¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El Jardín del Edén, entre mito e historia

Comparte

Una interpretación de lo que significan el paraíso, el árbol del bien y del mal, la serpiente,... que aparecen en el Génesis de la Biblia

¿Qué es el Edén? ¿Realmente existió? ¿Qué significa? Esta es la interpretación que ofreció a Aleteia el teólogo Silvio Barbaglia.

El paraíso terrenal, el Edén ¿qué es?

Ya la expresión “paraíso terrenal” dice mucho sobre la imagen de un lugar armónico donde todo está bien, se vive feliz en una comunión que luego se rompe por el pecado y que asume el carácter de mito.

Hablamos de “paraíso” porque proviene de la palabra hebrea pardés que significa jardín. La idea es la de una libertad de vida perdida que se debe reencontrar y hay una línea de interpretación  que sigue este camino.

En cambio…

Los así llamados “textos originales” –de la creación, de Caín y Abel– han sido definidos así por la exégesis cuando se comenzó a dividir la escritura del Pentateuco por las tradiciones precedentes.

Son textos estudiados con la explícita voluntad de encontrar la raíz original de la que venimos. No estoy de acuerdo en que su posición al inicio de la Escritura sirva para hacerlos funcionar como textos originales.

Considero que, al cambiar el arco de lectura completo – que parte del Génesis y llega hasta el Segundo Libro de los Reyes, es decir el momento de la destrucción de Jerusalén y la deportación a Babilonia del pueblo de Judá-, se puede decir que la voluntad última de la redacción fue realizar una obra historiográfica de un pueblo obligado a reconstruir una esperanza en un momento desesperado, a través de la recuperación de la memoria.

Todo esto quiere decir que el texto del Edén no sirve para contar los orígenes, no es el punto de partida, sino el punto de llegada porque ayuda a visualizar lo que como pueblo quisiera que sucediera en mi futuro.

El jardín en donde todo es creado bueno representa la esperanza que representa ese estado en que yo ya no vivo.

¿El jardín es también un lugar físico?

Tenemos del jardín una idea naturalista, de un lugar algo inculto y salvaje. En realidad la cultura de los jardines es una cultura de las ciudades: los jardines eran plantados y cercados y esto sucede con la civilización.

Poner un jardín al inicio de la creación no significa ofrecer una imagen idílica, sino introducirse en una visión organizada de la historia.

El Edén no se coloca en Mesopotamia, como algunos piensan o también en Armenia: el jardín descrito por el libro del Génesis representa la Tierra Santa y el Templo de Jerusalén.

Este es el lugar en que Dios está y establece la comunión “con” y en donde decidió habitar.

Si el Edén es Jerusalén y el Templo, cambia todo: es este el lugar desde donde Israel es expulsado con la deportación a Babilonia, fuera de la comunión con Dios, porque hubo el pecado de la idolatría.

¿Qué representa el árbol del bien y el mal?

Los árboles en el jardín son dos: el de la vida y el del conocimiento del bien y el mal, pero la atención se concentra en el segundo.

Cuando son expulsados del jardín, Adán y Eva son iguales a Dios –tenía razón la serpiente– porque comieron del árbol del conocimiento, pero no son iguales a Dios respecto a la vida, porque no pudieron extender la mano hacia el árbol de la vida.

Páginas: 1 2

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.