Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Hoy celebramos también a… Santa Gema Galgani

CC
Santa Gema
Comparte

Una joven apasionada por Cristo que tuvo periódicamente los estigmas de la Pasión y las llagas de la flagelación, y padeció ataques físicos del demonio

Santa Gema Galgani nació en 1878 en Italia. Sufrió grandemente por su precaria salud y el desprecio de quienes rechazaban sus prácticas de devoción, éxtasis y otros fenómenos. Vivió para Jesús y su santísima Madre y para rescatar a los pecadores.

Tuvo periódicamente los estigmas de la Pasión y las llagas de la flagelación en todo su cuerpo. Padeció ataques físicos del demonio y tuberculosis en la espina dorsal.

Queriendo ser pasionista, no se le permitió por su delicada salud. Murió en Lucca, ciudad donde vivió casi toda su vida. Era un Sábado Santo del año 1903. Tenía solo 25 años. Fue beatificada en el año 1933 y canonizada en 1940 como santa pasionista.

Jesús, yo quiero llegar con mi voz hasta los últimos confines del universo para alcanzar a todos los pecadores y gritarles que entren todos dentro de tu Corazón“: este es el mensaje que santa Gemma deja al mundo entero.

Estas palabras reflejan lo que fue toda la vida de nuestra santa: un constante ofrecerse a sí misma al Señor, como víctima, para atraer así a muchos de regreso al Corazón de Jesús, de regreso a la vida de la gracia y a rechazar el pecado. Buscaba la restitución de los corazones.

Cuando iban a darle su nombre, un tío de ella propuso que la llamasen “Gema”, pero su mamá no estaba conforme. No había ninguna santa que se llamara así y su hija no tendría protectora en el cielo.

Sin embargo Don Olivio Dinelli, el párroco de Gragnano, que estaba presente en la discusión, dijo unas palabras que resultaron proféticas: “Muchas gemas hay en el cielo, esperemos que también ella sea un día otra gema del Paraíso” El 13 de Marzo, el párroco de San Miguel de Camiglianola la bautizó con los nombres de Gema Hipólita Pía.

Desde muy niña Gema mostró signos de santidad. Cuando tenía cuatro años, estaba de visita en la casa de su abuelita, cuando un día, ésta al entrar en su cuarto, la encontró de rodillas frente a una imagen de la Virgen.

Su primera y gran maestra en la escuela del amor a Jesús fue su madre, Doña Aurelia, quien inculcó en el corazón de su hija lo que sería el distintivo especial de toda su vida: su amor a Cristo Crucificado, del que llegaría a ser como imagen viva, y a la Santísima Virgen, que hizo su santidad tan dulce y atrayente.

Dice santa Gema: “De lo primero que me acuerdo es que mi mamá, cuando yo era pequeñita, acostumbraba a tomarme a menudo en brazos y, llorando… me enseñaba un crucifijo y me decía que había muerto en la Cruz por los hombres“.

Había también, entre ellas, diálogos como este: “Hija mía -me decía mamá- yo moriré pronto y tendré que dejarte. Si pudiera te llevaría conmigo. ¿Te gustaría venir?”.

– “¿Y a dónde vamos?”, le preguntaba yo.

– “Al Paraíso con Jesús y con los ángeles”.

Doña Aurelia, sabiendo que su muerte estaba próxima, solía decir: “¿Que cosa mejor puedo hacer antes de morir, que confiar mi niña al Espíritu Santo?. Así, cuando yo falte, sabré quien cuidará de ella”.

La preparó, pues, para la Confirmación, que recibió a pesar de ser aun muy pequeña (tenia siete años), el 26 de Marzo de 1885, de manos del arzobispo de Lucca, Monseñor Nicolás Ghilardi.

Durante la misa se desarrolló entre el Espíritu Santo y Gemma este diálogo:

-De repente, una voz me dijo al corazón: -“¿Quieres darme a tu mamá?”

– “Sí”, respondí, “pero llévame también a mí”.

– “No”, me replicó la voz, “dame generosamente a tu mamá. Tu debes quedar por ahora con papá. Llevaré a tu mamá al cielo; ¿me la entregas de buena gana?”.

– Tuve que decir que sí. Acabada la misa fui corriendo a casa. ¡Dios mío! Miraba a mamá y lloraba, no podía contenerme.

