Aleteia

Papa Francisco: Padres y madres, regresen del exilio para educar a sus hijos

Comparte

El Pontífice pidió a los padres separados que no hablen mal de sus ex cónyuges a los niños

Qué los niños se traumatizan si los regaño, que la maestra no quiere a mi hijo porque lo corrige, que tengo poco tiempo para dedicar a los niños, que no sé cómo comunicar con mi hijo,… entonces pago un experto que me solucione mis problemas…estos y más temas enfrentó el Papa Francisco este miércoles 20 de mayo en su catequesis en la plaza de San Pedro.

¿Ustedes hijos obedecen a sus padres en todo? ¿Y ustedes padres exasperen a sus hijos por todo?. Esta es una cuestión muy sabia, dijo citando al apóstol Pablo (Col 3,20-21). Los hijos no deben crecer desanimados. “Ellos deben crecer paso a paso. Los padres no deben pedir cosas que los hijos no pueden hacer, esto significa exasperar”, recomendó Francisco durante la audiencia general.

El Papa siguió defendiendo el papel de la educación familiar para construir un mundo mejor. Desde la Plaza de San Pedro continuó su reflexión sobre la familia y la natural vocación a educar los hijos para que crezcan en la responsabilidad de sí mismos y de los otros.

Sí la educación familiar encuentra el orgullo de su liderazgo, muchas cosas van a cambiar para mejor, para los padres inciertos y los hijos decepcionados. Es hora de que los padres y las madres regresen de su exilio, y vuelvan a asumir plenamente su papel educativo”. 

A continuación, el Papa tocó casos muy concretos y dirigió su catequesis a los padres, a los educadores, los expertos (que no deben sustituir a los padres) y la comunidad cristiana que acompaña el proceso de crecimiento de los niños y de los jóvenes.

Padres secuestrados por el trabajo

Aceptando que en nuestros tiempos aumentan las dificultades para las familias debido al exceso de trabajo, el Pontífice constató que es difícil educar para los padres de familia “viendo a los niños solo en la noche, cuando llegan a casa cansados", pero admitió el lado positivo de la cuestión dirigiéndose a “aquellos padres que tienen la fortuna de tener un trabajo”. En este sentido, les invitó a no delegar, y a dedicar atención y calidad de tiempo a sus hijos.

Separados

A los padres separados les pidió no tomar como rehenes a sus hijos y no meterlos en medio a sus peleas. El Papa les habló con atención y misericordia: “Y es todavía más difícil para los padres separados, que son presionados por su condición”. 

“El papá que le habla mal al hijo de la mamá, y la mamá que habla mal del papá”, lamentó, y pidió a los padres separados no poner un peso mayor sobre los hombros de sus hijos.

Padres: no se dejen sustituir por expertos

“De hecho, se ha abierto una fractura entre familia y sociedad, lo que socava la confianza mutua; y así, la alianza educativa de la sociedad con la familia ha entrado en crisis. No hay confianza reciproca. Los síntomas son muchos”, dijo.

Intelectuales "críticos" acusan la familia de deseducar a los infantes y llevarlos al “autoritarismo, favoritismo, conformismo, represión afectiva que genera conflictos”, explicó.

Pacto educativo

 “A veces hay tensiones y desconfianza (entre maestros y padres de familia); y por supuesto las consecuencias recaen sobre los hijos. Por otra parte, se han incrementado los llamados "expertos", que han ocupado el papel de los padres, incluso en los aspectos más íntimos de la educación", continuó.

"La vida emocional, la personalidad y el desarrollo, los derechos y deberes, los ‘expertos’ saben de todo: objetivos, motivaciones técnicas -prosiguió-. Y los padres sólo necesitan escuchar, aprender y adaptarse. Privados de su papel, a menudo se convierten en demasiado aprensivos y posesivos de sus hijos, a quienes nunca corrigen. Ellos tienden a confiarlos a los "expertos", incluso en aspectos sensibles y personales que tocan sus vidas".

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.