Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 02 diciembre |
Santa Viviana
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Los efectos de la invasión divina

Epicpew

Familia Cristiana - publicado el 22/05/15

La segunda pareja, consejo-fortaleza, implica los dones del gobierno práctico. En la paz la aplicación de las reglas justas por el consejo como Salomón en el juicio de las mujeres que se disputaban el mismo niño (1Re 3,16-27) y en la guerra la fortaleza como la de David luchando contra Goliat.

La tercera dupla, conocimiento-temor del Señor, son dones de religiosidad. El rey será un hombre profundamente religioso. Podemos citar sobre todo al rey Josías del que se dice que no hubo otro que estuviera tan orientado a Yahvé con todo su corazón, con toda su alma y fuerzas (2Re 23,25).

¿Por qué son siete dones? Porque en la traducción griega de la Biblia de dos siglos antes de Cristo que es la que se usó para la versión latina el temor del Señor se desdobla en el don de piedad.

Tenemos entonces: dones de conocimiento, dones de gobierno y dones de religiosidad.

Después de la enumeración de los dones encontramos una nueva proposición de estas características en las que se juega libremente con las cualidades del rey describiendo la figura del Rey ideal en el que es Dios mismo el que actúa.

Un rey que se deja invadir totalmente por Dios en el que todo es dinamismo de lo alto y viene del Espíritu del Señor.

Los versículos 6-9 nos describen los efectos de esta invasión divina, la paz de la naturaleza, la armonía recuperada del cosmos, el gozo del paraíso la confianza entre los seres que pueblan la tierra.

¿Quién es el rey mesiánico?

El rey es Jesús en quién reposa el Espíritu del Señor como lo dice Juan 1,33 :

”Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: “Aquel sobre quien veas que baja el Espíritu y se queda sobre él, ése es el que bautiza con Espíritu Santo”.

Es en Jesús en quien se unifican todas las capacidades de conocimiento, gobierno y religiosidad para formar la figura perfecta del ser humano. Él mismo dirá: “El Espíritu del Señor está sobre mí” al comenzar su misión (Lc 4,17).

Anilah - Shutterstock

En segundo lugar este rey son todos aquellos que permanecen en Jesús, y están llamados por Él a la plenitud del Espíritu Santo.

El Espíritu Santo es el que nos hace ser y vivir como Jesús. Hace en nosotros a Jesús y nos colma con sus dones, nos hace hijos como Jesús, nos hace Iglesia, cuerpo de Jesús.

Este Espíritu se derrama en María -“El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra” (Lc 1,35)- y sobre cada cristiano: “El Espíritu de Dios habita en ustedes” (Rm 8,9). La plenitud que describe Isaías es para cada uno de nosotros.

Por lo tanto el cristiano que se deja guiar por el Espíritu es como un barco que navega con las velas desplegadas con el viento en popa.

regatta.jpg
https://pixabay.com/photos/regatta-sailboats-yachts-water-2133668/

El que se deja guiar solamente por las virtudes es como una barca que avanza sólo con la fuerza de los remos, más lentamente y con mucho mayor esfuerzo y ruido.

El Espíritu es que nos hace caminar ligeros en la marcha de la santidad, con agilidad, entusiasmo, alegría. Esta es la belleza de una vida cristiana auténtica, atractiva y fascinante.

En el bautismo fuimos constituidos reyes para encarnar en nosotros, por el Espíritu, los dones del rey mesiánico.

Los dones

La teoría teológica de los dones parte de san Ambrosio y es elaborada más tarde por santo Tomás que los relaciona con las tres virtudes teologales: fe, esperanza y caridad.

Él relaciona los dones de entendimiento, ciencia y consejo con la fe; los de fortaleza y temor de Dios con la esperanza; y la piedad y la sabiduría con la caridad.

Lo que quiere demostrar es que el cristiano cuando llega a su plenitud está impregnado de sabiduría, inteligencia, devoción, espíritu de oración, fortaleza, penetración del misterio y gozo de lo alto.

Los dones son, por lo tanto, disposiciones que nos permiten ponernos con facilidad bajo la guía del Espíritu, para vitalizar tanto las virtudes de fe, esperanza y caridad como las virtudes morales de prudencia, justicia, fortaleza y templanza.

Es Dios el que actúa en nosotros la santidad, el que nos santifica por medio de su Espíritu que sopla donde quiere.

Por lo tanto la virtud básica del cristiano es la docilidad al Espíritu Santo.

Estos dones son la anticipación de la Jerusalén celestial, los cielos nuevos y la tierra nueva, el gozo de la vida eterna en la que Él tomará plena posesión de nuestra existencia.

Los dones anticipan el paraíso y son el comienzo de la plenitud de vida que hay en nosotros.




Te puede interesar:
El significado de los 7 dones del Espíritu Santo


DARY DUCHA ŚWIĘTEGO

Te puede interesar:
Poderosa oración al Espíritu Santo para tiempos desafiantes

Artículo originalmente publicado por Familia Cristiana

  • 1
  • 2
Tags:
bibliaespiritu santojesucristomonarquíaprofecia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.