Nos pone nerviosos perder lo que nos da seguridad en la vida.

El otro día escuché una descripción de un estado del alma en el que algunas personas caen en nuestros días: “El estado de ánimo está disminuido, con apatía, dificultad para disfrutar, falta de energía, cansancio, sentimientos de vacío, negativos, de culpa y de incapacidad, desesperanza, falta de motivación, pérdida de sentido, muy sensible a la valoración externa y con ganas de morirse”[1].

Tal vez nos parezca excesiva la descripción. Pero, ¿no es cierto que hay personas a nuestro alrededor que viven en este estado? O al menos con algunos de los rasgos descritos. Vacío, cansancio, pérdida de sentido, dependientes de la valoración externa. ¡Cuánta inmadurez a la hora de enfrentar los problemas y dificultades!

El Padre Kentenich decía: “En lugar de la ansiada plenitud del alma, cada vez se muestra y crece más y más la conciencia y el sentimiento de vacío interior. Ambos conducen con fuerza elemental hacia la fuga de sí mismo en el remolino de la vida, del trabajo y del placer[2].

No logramos la plenitud. Y huimos de nosotros mismos experimentando el vacío interior. Nos olvidamos del Dios que nos ama. Somos poco constantes. “Observamos cumbres y valles, ¡qué lejos estamos de amar con constancia y estabilidad![3].

No tenemos estabilidad. Somos irregulares, imprevisibles. Es necesario que nos dejemos hacer por el Espíritu. Dios quiere que nos dejemos transformar.

El otro día leía: “Dios impulsa a los hombres a que se vuelvan al fondo de su alma, a que reconozcan su impotencia y debilidades y se abandonen completamente en el Espíritu Santo. Cuando se abandona todo lo que puede ser impedimento de la acción de Dios entonces puede Él nacer en el fondo del alma[4].

Vacíos de nosotros para llenarnos del Dios Trino. Es la experiencia del pobre de Dios. De aquel que se ha vaciado de su orgullo y pretensiones y se ha llenado de la presencia de Dios.

Hoy el Señor nos invita a salir y a confiar. Él estará con nosotros todos los días de nuestra vida: “Y sabed que Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”. Mateo 28, 16-20.

Me invita a ponerme en camino, a seguir sus pasos, a ir de su mano. Y yo, ¿me detengo para preguntarle qué quiere de mí? ¿Cuento con Él en mi vida para hacer sus planes?

A veces a Dios le dejamos fuera de nuestras decisiones, del camino que recorremos. Yo quiero que en las encrucijadas de mi vida esté Él. Porque sé que su voz es la voz de mi vida. Quiero que me acompañe. Quiero seguir sus pasos adonde vaya.

Hoy los apóstoles ven a Jesús: “Al verlo, ellos se postraron, pero algunos vacilaban”. Yo a veces lo veo, reconozco su voz, y su mano, en medio de mi vida, y me postro, me entrego.

  • 1
  • 2
  • 3
Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
2
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
3
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
4
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
5
MOTHER AND LITTLE DAUGHTER,
Silvia Lucchetti
Él se suicida tras matar a sus hijas: ella vuelve a vivir gracias...
6
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
7
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.