Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 04 agosto |
San Juan-Bautista María Vianney
home iconEspiritualidad
line break icon

Defectos físicos, imagen,… ¿no somos mucho más?

© Hernán Piñera / Flickr / CC

Maquillaje

Carlos Padilla Esteban - publicado el 29/05/15

El exterior nos condiciona tanto que podemos quedarnos en la imagen... Somos caducos, pero lo verdadero en nosotros es eterno

El otro día vi un video de una pareja que se va a casar. Los maquillan para que puedan imaginar su aspecto con cincuenta, con setenta y con ochenta años. Al mirarse y pensar en sus vidas a esas edades, la emoción los embarga.

Se ven ya mayores y reconocen que se quieren como son, sin importarles la edad. Les conforta pensar el camino que habrán recorrido juntos. Están dispuestos a caminar juntos en la juventud y en la vejez. ¡Cuántas historias y cuánta fecundidad les esperan!

El amor siempre es fecundo. Esperan decirse al final de sus días que se siguen amando y que el uno sin el otro no hubieran llegado a ser lo que son.

A veces hoy nos importa demasiado el aspecto externo. Seguimos creyendo en la eterna juventud. No queremos perder capacidades ni envejecer. Queremos ser siempre jóvenes y eso no es real.

Hay momentos en el camino de la vida en los que nos preguntaremos si esa es la vida que queremos seguir llevando hasta el final de nuestros días. Tal vez serán momentos de dudas en los que nos cuestionemos cómo hemos vivido y nos reafirmemos en nuestro camino.

El Papa Francisco les decía a unos sacerdotes: “A los cuarenta es la edad en la que el sacerdote se pregunta si le bastan sus hijos espirituales o quiere tener hijos propios”.

¡Cuántas personas se plantean hoy la pregunta sobre el sentido de su vida! Miran hacia atrás y hacia delante. Hacia atrás con nostalgia, alegría o tristeza. Contentos o tristes por el camino recorrido. Y hacia delante, con el temor de lo que viene. Con miedo o esperanza.

El amor verdadero no se detiene en esos momentos. Sigue adelante. Es la fidelidad del que sabe que el amor es para siempre y ha de madurar en las pruebas del camino. El amor que no ha madurado tiembla, se tambalea, se detiene.

Estamos llamados a amar la belleza del alma, la belleza de la vida. El amor madura con los años. Queremos mirar más allá de la apariencia en la verdad escondida en el alma. Esa verdad que no se arruga ni pierde fuerza, aunque sí madure y sufra con el tiempo.

¡Cuántas veces no amamos nuestra vida como es! ¡Cuántas veces no estamos tan contentos con nuestra historia! Y de esos sentimientos se derivan consecuencias. Baja autoestima, frustración, dificultad para profundizar nuestras relaciones, miedos infundados a vivir.

Sí, la falta de aceptación de lo que tenemos nos encadena. Y todo porque a veces nos quedamos en la belleza externa de las cosas y las personas.

En otro mostraban esta tendencia que tenemos… Si nos ponemos frente al espejo, muchos de nosotros dejamos que nuestros defectos, acentuados por el cerebro, hagan desaparecer todo aquello bueno que tenemos.

Un paciente le respondía a su sicólogo: “¿Qué cosas no le gustan de su imagen corporal? Ninguna. Especialmente odio mis pies”[1].

Nos pasa lo mismo con las personas a las que queremos. Con el desgaste de la vida en común  podemos ver más sus defectos y no apreciamos sus virtudes.

En el video varias personas opinan sobre su aspecto exterior. Uno decía: “No soy feliz, tengo un cuerpo que no me gusta”. El exterior nos condiciona tanto que podemos quedarnos en la imagen. En lo más caduco de nuestra vida.

Mirar al fondo del hombre, mirar al fondo de nuestra alma, lo cambia todo. Crecer cavando hondo. Sin miedo a tocar la fragilidad y la debilidad con la que convivimos. Somos caducos. Pero lo verdadero en nosotros es eterno.


[1] Carlos Chiclana,
Atrapados por el sexo
Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MADELEINE PAULIAC
Sandra Ferrer
La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas
2
Aleteia Brasil
Los 3 tipos de humildad según san Ignacio de Loyola
3
JAIRO
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
4
FERMIN SOSA
Jesús V. Picón
Mexicano al otro lado del mundo, ciclista y dice que sin miedo al...
5
knoNap
Giovanna Binci
KnoNap: Tras una dura experiencia, Danya crea un pañuelo anti-vio...
6
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
7
VIRGIN
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Por qué el Papa es tan devoto de la Virgen del Silencio?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.