Don Enrique, temiendo que la niña no pudiera soportar la pena de ver a su mamá morir, la envió a casa de una tía en San Genaro. Doña Aurelia murió santamente a los 39 años el 17 de septiembre de 1885. Sus últimas palabras fueron:

“Ofrezco a Dios gustosísima el sacrificio de mi vida, para que me conceda recoger un día a todos mis ocho hijos en el Paraíso.”

Madre por madre

Con la muerte de su mamá, todo cambió para Gema: “Estando en la casa de los tíos, dice, cambió totalmente mi vida. Me encontré con una tía que no se parecía en nada mi mamá. Era religiosa y buena, pero…¡Cómo echaba de menos el tiempo en que mamá rezaba conmigo!”.

Se puso, entonces a buscar otra “mamá”, y la encontró en la Madre de Dios: “Al perder a mi madre terrena me entregué a la Madre del cielo. Postrada ante su imagen, le dije: “¡María!, ya no tengo madre en la tierra; se tú desde el cielo mi Madre”.

Dice la santa: “¡Cuán buena se me ha mostrado siempre esta celestial Mamá! Qué hubiera sido de mí si no la hubiera tenido. Me ha ayudado en mis necesidades espirituales, me ha preservado de los peligros, me ha librado del poder del demonio, que siempre viene a molestarme…y, finalmente, me ha enseñado a conocer y amar a Jesús, a ser buena y a agradarle. ¡Oh, queridísima Mamá, te amaré toda mi vida!”.

Primera Comunión

Para santa Gema, la Eucaristía era el centro de su vida. Este deseo de recibir a Jesús en la Sagrada Hostia iba en aumento mientras pasaban los años. Si bien era cierto que ya estaba Confirmada, no podía recibir la Primera Comunión ya que no tenía la edad requerida en ese momento para recibir el Sacramento. Santa Gemma tenía 9 años.

Una de las religiosas Zitinas, Sor Camila Vagliensi, que había profundizado en las cualidades absolutamente excepcionales de Gemma, comenzó a explicarle sistemáticamente la Vida, Pasión y Muerte del Señor.

La niña se compenetraba de tal modo con el relato que llegó a experimentar un dolor profundo. En grado tal que una tarde se le produjo una fiebre altísima. La profesora, alarmada, interrumpió su relato de la Pasión.

Hizo confesión general tres veces sucesivas con monseñor Volpi, quien sería su confesor ordinario.

Llegó, por fin, el día tan anhelado, 17 de Junio 1887, fiesta del Sagrado Corazón. Las vivencias de santa Gemma sólo ella las puede explicar: “Me siento incapaz de describir la experiencia de aquel encuentro. En ese momento comprendí que las delicias del cielo no son como las de la tierra. Hubiera anhelado no interrumpir nunca aquella unión con mi Dios. Me sentía cada vez más desprendida del mundo y más dispuesta para la unión con el Señor. Aquella misma mañana Jesús despertó en mí un gran deseo de ser religiosa“.

Y afirma: “Sentía desarrollarse en mí un ardiente anhelo de padecer y de ayudar a Jesús a sobrellevar la Cruz”.

A los 20 años, y después de un tiempo de menor unión con Dios, Jesús permite una enfermedad grave para que Gemma retorne a Él con todo su corazón y nunca más se distraiga con las cosas del mundo.

“De repente comencé a andar jorobada y a sentir dolores de riñón”, recuerda. Su diagnóstico fue osteítis en las vértebras lumbares con sucesivo absceso frío en los ingüinales. Se quedó paralítica de ambas piernas.

El 28 de Enero de 1899 le sobreviene un dolor insoportable en la cabeza, fruto de una otitis media purulenta aguda con participación del mastoide. Los médicos, viendo que los remedios no producían mejoría y que la enfermedad avanzaba, la desahuciaron; sólo por cumplimiento acuden de cuando en cuando a verla.

El 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada, santa Gemma, reacciona con digusto… “Le dije a Jesús que no rezaría más si no me curaba. Y le pregunté qué pretendía teniéndome así. El ángel de la guarda me respondió: –Si Jesús te aflige en el cuerpo es para purificarte cada vez más en el espíritu”.

