Aleteia

El Papa Francisco invita a evangelizar con la amistad y la alegría

© Sabrina Fusco / ALETEIA
Comparte

El Pontífice recuerda los 500 años del nacimiento del protector de los humoristas, san Felipe Neri

El Papa Francisco ha pedido a la Iglesia este martes 26 de mayo buscar la alegría, encarnada en el Evangelio que inspiró a san Felipe Neri. Se trata de sanar de la enfermedad de la "cara de funeral” que padecen indistintamente muchos fieles laicos y clérigos.
 
“La perspectiva de su relación con el prójimo para testimoniar a todos el amor y la misericordia del Señor puede constituir un válido ejemplo para obispos, sacerdotes, personas consagradas y fieles laicos”, escribió el Papa en referencia a este santo de origen italiano.
 
El Pontífice puso como modelo el santo que transformaba a las personas escuchándolas y sonriéndoles en una antítesis (o cura) a la enfermedad de la cara de funeral, uno de los 15 males que mencionó el 22 de diciembre de 2014 ante la Curia romana y que ataca con manía de “severidad teatral” y de “pesimismo estéril”.
 
En el día en que la Iglesia celebra los quinientos años del nacimiento del santo protector de los humoristas, el Papa define su obra como “un luminoso modelo de la misión permanente de la Iglesia en el mundo”.  

El Papa Francisco envió un mensaje al padre Mario Alberto Avilés, procurador General de la Conferencia del Oratorio de San Felipe Neri (1515-1595) con motivo de la celebración del quinto centenario del nacimiento del santo, nacido en Florencia el 21 de julio 1515, llamado el apóstol de Roma debido a que residió en la Ciudad Eterna por cerca de sesenta años.
 
“Desde los primero años de su presencia en Roma, él ejercitó un apostolado de la relación personal y de la amistad, como camino privilegiado para abrir al encuentro con Jesús y el Evangelio”, aseguró el Papa. Además citando al santo dijo: "Quien desea otra cosa que Cristo, no sabe lo que desea; quien busca otra cosa que a Cristo, no sabe lo que busca”.

A continuación, 7 claves de lectura del mensaje del Papa en recuerdo de la figura de santo de la alegría. Porque… ¿cuándo se ha visto un santo con cara de funeral? 

1. Comunión con Jesús. El Papa indicó la “experiencia de comunión con el Señor Jesús” que nació en el Oratorio, “realidad eclesial caracterizada por una intensa y alegre vida espiritual: oración, escuchar y conversar sobre la Palabra de Dios, preparar y recibir…los sacramentos, formación en la vida cristiana…obras de caridad a favor de los pobres”.
 
2. Un pastor cercano al pueblo y a las personas que sufren. El Papa destacó la forma de evangelizar del santo italiano, fundador de la Congregación del Oratorio, que significó un volver nuevamente a que “los pastores volvieran a estar “con el pueblo para guiarlo y apoyarlo en la fe”.
 
3. Felipe fue la guía de muchos, anunciando el Evangelio y celebrando los sacramentos. “Se dedicó con gran pasión al ministerio de la confesión, hasta la noche de su último día terreno”, señaló Francisco.
 
4. Un santo que amaba la espontaneidad y era amigo de todos. “Amaba la espontaneidad, escapaba de la artificialidad, escogía los medios más divertidos para educar en la virtud cristiana, al mismo tiempo que proponía una sana disciplina que implica el ejercicio de la voluntad de escoger a Cristo en la vida concreta”.
 
5. Un espíritu abierto como el de un niño. “Su profunda convicción era que el camino de la santidad se funda sobre la gracia de un encuentro –ese que se da con el Señor– accesible a todas las personas, de cualquier estado y condición, que lo acoge con la sorpresa de un niño”. 
 
6. Enseñar la alegría del espíritu y evitar la mediocridad. El Papa Francisco pidió a aquellos que se inspiran en el modelo de san Felipe “no contentarse con una vida mediocre”. En nuestros días, sobre todo en el mundo de los jóvenes, tan queridos por el padre Neri, "hay una necesidad de personas que oren y sepan enseñar a orar”, añadió.  
 
7. Ser un apóstol de la sonrisa. El Apóstol de Roma, nacido en Florencia, Italia, es la cara opuesta a las personas “hurañas y ceñudas, que consideran que para ser serios es necesario llenar el rostro de melancolía, de severidad y tratar a los demás -sobre todo a los que consideran inferiores- con rigidez, dureza y arrogancia”, dijo Francisco en su segundo en su discurso a la Curia romana en el saludo de navidad (en esa ocasión no nombró al santo).
 
¿A que se refiere Francisco con "la enfermedad de la cara de funeral"?

En diciembre de 2014, el Papa explicó que se trata de “la severidad teatral y el pesimismo estéril” que son a menudo “síntomas de miedo y de inseguridad de sí. El apóstol debe esforzarse por ser una persona cortés, serena, entusiasta y alegre que transmita felicidad….".

El Papa invita a estar llenos de humor, no tomarse muy en serio y a una sana autoironía: “Qué bien nos hace una buena dosis de un sano humorismo”. 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.