Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

“Si tenéis algún amigo con un hijo con Síndrome de Down, dadle la enhorabuena”

Comparte

La historia de Jan, el amor de unos padres por su hijo

Jan nació en noviembre de 2009. Tenía Síndrome de Down. Sus padres, entonces, sintieron el impulso de escribir y grabar su vida. Ahora, seis años después, La historia de Jan va a convertirse en una película-documental. «Transmitir lo que nos estaba ocurriendo, a la gente le servía», asegura Bernardo
 
«Miro a Jan y me lleno de amor. Todo está siendo nuevo para nosotros. De pronto la vida pega un giro y cambia su sentido. Sólo han pasado tres días (desde que nos enteramos de la noticia) y ya siento que somos mejores personas. Estos días están siendo duros, no lo voy a negar… pero a la vez emocionantes. Siento el amor a flor de piel. ¡Cuánta gente nos ama! El Síndrome de Down ha llegado a nuestras vidas, todavía no tenemos el resultado de Cariotipo pero nosotros ya lo sabemos. No queremos seguir con los ojos cerrados, desde el primer día que lo vimos lo supimos, y eso que nadie se dio cuenta».
 
El pequeño Jan Moll Vic nació el 4 de noviembre de 2009. Tenía Síndrome de Down. Su padre, Bernardo, sintió entonces el impulso de escribir su historia. Comenzó el blog La historia de Jan. Estas fueron sus primeras palabras. Poco después las palabras se convirtieron en imágenes. «Al dedicarme a la dirección y montaje, sentía la necesidad de plasmar cada instante», explica el propio Bernardo.
 
«Empezamos a notar que el transmitir lo que nos estaba ocurriendo, a la gente le servía», asegura el padre de Jan. Después de más de cinco años de grabación, ahora la historia se convertirá en una película-documental. Y para que el proyecto vea definitivamente la luz, Bernardo está pidiendo ayuda a través del crowdfunding.

Una historia de amor
 
Para Bernardo, la película «es una historia de aceptación, de esfuerzo, de superación». Una historia que «puede ayudar a mucha gente», no solo a familias con hijos con discapacidad. «Creo que en esta vida frenética que llevamos es muy importante parar un poco, es muy importante aprender a sentir, escuchar a nuestros hijos, amar por encima de todo y dejar de valorar a la gente de nuestro alrededor únicamente por su capacidad intelectual».
 

Mónica, la madre de Jan, por su parte, asegura en las redes sociales: «Si tenéis algún amigo que tiene un hijo con Síndrome de Down, no lo dudéis, dadle la enhorabuena».
 

Artículo originalmente publicado por Alfa y Omega

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.