Su salud empeoraba, y le sugirieron que le pidiera a la beata Margarita María por el milagro de su sanación. Ella inició la novena al Sagrado Corazón varias veces pero su debilidad no le permitía continuarla.

El día 23 de Febrero 1899, recomienza en serio la novena, y en la noche del día 1 al 2 de marzo, Gemma escuchó el rozar de las cuentas de un rosario y sintió una mano que se le posó en la frente, la voz que escuchaba rezar le preguntó:

-¿Quieres curarte?.

-“Todo me da igual”, le respondí.

-Te curarás. Ruega con fervor al Sagrado Corazón…

-“¿Y a la beata Margarita?”, pregunté.

-“Añade en su honor tres veces el ‘Gloria” (La Beata Margarita es hoy Santa Margarita María).

En el penúltimo día de la Novena quería recibir la Comunión, ya que terminaba en Primer Viernes del mes de marzo. Comulgué muy temprano. ¡Que momentos tan deliciosos pasé con Jesús! El me repetía:- ‘¿Quieres curarte?’. No pude contestar por la emoción. ¡Pobre Jesús! La gracia había sido concedida. ¡Estaba curada!”.

Al amanecer del 2 de marzo, se levantó con sus propios pies y toda la familia al verla lloraba de alegría ante aquel milagro de Dios. Este milagro es la antesala de otras grandes gracias que santa Gema recibiría durante su vida.

Imagen viva de Jesús víctima

Del 8 de junio 1899, víspera de la fiesta del Sagrado Corazón, explica santa Gema: “Después de la Comunión, Jesús me avisó de que por la tarde me haría una gracia grandísima. Se lo dije a Monseñor Volpi, y este me dijo que estuviese atenta y que se lo contara luego”.

“Llegó la tarde. De repente me asaltó un fuerte dolor de mis pecados. Después me sentí recogida… Al recogimiento sucedió la pérdida de los sentidos y me hallé en presencia de mi Madre Celestial y del ángel de la guarda, que me mandó hacer un acto de contrición”, relata.

“Después mi Madre me dijo: -“Hijita, en nombre de Jesús te sean perdonados tus pecados. Mi Hijo te ama mucho y quiere hacerte una gracia muy grande. Sabrás hacerte digna de ella… Yo seré tu Madre. Sabrás mostrarte verdadera hija”.

“Me cubrió con su manto, y en ese instante apareció Jesús. De sus llagas no salía sangre sino llamas de fuego, que vinieron a cerbarse en mis manos, pies y costado. Creía morir y habría caído al suelo si mi Madre no me hubiera sostenido. Permanecí así varias horas. Después mi Madre me besó en la frente, desapareció y me hallé de rodillas. Seguía sintiendo un dolor fuerte en las manos, pies y costado. Me levanté para acostarme, pero noté que de estas partes manaba sangre…”.

Santa Gema, la víctima de Jesús, comienza a “suplir en su carne lo que le falta a la Pasión de Cristo”. Este fenómeno se repetirá en las tardes del jueves al viernes, todas las semanas. Para disimular las llagas usa guantes. Su confesor ordinario, Monseñor Volpi, le dice que no se deje ver las manos porque la gente se podría reír de ella.

En efecto santa Gema sufrió el desprecio, rechazo y la burla de muchos aun cuando caminaba por las calles de Lucca. La tenían por una farsante y una histérica. Le gritaban insultos y burlas por las calles. Esto tan solo por su radical entrega a Jesús y su piedad. En realidad no manifestaba nada de histeria.

Recogida por caridad

En el mes de junio de 1899, santa Gema conoce a los pasionistas en una misión que predicaban en Lucca. Al verles reconoce en ellos el hábito de San Gabriel de la Dolorosa y en su corazón escucha al Señor que le dice: “Tú serás una hija predilecta de mi Corazón”.

Se confiesa con uno de ellos, pero es tanto lo que santa Gmma le comienza a decir que el sacerdote le dice que le vaya a ver a la casa de la familia Giannini, donde siempre se hospedaban los pasionistas. Esta es la puerta de entrada para Santa Gema.

