Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 24 enero |
San Francisco de Sales
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Educar no es domesticar

© Alain PINOGES/CIRIC

Alfa y Omega - publicado el 21/05/15





Es un planteamiento dilemático y falso. «Saberse cosas» sin criterio ni discernimiento y sin adquirir el deseo de saber es contraproducente; equivale a impedir el desarrollo del sentido crítico y a asumir un papel pasivo. «Aprender a aprender» sin llegar a aprender nunca nada es una de tantas maneras de perder el tiempo y destrozar vidas. Mucho mejor y en vez de o. Para ser profesor de una materia se ha de dominar la materia y ser capaz de lograr que les interese a los alumnos y también quieran, y puedan, dominarla.

¿Cómo ve el presente de la educación en España? ¿Y el futuro?

Si nos referimos a la educación formal sistemática, reglada, el presente no me gusta nada. Y me preocupa que, con el aplauso o la pasividad de muchos, construyamos un futuro equivocado en el que, bajo apariencia de búsqueda de competencia, excelencia, innovación, etc., asimilemos la educación sólo a la preparación de mano de obra para las necesidades del corto plazo de los estados o las empresas.

Por mucho dominio que se tenga de los idiomas o de la informática (hablo del tema con autoridad ya que soy «ciberteacher») si no se fomenta, y logra, que los educandos piensen por cuenta propia, no llegaremos a ninguna parte. Algo parecido a lo que le ocurriría a un magnífico barco con una potente maquinaria pero… sin timón. Creo que estos problemas no son específicos de nuestro país.

«En España se ve como meta que se establezca un pacto que impida que el sistema escolar dé bandazos en función del Gobierno; sería muy buena cosa, pero no es LA solución. Con ese planteamiento se está diciendo que la Educación es fundamentalmente una cuestión política».

¿Y qué es lo que nos afecta más a nosotros?

En España se ve como una meta deseable que se establezca un pacto que impida que el sistema escolar dé bandazos en función del color del Gobierno; sería muy buena cosa, pero no es LA solución. En el fondo, implícitamente, con ese planteamiento se está diciendo que la Educación es fundamentalmente una cuestión política. Creo que el futuro de la Educación pasa por un despertar de las familias, que no se conformen con mendigar el derecho de elegir colegio. Siendo necesario que ese derecho se reconozca, es un planteamiento muy de mínimos.

El futuro de las personas, las familias, los pueblos, las naciones, radica en que cada uno asuma el protagonismo que le corresponde y la propia responsabilidad, no exclusiva pero si primordial, de labrar su futuro con independencia, o a pesar de, de las actuaciones administrativas o institucionales.

 José Antonio Méndez Pérez

Artículo originalmente publicado por Alfa y Omega

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.