¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El abuso como forma de vida en las fronteras más transitadas del mundo

Tobin-cc
Comparte

350 millones de personas pasan anualmente de México a EEUU y viceversa

México y Estados Unidos poseen 3.441 kilómetros de frontera en común, y anualmente unos 350 millones de personas pasan de un lado al otro de este territorio caliente y lleno de indignidad.

Activistas defensores de derechos humanos montan durante esta semana un operativo en distintas gaitas de entrada a los Estados Unidos para informar a la comunidad sobre sus derechos y conozcan qué acción tomar en caso de ser víctima de abuso por parte de agentes fronterizos.

La campaña "Cruza Con Dignidad", encabezada por la Coalición de Comunidades Fronterizas, busca documentar casos de maltrato o abuso por parte de oficiales federales de Estados Unidos para después presentar de manera conjunta ante las autoridades correspondientes.

La principal presencia de estos activistas se da en la frontera entre Tijuana (México) y San Diego (California), el cruce fronterizo más populoso del mundo (con cerca de 45 millones de personas que pasan al año) y en el que, por ende, se cometen más abusos en contra de indocumentados -la mayor parte de ellos de origen hispano-que intentan cruzar hacia la Unión Americana en busca de un trabajo digno.

Christian Ramírez, director de "Cruza con Dignidad", señaló que el principal obstáculo para esta iniciativa es que existe temor por parte de la ciudadanía que cruza constantemente la frontera de posibles represalias en caso de emitir una denuncia.

"Los malos tratos, los regaños, las amenazas (por parte de oficiales) pasan desapercibidas y son lamentablemente parte de la vida cotidiana de los fronterizos", denunció el activista durante la movilización realizada en la garita de San Ysidro, la más concurrida de todas las garitas entre Tijuana y San Diego.

"Hay un patrón innegable de quienes cruzamos (la frontera) de manera rutinaria, somos víctimas muy a menudo de malos tratos por parte de agentes", agregó Ramírez.

Mecanismos contra el abuso

El director del movimiento para cruzar la frontera con dignidad mencionó a Vida Nueva, la revista de la arquidiócesis de Los Ángeles (California) que en los últimos tres años se ha exigido a autoridades de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) que se implemente un mecanismo claro para que la ciudadanía pueda emitir sus quejas en caso de ser víctima de maltrato o abuso de poder.

"No existe en estos momentos un formulario para meter una queja en español, hemos trabajado con CBP para que así sea y esperemos que esto suceda pronto", indicó. Ramírez, quien hace cabeza de la Coalición de Comunidades Fronterizas resaltó que se ha observado mayor voluntad por parte de CBP, agencia que ya ha accedido a buscar una solución y que exista un mecanismo en este idioma.

Por su parte, Pedro Ríos, director del Comité de Amigos Americanos informó que este operativo se realizó de manera simultánea en garitas en Texas y Nuevo México y una vez que se reúna un número importante de denuncias se presentará un informe. "Nuestra meta es que la población conozca sus derechos y tenga una opción para documentar sus quejas", dijo.

Para ello, se entregaron boletines a ciudadanos que ingresaron al país por la vía peatonal para que conozcan qué hacer en caso de ser víctima de algún abuso, que -por desgracia-es una práctica cotidiana, especialmente en contra de quienes intentan cruzar con desesperación la línea fronteriza -niñas, niños, adolescentes-por venir huyendo de la violencia y la pobreza de sus regiones de origen.

Con información de Vida Nueva

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.