Los Giannini eran una familia de extraordinaria fe. Acogían en su casa como familia a los sacerdotes y otras almas buenas. Dijo el Papa Pio XII “En el año 1899 la extraordinaria piedad y modestia de Gema despertó tan gran admiración en la piadosísima familia apellidada Giannini, de Luca, que decidió acogerla en su propia casa y considerarla como hija“.

Muchos fenómenos relacionados con la Pasión se dieron en la vida de santa Gema; además de las estigmas, tuvo sudor y lágrimas de sangre. Se la vio padeciendo la flagelación. Recibió un regalo que apreció con todo su corazón. Su ángel de la guarda un día le mostró dos coronas y le pidió que escogiese la que ella quisiera, y ella escogió “la de Jesús”.

Santa Gema tenía una relación muy particular con su ángel de la guarda. Se asegura que también tenía el don de leer los corazones y que en varias ocasiones le dijo a varios religiosos que abandonarían la religión, cosa que sucedió mas tarde, confirmando este don de su corazón.

Hay una anécdota muy preciosa que le sucedió a santa Gema en la casa Giannini. En el comedor de la casa había un crucifijo grande al que toda la familia tenía gran devoción. También Gema en muchas ocasiones le hacía pequeñas “visitas”, orando frente el.

Un día, al tiempo que Gema preparaba la mesa, alzó los ojos hacia su Jesús y le dijo que tenía hambre y sed de Él. Siente ansias de dar un beso a la imagen, pero no alcanza porque estaba alta. Jesús le sale al encuentro. Desprendiendo un brazo de la cruz, la atrae, la abraza muy estrechamente, permitiéndole apagar su sed en la fuente viva de su costado abierto.

¿Cuál es la actitud del corazón de Santa Gema ante tantos hechos extraordinarios? Gema se mantiene en humildad y sencillez. En ningún momento permite que el orgullo se apodere de su corazón.

Furiosa guerra

Jesús dijo cierto día a Gema: “Prepárate, pues el demonio será quien dé la última mano a la obra que en ti deseo ejecutar”.

Y estas palabras del Señor se cumplieron al pie de la letra. El demonio detestaba a Gema; le daba golpes, la tentaba contra la pureza con pensamientos e imágenes sugestivas y grotescas; trataba de impedir que comulgase e incluso llegó a aparecérsele bajo la apariencia del mismo Jesús.

Por todos los medios trataba de privarla de dirección espiritual, insinuándole cosas malas acerca de sus confesores, o haciéndose pasar por ellos. Era una guerra constante y continua que duró hasta su misma muerte.

Escribe la santa: “El demonio me hace sufrir mucho, pero siempre terminan por vencerle Jesús y María, o bien el àngel o San Pablo de la Cruz o el hermano Gabriel; siempre son estos tres.

“Me voy con Jesús”

Gemma estaba enferma. Su confesor, el Padre Germán, se sentó junto a ella y se produjo este diálogo:

-“Pero…¿qué es lo que hacemos, Gemma?”.

-“¡Padre!”, contestó Gemma llena de gozo, “Me voy con Jesús. Me lo ha dicho claramente. ¡Al cielo, padre, al cielo con Jesús!”.

-“¿Y los pecados cometidos cuándo se van a pagar?”

-“Me ha dicho Jesús que me enviará sufrimientos para purificarme…El me aplicará los méritos de su Pasión…y me llevará con El al Paraíso”.

Esa misma tarde el P. Germán escuchó su confesión y llorando decía que Gema había mantenido intacta su inocencia bautismal. Al siguiente día le administró el Viático.

Tras irse el sacerdote, el demonio perturbaba su imaginación con horribles fantasmas con el fin de producirle estados de ansiedad, tristeza, amargura y temor, que la indujeran a la desesperación. Le decía muchas veces: “Ahí tienes lo que has conseguido con tus fatigas en el servicio de Dios”; y le presentaba tales figuras contra la pureza.

Viendo que con tentaciones no podía vencerla, empezó a maltratarla con los golpes más brutales y en forma de bestias feroces, que amenazaban despedazarla. Dirigiéndose entonces a María Santísima, le decía: “Madre mía; me encuentro bajo el poder del demonio que quiere arrancarme de las manos de Jesús. Ruéguele por mí. ¡Viva Jesús!”.

