Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 23 septiembre |
San Pío de Pietrelcina
home iconEspiritualidad
line break icon

Tres claves para entender la beatificación de Monseñor Romero, el primer obispo mártir de América

BISHOP ROMERO

Presidencia El Salvador

Santiago Mata - publicado el 21/05/15


El cristiano no debe tolerar que el enemigo de Dios, el pecado, reine en el mundo. El cristiano tiene que trabajar para que el pecado sea marginado y el Reino de Dios se implante. Luchar por esto no es comunismo. Luchar por esto no es meterse en política”.

La denuncia de Romero, en definitiva, casi podría llamarse mística en vez de profética, y también podría decirse que su profecía tenía algo de un pesimismo al estilo de Jonás, con la particularidad de que a Jonás le creyeron los ninivitas y su ciudad se salvó, mientras que a Romero lo mataron y, desgraciadamente, sus advertencias de adónde podía llevar el odio y la violencia de unos contra otros, no pudieron evitar la guerra civil salvadoreña.

Voz de los que no tienen voz

Romero vivió como arzobispo de El Salvador una situación de opresión y falta de derechos, en la que decidió dar voz y cobijo a los perseguidos, porque, como ya había escrito siendo obispo de Santiago de María en la citada carta del 26 de junio de 1975 al presidente,  lamentaba “la forma en que se ha atropellado la dignidad y la vida, a la que tiene derecho todo hombre, incluso si es un criminal, mientras no se le haya sometido a un tribunal de justicia”.

Dar cobijo al perseguido, conforme al elemental derecho de asilo en circunstancias en que no se garantizan los derechos ciudadanos, no significa compartir los postulados de los refugiados. Así Romero, el 12 de abril de 1978, pedía al Bloque Popular Revolucinario (BPR) que había ocupado la catedral de San Salvador, que no abusara de la confianza de quien como “Buen Samaritano, ha procurado ayudar a todo necesitado, de cualquier color que sea, y que, en este sentido, se les suplicaba mantener y hacer mantener entre sus adeptos el respeto a la autonomia de la Iglesia y que de ninguna manera fueran a utilizarla para sus fines. Insistimos mucho pues, en clarificar esta posicion de la Iglesia que siempre tiene la obligacion de amparar a los que son perseguidos y ser voz de los que no tienen voz, pero tratando de distinguir bien su mision netamente de Iglesia de cualquier otro aspecto partidista, sobre todo, si tiene visos revolucionarios”.

Durante una nueva ocupación de la catedral, el 8 de mayo de 1979, el BPR se enfrentó a la policía y hubo una matanza. En esas circunstancias, Romero no se plegó a los ruegos de que celebrara allí la misa dominical, ni siquiera como funeral, ya que eso haría parecer a la Iglesia subordinada “a la ideologia y estrategia” de los revolucionarios. Es más, en esa misa denunció los “atropellos a la libertad de acción” que estos cometían, acusándoles de violar el principio moral que prohíbe “hacer el mal aunque sea para lograr bienes” y cometer “ellos mismos lo que dicen condenar”.

La fortaleza del mártir

Los muchos años de trabajo de Romero como secretario del obispo de San Miguel, primero, y como secretario de la Conferencia Episcopal Salvadoreña, después, le curtieron en la prudencia del buen gobernante. Como obispo auxiliar de San Salvador, de 1970 a 1974, tuvo que experimentar la división en la Iglesia a causa de las tensiones entre los llamados progresistas y conservadores. Pero todos sus criterios conciliadores y prudenciales tuvieron que dejar paso a la fortaleza del pastor cuando, como obispo, comprendió que sus fieles, y particularmente sus sacerdotes, estaban amenazados de muerte por un gobierno que no tenía la menor intención de buscar el bien común.

Todavía en su primera pastoral como arzobispo, en el verano de 1977, presentaba Romero a la Iglesia como experta en soluciones para la cuestión social que se ofrecía al diálogo. Un año más tarde, el tono de su segunda pastoral tenía que ser de defensa de la Iglesia frente a “la calumnia que la quiere presentar como subversiva, promotora de violencia y odio, marxista y politica”. En esa pastoral, denunció el arzobispo “una serie de hechos que constituyen una verdadera persecución a la Iglesia”, lo que no es extraño porque “desde el comienzo los cristianos experimentaron la persecución”. Esta no consistía en El Salvador en prohibiciones legales, sino “en imposibilitarle llevar a cabo su misión y en atacar a los hombres a quienes ella se dirige”.

  • 1
  • 2
  • 3
Tags:
libromonsenor romero
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JIM CAVIEZEL
J.P. Mauro
El impactante tributo de Jim Caviezel a la Virgen María
2
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa Francisco afirma que la ideología de género es «diabólica...
4
crisis man
Marzena Wilkanowicz-Devoud
Los poderosos consejos de 3 monjes para vencer la desgana
5
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
6
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
7
Christine Stoddard
5 pequeñas oraciones para disminuir el estrés y tener paz
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.