Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 18 octubre |
San Lucas
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Es correcto ir a Misa si se está peleado con alguien?

Toscana Oggi - publicado el 22/05/15

¿No habría que confesarse uno también de haber recibido la Eucaristía en estas condiciones?

Mucha gente se confiesa de no ir a Misa, quizás por imposibilidad. Personalmente creo más grave ir a Misa, incluso en días festivos, sabiendo que se odia a alguien a quien se le niega el saludo, se rehúye la mirada y se evita hablarle. A Misa no se va sólo físicamente, sino con fe sincera. Entonces ¿no es importante confesarse y arrepentirse de haber ido a Misa en estas condiciones?

Responde padre Valerio Mauro, profesor de Teología sacramental (respuesta traducida y abreviada por Aleteia):

La frase con la que termina la pregunta del lector es digna de ser subrayada. Ciertamente, no todos viven su fe por convención o costumbre.

Hay también, en el campo de la fe cristiana, las que llamamos “buenas costumbres”. No hay que despreciarlas. A menudo nacen de una educación recibida de pequeños, pero asumida personalmente como una actitud convencida hacia el Señor y a cuanto se nos pide para vivir la fe en la comunidad eclesial.

En resumen, ir a Misa no está reservado a los “puros” que “no pecan”.

Quisiera añadir, sin embargo, que es muy importante en todo esto la conciencia de la dimensión comunitaria de la fe.

Aun vivida por cada uno de nosotros de manera personal, los católicos están llamados a pronunciar juntos su “credo” y a vivir en una real comunión de fe, esperanza y amor.




Te puede interesar:
11 consejos para vivir la misa más profundamente

La pregunta concreta del lector toca varios ámbitos del comportamiento cristiano: se tocan aspectos de teología sacramental y moral, se ponen en contraste comportamientos hacia Dios y hacia los demás.

La misericordia en el centro

Una primera respuesta, muy sencilla, que parece obvia, consiste en invitar a poner ante la misericordia de Dios a unos y otros.

Hay que tomar conciencia de la importancia de los sentimientos que se expresan en gestos con falta de amor y que van contra el Evangelio.

El cristiano está llamado a “santificar” el día del Señor. No hay que olvidar que el domingo es el día dedicado a las “cosas del Señor”, que no es sólo ir a Misa, sino también hacer actos de fe que nos hagan “santificar” el día del Señor, hacerlo un día especial, dedicado a Él, a la convivencia familiar, a la caridad, a tomarse tiempo para el cuidado de uno mismo.

En relación a la Misa dominical, por tanto, no se trata solo de una participación física o no, sino de dejarse implicar en la lógica cristiana del día del Señor. La misma lógica de la fe debería intervenir también en el examen de nuestros sentimientos.




Te puede interesar:
Alegría, paz y otros sentimientos cristianos

No ofender

El ejemplo que dice el lector es claro. El Señor mismo, en el Evangelio, condena al que pronuncia palabras ofensivas contra sus hermanos.

En el pasaje encontramos la invitación a la reconciliación antes de presentar la ofrenda en el altar de Dios:

Habéis oído que se dijo a los antepasados: No matarás, y el que mata, será condenado por el tribunal. Pero yo os digo que todo aquel que se irrita contra su hermano, será condenado por el tribunal. Y todo aquel que lo insulta, será castigado por el Sanedrín. Y el que lo maldice, será condenado a la Gehena de fuego. Por lo tanto, si al presentar tu ofrenda en el altar, te acuerdas de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda ante el altar, ve a reconciliarte con tu hermano, y sólo entonces vuelve a presentar tu ofrenda” (Mt 5,21-24).

Estas palabras no deberían hacer que dejáramos de ir a Misa si tenemos problemas con alguien, sino que son una advertencia severa para reconciliarnos con los hermanos.


SUNDAY MASS

Te puede interesar:
¿Se puede «aprender» a reconciliarse?

Alimentar sentimientos de odio hacia el prójimo está en fuerte contradicción con el gesto eucarístico de comer el Cuerpo de Cristo.

Si no podemos sanar en seguida nuestras relaciones, sí que estamos llamados a poner ante la misericordia de Dios, en la confesión, el corazón arrepentido, para que lo purifique a través de su perdón.




Te puede interesar:
Cómo confesarse

Tags:
dummies liturgiaeucaristialiturgiaperdonreconciliacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
3
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
4
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
5
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
6
CARLO ACUTIS, CIAŁO
Gelsomino del Guercio
«Cerró los ojos sonriendo»: así murió Carlo Acutis
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.