Santa Gema ofreció al Señor la mitad de su vida por la conversión de un sacerdote que había dejado el sacerdocio y causaba mucho escándalo con su vida. Este sacerdote se convertiría dos días antes de Gema morir, dándole a ella un gran consuelo, exactamente en el plazo que ella había ofrecido al Señor. (Pasados los doce años que aquel sacerdote andaba descarriado; doce años y medio es la mitad de la vida de Santa Gema quien morirá en sus 25 años).

Paralelo con la Pasión de Cristo

Creyendo los médicos que la enfermedad era contagiosa, sacaron a Gema de la casa Giannini y la llevaron a un apartamento, contiguo a la casa, que su tía Elisa había alquilado. Este era otro designio de Dios para asemejarla a Cristo, que murió fuera de la ciudad como “Víctima oficial” por los pecados.

Gema había pedido a Jesús morir crucificada con Él, y crucificada moriría. Como a las diez de la mañana doña Cecilia pensaba retirarse un poco y Gemma le dijo: “No me dejes, mamá, mientras no esté clavada en la cruz, pues Jesús me ha dicho que tengo que morir crucificada como El”.

Momentos después entró en éxtasis profundo, extendió un poco sus brazos y, en esta posición permaneció hasta mediodía. Su semblante era mezcla de amor y dolor, de calma y desolación…¡Agonizaba, como Jesús en la Cruz! Los presentes la contemplaban atónitos. Era Viernes Santo, 10 de abril de 1903.

A las ocho de la mañana del sábado 11 de abril, se le administró la Extremaunción (hoy día se le llama Unción de los Enfermos), a cuyo rito sagrado contestó con pleno conocimiento. A doña Cecilia que le habló del P. Germán le dijo: “Ya he ofrecido a Dios el sacrificio de todo y de todos, para prepararme a morir”.

Tomó entonces el crucifijo en las manos y exclamó: “¡Jesús!…¡En tus manos encomiendo mi pobre alma!”; y volviéndose a la imagen de María, añadió: “¡Mamá mía!, recomienda a Jesús mi pobre alma…Dile que tenga misericordia de mí”.

De repente toda señal de agonía desapareció, y una sonrisa de cielo se dibujó en sus labios. Dos lágrimas corrieron de sus ojos.

Los pasionistas la rechazaron en vida, pero después de su muerte la tomaron para sí. El Señor que había acrisolado su corazón con el sufrimiento, también había pedido de ella el sacrificio de no entrar en ninguna orden religiosa y ella lo aceptó y lo ofreció al Señor, como todo lo demás.

14 días después de su muerte, llegó el padre Germán a Luca, anhelando volver a ver aquel rostro lleno de dulzura y sobre todo con la voluntad de verificar los misterios de aquel corazón virginal cuyos secretos en vida nadie mejor que él había profundizado…

El 24 de abril se procedió a exhumarlo. Se abrió el cuerpo y se extrajo el corazón, que apareció fresco, lozano, flexible, rubicundo, humedecido de sangre, igual que si estuviera vivo. Su corazón se conserva en el convento Pasionista de Madrid.

La devoción a Santa Gema comenzó a extenderse de manera prodigiosa. Su intercesión no se hizo esperar y muchos comenzaron a recibir grandes milagros y gracias por medio de la santa. En 1907, cuatro años después de su muerte empezó su proceso de canonización, que culminó en 1940.

Oración compuesta por santa Gema:

Aquí me tenéis postrada a vuestros Pies Santísimos,
mi querido Jesús, para manifestaros en cada instante
mi reconocimiento y gratitud por tantos y tan contínuos favores
como me habéis otorgado y que todavía queréis concederme.

Cuantas veces os he invocado, ¡oh Jesús!,
me habéis dejado siempre satisfecha;
he recurrido a menudo a vos,
y siempre me habéis consolado.

¿Cómo podré expresaros mis sentimientos, amado Jesús?
Os doy gracias … pero otra gracia quiero de Vos.
¡Oh, Dios mío! , si es de vuestro agrado …
(Aquí se manifiesta la gracia que se desea conseguir).
Si no fuérais Todopoderoso no os haría esta súplica.
¡Oh Jesús!, tened piedad de mí.
Hagase en todo vuestra santísima Voluntad.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Fragmento de un artículo publicado por Corazones.org 

Tags:
santos
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.