Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 02 diciembre |
San Habacuc
home iconEspiritualidad
line break icon

Papa Francisco: La riqueza que no se comparte genera corrupción

PIENIĄDZE

Alexander Mils/Unsplash | CC0

Radio Vaticano - publicado el 25/05/15

Homilía del Pontífice de este lunes en la Casa Santa Marta: "Hay un misterio en la posesión de riquezas..."

Si se tienen riquezas hay que encontrar la forma de que sirvan al “bien común”. Una abundancia de bienes vivida de forma egoísta es “triste”, quita “la esperanza” y es el comienzo de “todo tipo de corrupción”, grande o pequeña. Así lo ha dicho Papa Francisco en la homilía de la misa de la mañana de este lunes 25 de mayo, celebrada en la capilla de la Casa Santa Marta del Vaticano.

El camello y el ojo de la aguja, o cómo “el entusiasmo” por Cristo se puede transformar en pocos instantes en “tristeza y encerrarse en sí mismo”: la escena que papa Francisco ha comentado en la homilía es una de las más famosas del Evangelio.

El joven rico que se encuentra con Jesús, y quiere seguirlo, le asegura que cumple los mandamientos siempre, pero después se entristece y cambia de actitud cuando el Maestro le comunica el último paso que tiene que dar antes de unirse a Él, lo último que le falta: vender los bienes y darlos a los pobres y después seguirle.

De repente, “la alegría y la esperanza” desaparecen en el joven rico, porque él no quiere renunciar a sus riquezas.

El apego a las riquezas es el comienzo de todo tipo de corrupción, por todas partes: corrupción personal, corrupción en los negocios, incluso la pequeña corrupción comercial de aquellos que trucan la balanza quitándole 500 gr al peso justo, corrupción política, corrupción en la educación… ¿por qué? Porque aquellos que viven aferrados al propio poder, a las propias riquezas, se creen en el Paraíso. Están encerrados, se les ha cerrado el horizonte, no tienen esperanza. Al final tendrán que dejarlo todo”.




Te puede interesar:
¿Eres rico en tu corazón?

Ricos y estériles

“Hay un misterio en la posesión de riquezas”, observó Papa Francisco. “Las riquezas tienen la capacidad de seducir, de llevarnos a una seducción, de hacernos creer que vivimos en un paraíso terrenal”.

Sin embargo, afirmó el Papa, ese paraíso es un lugar sin “horizonte”, parecido al barrio que Francisco recuerda haber visitado en los años ’70, habitado por gente adinerada que había construido un muro que lo rodeaba para defenderse de los ladrones.

“Y vivir sin horizonte es una vida estéril, vivir sin esperanza es una vida triste. El apego a las riquezas nos da tristeza y nos hace estériles.

Digo «apego», no digo «administrar bien las riquezas», porque las riquezas son para el bien común, para todos. Si el Señor a una persona le da riquezas es para que las ponga al servicio de los demás, no para sí mismo, no para que las encierre en su corazón, porque con esto se vuelve triste y un corrupto”.




Te puede interesar:
Papa Francisco: ¿Qué eliges, a Dios o al dinero?

Abrir la mano y el horizonte

Las riquezas sin generosidad, insistió el papa Francisco, “nos hacen creer que somos poderosos, como Dios. Y al final, nos quitan lo mejor, la esperanza”. Pero Jesús, concluyó, indica en el Evangelio cuál es la forma justa de vivir en abundancia de bienes:

“La primera Bienaventuranza: «Bienaventurados los pobres de espíritu», es decir, despojarse de este apego y hacer que las riquezas que el Señor le ha dado a uno sean para el bien común, es la única manera: abrir la mano, abrir el corazón, abrir el horizonte… pero si tienes la mano cerrada, tienes el corazón cerrado como ese hombre que celebraba banquetes y que vestía prendas lujosas, no tienes horizonte, no ves a los demás que pasan necesidades y terminarás como ese hombre, lejos de Dios”.

Tags:
corrupcionpapa franciscoriqueza
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.