Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 13 abril |
San Sabás Reyes
home iconActualidad
line break icon

Un día después de la beatificación de Romero: ¿América se despertó siendo la misma?

© Cancillería del Ecuador

Jaime Septién - publicado el 24/05/15

Monseñor Romero resucitó en todo el continente americano

El continente americano ayer pensó en la paz. Desde las maras en El Salvador, que hicieron una tegua, hasta Cristina Fernández de Kirchner en Buenos Aires que mandó una carta; desde el presidente de Estados Unidos,

Barack Obama, quien pidió "inspirarse en él", hasta el cantante panameño Rubén Blades, quien tuiteó su "alegría": todos estuvieron unidos este memorable sábado 23 de mayo de 2015 si no en oración, sí en intención: el beato Óscar Arnulfo Romero -proclamado así por el cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, ante cerca de 300 mil fieles-tiene que traer el sosiego a una región convulsa y dividida.

Su mensaje fue demasiado potente como para quedar en una mera ceremonia. La Iglesia lo sabe. El Papa Francisco lo sabe. Por eso lo llamó, sin reparos, con absoluto conocimiento de la causa, "beato de la reconciliación".

Si bien es cierto que el nuevo beato "pertenece a la Iglesia", también los es que "enriquece a la humanidad", tal y como el cardenal Amato lo dijo mientras desgranaba las virtudes del arzobispo de los pobres.

Y Amato recalcó algo esencial, que tira por la borda los argumentos enrevesados de muchos "clericales" que nunca quisieron ver llegar este día: que la opción preferencial por los pobres del beato Romero no fue una opción "ideológica" (marxista), sino que fue una elección "evangélica" (cristiana), exactamente como la del propio Jesucristo. Por ello la fuerza de este acto que invade el continente de la esperanza, porque la sangre del beato Romero -cuya fiesta habrá de celebrarse el 24 de marzo, día en que los tumbaron las balas-"se mezcló con la sangre redentora de Cristo".

"La Iglesia, defensora de la ley de Dios y de la dignidad de la persona humana no puede quedarse callada ante tanta abominación", había dicho en su última homilía dominical el beato Romero; y aquel 24 de marzo de 1980, en la capilla del Hospital de Monjas de la Divina Providencia de San Salvador, mientras explicaba, antes de la Consagración, que el Cuerpo de Cristo "se ofreció por la redención del mundo" y que "el vino se convierte en la Sangre que fue el precio de la salvación" y que ese Cuerpo y esa Sangre "nos alimenten a dar nuestro cuerpo y nuestra sangre al sufrimiento y al dolor, como Cristo, no para sí sino para dar un proceso de justicia y de paz para su pueblo", fue tiroteado por las fuerzas de la ideología, por los guardianes de la ortodoxia, por los asesinos de la esperanza.

Un francotirador, a bordo de un coche que pasaba muy lentamente, tan lentamente frente a las puertas abiertas de la capilla que el arzobispo de San Salvador lo pudo haber visto, lo pudo haber esquivado, se pudo haber escondido o gritado o corrido hacia uno de los espacios laterales, le segó la vida. ¿Quién es aquél que habla de dar la vida como Cristo y escurre el bulto?

"Romero, mártir por amor" rezaban los carteles que invitaban a la beatificación. Eso fue: por amor a su pueblo que enfrentó la muerte. Las palabras de la Consagración en la pequeña capilla del Hospital de la Divina Providencia son ahora proféticas para todo el continente, para toda la cristiandad.

Han pasado 35 años con dos meses desde aquella infausta mañana en que un charco de sangre -producto de la bala expansiva que le trozó la aorta a monseñor Romero-recorría lentamente las baldosas de la capilla, ante el dolor de los que lo vieron caer y los que vieron lo que iba a suceder. Doce años de guerra civil, miles de muertos, desplazados, desaparecidos.

La secuelas "no oficiales" de una guerra entre hermanos; preludio de otras guerras, en Nicaragua, en Colombia, en México

  • 1
  • 2
Tags:
beatificacionoscar romero
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
2
MIGRANT
Jesús V. Picón
El niño perdido y hallado en pleno desierto que invita a reflexio...
3
Dicas de amor
Una hermana es más que una amiga, es la mitad de nuestro corazón
4
QUEEN ELIZABETH WEDDING
Adriana Bello
Las bodas de titanio de la reina Isabel II y el príncipe Felipe
5
SATAN SHOES
Adriana Bello
Las zapatillas de Satanás no son un juego
6
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
7
PRINCE PHILIP
Cerith Gardiner
11 datos interesantes sobre el difunto príncipe Felipe
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.