Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 24 junio |
San Juan Bautista
home iconActualidad
line break icon

Togo, un país africano con un secreto sorprendente

Breezy Baldwin-cc

Miriam Díez Bosch - publicado el 18/05/15

Radiografía de un país donde el diálogo entre el cristianismo y el islam es modélico

En Togo pasan cosas diferentes. Es el secreto de este país, desvelado aquí por un misionero diocesano de Girona , Joan Soler Ribas (Olot, 1975), que hace para Aleteia una radiografía de un país desconocido.

El Papa les acaba de alentar a luchar para que los valores auténticos no se pierdan. Y ellos, lo intentan. Desde Dapaong, en Togo, África del Oeste, Soler revela el crecimiento de la Iglesia a todos los niveles.

Islam, aborto, sectas, paro, vocaciones… todo, desde el Togo.

– La Iglesia es como una hormiga, dice usted. ¿Trabajo incansable?

Creo, con sencillez, que la iglesia tiene el papel de la pequeña hormiga en este pequeño país. Trabajar incansablemente, con todos los demás, para evitar que en los momentos difíciles el país no pueda continuar adelante. Tiene un gran trabajo de pacificación.

Recordemos solo que fue Mgr. Nicodem Barrigah quien presidió la Comisión Verdad Justicia y Reconciliación, para poner nombre a todos los excesos cometidos durante el período de la dictadura.

Se hizo lo que se pudo. Y se hizo bien. Podemos estar orgullosos del trabajo realizado.

El Islam en Togo no presenta problemas.

Aquí en el Togo nos encontramos con un Islam para nada fanatizado y con un cristianismo muy dialogante, que nos ha permitido crear un verdadero espacio de relación personal e institucional. Solo para citar un ejemplo: El obispo de Dapaong y el gran Imam de Dapaong, se llaman entre ellos hermanos gemelos, de mismo padre (Dios) y de distinta madre (Uhma e Iglesia).

Participan regularmente a las oraciones y fiestas principales de cada confesión y en cada fiesta principal escriben una carta dirigida a los fieles de la otra religión. Así por Navidad el Imam nos escribe una carta y por la fiesta del Ramadán el obispo les dirige una carta. En estas cartas se anima a la unidad y a la vida en común. Son un auténtico gozo.

– En cambio, las sectas está creciendo y se aprovechan de la gente asegurando curaciones milagrosas. ¿Qué hacer ante esto?

Vivimos una explosión de nuevas sectas que mezclan cristianismo con paganismo y que están haciendo mucho daño a la gente sencilla de nuestra región. Aprovechan de su pobreza para asegurarles curaciones milagrosas, métodos para encontrar trabajo y dinero. Una auténtica vergüenza y un auténtico reto.

En el Togo, las iglesias tradicionales: Presbiterianos, Metodistas y Evangélicos, y las otras iglesias reconocidas por la Unidad de Iglesias Cristianas, nos encontramos con regularidad para rezar, organizar concierto de corales o partidos de futbol.

Vivimos con mucha libertad nuestro modo de ser cristianos. Pero estamos todos de acuerdo en que las sectas nos están hiriendo en lo más profundo, pues la gente no sabe diferenciar, y luego creen que somos todos iguales: unos mentirosos.

Pero en este mismo reto, tenemos que vigilar de no caer en excesos de imitación con los movimientos carismáticos. Unos movimientos con muchas luces: capacidad de misión, capacidad de acompañamiento personal, espíritu de servicio… Pero con algunas sombras: sectarismo, misas de curación, una oración que puede convertirse en un cierto mercadeo con Dios. Yo hago esto, tú me das esto…

– Y con el poder político, la Iglesia ha sido vista como oposición.

La iglesia siempre ha sido considerada como una cierta oposición para el partido en el poder. 

A la Iglesia no le ha temblado la voz para criticar la falta de inversión en temas esenciales como la educación y la sanidad, ni para poner negro sobre blanco la falta de transparencia en muchas decisiones políticas. 

Algunas veces esto no ha caído demasiado bien en los círculos presidenciales, y algunos obispos han sufrido un cierto menosprecio público. Con todo, la Iglesia es respetada y respetuosa. Tenemos la misión de continuar hablando delante de las injusticias, pero sabiendo que la democracia aún es muy débil, y que no podemos hacer temblar los pilares de un nuevo sistema que se está abriendo paso en el país. 

  • 1
  • 2
Tags:
dialogo interreligiosoislam
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
MARIA VIANNEY
Maria Paola Daud
Para cuando te entra el hambre: Los Matefaims del cura de Ars
4
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
5
Redacción de Aleteia
Papa Francisco: Que sus hijos los vean besándose
6
BART DE WEDER
Aleteia Image Department
Custodio de un pequeño milagro
7
father and son
Cecilia Zinicola
Cómo honrar a padres que son difíciles
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.