Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 17 abril |
San Roberto de Molesmes
home iconEspiritualidad
line break icon

Yo tampoco quiero que te vayas, Jesús

© Waiting For The Word / Flickr

https://www.flickr.com/photos/waitingfortheword/7185406212/in/set-72157629700132808

Carlos Padilla Esteban - publicado el 18/05/15

Él los acompañará ahora de otra forma, sin límites, desde el cielo, desde la eucaristía. Pero en este momento duele mucho la separación

Este domingo hemos visto cómo Jesús asciende delante de los que lo aman y los anima con la esperanza del Espíritu Santo: “Cuando el Espíritu Santo descienda sobre vosotros, recibiréis fuerza para ser mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta los confines del mundo. Dicho esto, lo vieron levantarse, hasta que una nube se lo quitó de la vista”.

Jesús se va y los deja solos. En estos días entre la resurrección y la ascensión, Jesús se ha ido apareciendo a cada uno. De alguna forma seguía estando, seguía llegando a ellos. Seguían con la intimidad de siempre.

En esos días se sintieron amados. Y eso es lo que los apóstoles guardarían para siempre en sus corazones en la soledad que ahora experimentan al ver que los deja.

Han comido juntos, les ha mostrado sus heridas, ha calmado sus miedos y les ha dado la paz. Cada tarde le esperaron. Hasta hoy. Ahora se va. Lo hace juntándolos a todos.

Parece imposible vivir sin Él. Él siempre los protegió, los cuidó, les dijo dónde tenían que ir. Ellos se fiaron. Ahora son ellos los que tienen que tomar decisiones.

Yo tampoco quiero que se vaya. Cuando le siento cerca es un momento y tantas veces siento que el cielo está lejos. Le pido que venga. Y cuando llega que no se vaya nunca. Lo necesito en medio de mi vida.

Quiero tocarle y mirar su rostro. Sentirlo a mi lado cuando no sé qué hacer. Verlo en mi barca cuando me pierdo en el mar, aunque duerma y tenga que despertarle. Necesitamos tocar, mirar, palpar, abrazar. Me cuesta siempre que se va.

Hoy comprendo a los apóstoles. Tenían miedo. Regresaron a Jerusalén, se reunieron con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Se habían sentido amados por Jesús. Y ese amor les dio fuerzas para perdonarse y volver a empezar.

Él los acompañará ahora de otra forma, sin límites, desde el cielo, desde la eucaristía. Pero en este momento duele mucho la separación. Porque tienen que renunciar y confiar en un camino en la tierra sin poder estar cada día a su lado. Dudan.

Por eso vuelven al Cenáculo con María. Porque tienen miedo. Ahora no está ya en medio de ellos y no saben cómo manejar su vida. Sólo recordarán algunas palabras:

“Una vez que comían juntos, les recomendó: – No os alejéis de Jerusalén; aguardad que se cumpla la promesa de mi Padre, de la que Yo os he hablado. Juan bautizó con agua, dentro de pocos días vosotros seréis bautizados con Espíritu Santo”.

Y permanecieron entonces en Jerusalén. Sabían que allí podían estar en casa, esperando, aguardando. ¿Cuándo y cómo se haría realidad esa promesa? Permanecieron rezando, fieles al amor de sus vidas. Pero llenos de miedo.

María los reúne, los contiene, los protege. María confía contra toda esperanza. María cree en la promesa. Empieza una etapa nueva. Comienzan a ayudarse entre ellos a creer, a recordar. Solos no pueden.

Empieza el momento de buscar, de tantear por la vida en qué encrucijada está Dios, de confiar y abandonarse sin ver siempre. Como nosotros. Jesús no se va, está ahora más cerca que nunca, misteriosamente cerca.En el pan y el vino, en su corazón.

Con los ojos de la fe lo ven mejor que cuando lo tenían delante y no lo conocían. No se olvida de ellos. Cumple su promesa de permanecer. Comienza el claroscuro de la fe. El encuentro y la búsqueda. La nostalgia, el miedo y la esperanza. ¿No es así en nuestra vida?

Pienso que Dios está cerca. Creo que Él camina a mi lado aunque no lo vea siempre. Sé que me sostiene cuando no lo veo y me espera cuando huyo. Me mira cuando camino sin saber que está tan cerca.

Elijo vivir con Dios. Quiero buscarle cada día en mi vida. Quiero entregarle mi historia donde hay tantas cosas que no comprendo.

  • 1
  • 2
Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
2
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
3
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
4
MARIA DEL VALLE
Esteban Pittaro
Conmoción en Argentina por una joven que falleció tras un aborto ...
5
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco bendecido con un pequ...
6
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.