¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

Lectio Divina: Viernes VIII del tiempo ordinario

Corinne SIMON/CIRIC
Titre: Messe







Date de création: 01/02/2011








Légende: 28 janvier 2011: Signe de croix sur le lectionnaire avant la lecture de l'Evangile, égl. Saint François d'Assise, Paris (75), France.



January 2011: Mass, Paris (75), France.








Référence: 182996








Stock: Ciric International








Voir le reportage: messe

Signature: Corinne SIMON/CIRIC
Comparte

Una guía para rezar con la Escritura

Invocamos al Espíritu Santo

Espíritu Santo llena de alegría y paz mi corazón y da sabiduría a mi mente para poder entender la Palabra de Dios. Amén

Evangelio según San Marcos 11,11-26.

Jesús llegó a Jerusalén y fue al Templo; y después de observarlo todo, como ya era tarde, salió con los Doce hacia Betania.

Al día siguiente, cuando salieron de Betania, Jesús sintió hambre. Al divisar de lejos una higuera cubierta de hojas, se acercó para ver si encontraba algún fruto, pero no había más que hojas; porque no era la época de los higos.
Dirigiéndose a la higuera, le dijo: "Que nadie más coma de tus frutos". Y sus discípulos lo oyeron.

Cuando llegaron a Jerusalén, Jesús entró en el Templo y comenzó a echar a los que vendían y compraban en él. Derribó las mesas de los cambistas y los puestos de los vendedores de palomas, y prohibió que transportaran cargas por el Templo.

Y les enseñaba: "¿Acaso no está escrito: Mi Casa será llamada Casa de oración para todas las naciones? Pero ustedes la han convertido en una cueva de ladrones".

Cuando se enteraron los sumos sacerdotes y los escribas, buscaban la forma de matarlo, porque le tenían miedo, ya que todo el pueblo estaba maravillado de su enseñanza.

Al caer la tarde, Jesús y sus discípulos salieron de la ciudad. A la mañana siguiente, al pasar otra vez, vieron que la higuera se había secado de raíz.

Pedro, acordándose, dijo a Jesús: "Maestro, la higuera que has maldecido se ha secado".
Jesús le respondió: "Tengan fe en Dios.

Porque yo les aseguro que si alguien dice a esta montaña: ‘Retírate de ahí y arrójate al mar’, sin vacilar en su interior, sino creyendo que sucederá lo que dice, lo conseguirá.

Por eso les digo: Cuando pidan algo en la oración, crean que ya lo tienen y lo conseguirán.
Y cuando ustedes se pongan de pie para orar, si tienen algo en contra de alguien, perdónenlo, y el Padre que está en el cielo les perdonará también sus faltas".

Pero si no perdonan, tampoco el Padre que está en el cielo los perdonará a ustedes.

Palabra del Señor

Lectura, ¿Qué dice el texto?

Y les enseñaba: "¿Acaso no está escrito: Mi Casa será llamada Casa de oración para todas las naciones?
Cuando pidan algo en la oración, crean que ya lo tienen y lo conseguirán. Y cuando ustedes se pongan de pie para orar, si tienen algo en contra de alguien, perdónenlo, y el Padre que está en el cielo les perdonará también sus faltas

Meditación, ¿Qué nos dice Dios en el texto?

Ayer hablabamos de la falta de fe, conocer la Palabra de Dios, detenerse, pedir piedad y milagros. Y hoy el Señor nos dice mi casa es Casa de Oración, es decir nuestra vida, nuestro cuerpo, son de oración. Bien, para hacer frente y lograr lo que ayer exponíamos, ¿Entiendo y asumo que soy desde mi nacimiento un ser naturalmente de oración y que con la oración puedo hacer que tenga una presencia tan fuerte en mi vida, que con ella puedo conseguir lo que sea?, ¿Reconozco que el perdón es como esa agua refrescante que da mas vitalidad a mi cuerpo y saca todas esas toxinas que hacen daño a mi vida?

Oración, ¿Qué le decimos a Dios?

Dios mío, desde que me creaste, me creaste en oración, con suaves y amorosas palabras que fueron dando forma a quien hoy soy; cuando en mi vida me detengo un momento y empiezo a conversar contigo, ese bonito diálogo donde yo te digo, tu me escuchas y me haces sentir en mi cuerpo, en mi mente, en mi corazón, que me estas guiando por los caminos hacía ti, gracias mi Señor. Amén

Contemplación, ¿Cómo interiorizamos la Palabra de Dios?

Cuando pidan algo en la oración, crean que ya lo tienen y lo conseguirán. (R)

Acción, ¿A que me comprometo con Dios?

Tomar mas a consciencia que la oración, es un profundo y sincero diálogo con el Señor que da mas fuerza en mi vida
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.