¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

Conducta: Mucho más que una película sobre educación

Mincult, ICAIC, RTV
Comparte

Candidata al Oscar el año pasado, ha cosechado muchos premios en todo el mundo

Candidata al Oscar y al Goya a la mejor película en lengua no inglesa en las respectivas ediciones del año pasado -entre una densa retahíla de galardones cosechados por medio mundo-, llega el próximo 5 de junio a las salas españolas Conducta, un valiente y arriesgado filme sobre los avatares de la educación de mano del laureado director y guionista de cine cubano de 53 años, Ernesto Daranas Serrano (Los dioses rotos, 2008), largometraje de ficción; Los últimos gaiteros de La Habana (2004), documental y ¿La vida en rosa? (2004), telefilme -por citar lo mejor de su filmografía más premiada-, que distribuirá la prolífica European Dreams Factory.
 
La película sigue los pasos del joven Chala. Tiene 11 años, vive solo con su madre drogadicta y entrena a perros de pelea para aliviar su escasa economía. Carmela es su maestra y Chala siente un gran respeto por ella, pero cuando enferma y abandona el colegio, otra profesora, incapaz de manejar el carácter de Chala, le traslada a una escuela de conducta. Cuando Carmela regresa al centro se opone a la medida. A partir de ese momento, la relación entre la maestra y el niño se hace cada vez más fuerte y a su vez ese compromiso pondrá en peligro la permanencia de ambos en la escuela.
 
Conducta mide, con pasión y verismo, el estado de ánimo de la educación en los colegios en general, y más en concreto en Cuba. Seguramente porque el cine que allí se fragua es la expresión artística que con mayor intensidad ha podido reflejar una visión crítica sobre el tema. En este sentido, comparte similitudes argumentales con esa joya del cineasta chino Zhang Yimou, Ni uno menos (1999), y componentes sentimentales que nos retrotraen a la época de Chaplin y su Vida de perro (1918) o El chico (1921). Pero Conducta es, sobre todo, un gran trabajo autocrítico de la sociedad cubana desde que en 1994 Juan Carlos Tabío y Tomás Gutiérrez Alea sorprendieron al mundo con el canto a la tolerancia y a la aceptación de la diversidad con su filme Fresa y Chocolate.
 
Además, Conducta cuenta con un excelente guión, una afinada dirección de actores -resulta llamativo el buen debut de Armando Valdés, el actor de 14 años que da vida a Chala-, y el buen recital de interpretaciones del resto del reparto. Por su parte, el natural comportamiento de la profesora Carmela (Alina Rodríguez) viene a engrosar las filas de ilustres profesores del celuloide y el arte mundial, como son los casos de Mr. Keating; el catedrático victoriano de las dos versiones cinematográficas de Good Bye, Mr. Chips (interpretado por Robert Donat en 1939 y por Peter O’Toole en 1969); el profesor de música (Richard Dreyfuss) de El opus de Mr. Holland (Stephen Herek, 1995); el historiador Mr. Hundert, encarnado por Kevin Kline para El Club del Emperador (Michael Hoffman, 2002) o la emancipadora profesora de Historia del Arte Katherine Watson (Julia Roberts) de La sonrisa de la Mona Lisa (Mike Newell, 2003), entre algunos.
 
A ello se unen los deslumbrantes aspectos técnicos, el uso de la cámara al hombro para potenciar la esencia del relato -con especial esmero al cuidar los rostros de los personajes- o su banda sonora. 
           
Una película perfecta para educadores y educandos, optimista, que cruza con hondura dramática emotividad y conceptos fílmicos sólidos, de final esperanzador y personajes coherentes y profundos, siempre con las segundas oportunidades a la vista, incapaz de dejar indiferente al respetable.
 
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.