Aleteia

¿Qué es la Bioneuroemoción? ¿Es válida como terapia?

© Bruce Rolff / SHUTTERSTOCK
Comparte
Comenta

Fundada por el español Enric Corbera, se presenta como un método de "sanación espiritual"

Algunas personas y colectivos están dando a conocer las actividades de la denominada “Bioneuroemoción” y su creador, el español Enric Corbera, acusándolos de intrusismo profesional y de penetración en ámbitos de la salud, la universidad y hasta las ONG e instituciones benéficas. Lo último que se ha sabido es la realización de un curso de Bioneuroemoción en una universidad española. ¿Qué hay detrás de todo esto? ¿Es una terapia válida?

1. Enric Corbera y la “nueva medicina”

En el origen y en el centro de estas supuestas terapias se encuentra Enric Corbera, que se presenta así en su página web oficial: “Licenciado en Psicología, Diplomado en BioNeuroEmoción por Cuba, Especialista en BioNeuroEmoción, Formador en BioNeuroEmoción, Naturópata, Máster en Hipnosis Ericksoniana y en PNL, Certificado en Sofrología.

Conferenciante en diversos centros y en diversas instituciones en España, Cuba y Perú. Lleva más de 20 años estudiando el cómo las emociones afectan a la biología humana y cómo el cambio de creencias afecta a ésta. Lleva más de 10 años impartiendo su seminario de Curación Emocional o Curación Biológica y facilitando grupos de Terapia Sistémica o Constelaciones”. Puede observarse el trasfondo de terapias propias de la Nueva Era, tanto en su formación como en sus prácticas actuales.

Para entender la figura de Corbera y su propuesta terapéutica hay que referirse a la denominada “Nueva Medicina Germánica”, una doctrina cuyo mayor representante es el médico alemán Ryke Geerd Hamer y que encuentra el origen de todas las enfermedades en los conflictos emocionales o en los desequilibrios espirituales. Según sus defensores, el proceso de curación consiste en tomar conciencia de estos conflictos o desequilibrios.

En los años 90 el doctor Hamer tuvo sus momentos de fama en España por su presencia en algunos programas televisivos, pero poco después fue detenido precisamente en España y más tarde fue condenado por la Justicia francesa (antes se le había retirado la licencia para el ejercicio de la medicina). Tiene causas pendientes en otros países y su método ha sido duramente criticado por diversas instituciones. Por ejemplo, la Liga Suiza contra el Cáncer afirmó en el año 2001 que su medicina es “peligrosa, especialmente porque da a los pacientes una falsa sensación de seguridad, por lo que abandonan los tratamientos efectivos”.

De esta corriente procede la “Descodificación Biológica” o “Biodescodificación”, que mantiene esa concepción de las enfermedades y que busca a los causantes de conflictos o desequilibrios del individuo en las personas que están alrededor o en los antepasados. Una consecuencia primera de la participación en estas terapias es la separación de esas personas que supuestamente supondrían la fuente del malestar.

Junto a todo esto, no hay que olvidar que Enric Corbera utiliza el método de la Nueva Era denominado “Un Curso de Milagros”, que se basa en un libro del mismo nombre canalizado por escritura automática (dictado por una voz interior a una señora) y que es totalmente incompatible con la fe cristiana por su carácter gnóstico y panteísta. El líder de la Bioneuroemoción afirma que todo su proyecto empezó con la lectura de esta obra. También explica las razones que le llevaron de la Biodescodificación a la Bioneuroemoción.

En una de sus obras, Éste no es el evangelio que quise ofrecerte, explica, partiendo de Un Curso de Milagros, su convicción de que “todo lo que vivimos en este mundo es falso, que no hay nada por lo que valga la pena sufrir y sacrificarse, porque nada existe. Dedicar nuestra atención a las cosas de este mundo refuerza la creencia en su existencia, y esto nos mantiene atados al sueño, porque creemos en sus valores”. Un poco más adelante afirma que “este mundo es el infierno que queremos evitar, sin ser conscientes de que, para ir al Cielo, basta con despertar y traerlo a la Tierra”.

Páginas: 1 2 3 4

Newsletter
Recibe Aleteia cada día