Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Familia: May Feelings vs. Coca-Cola

Comparte

Como cada mayo, nuestros amigos de May Feelings nos han presentado un nuevo vídeo, magnífico, que este año gira sobre #lamejorredsocial, que no es otra que la familia. Una vez más, la red se ha hecho eco de este lanzamiento, el octavo ya, y el vídeo ha empezado a correr como la pólvora y a recibir un buen número de halagos y felicitaciones. No es para menos. May Feelings siempre consigue ofrecer creaciones cuidadas, atractivas, modernas y que cautivan la emoción de los espectadores que las reciben. Este año no ha sido distinto.

Curiosamente, no creo que por casualidad, la compañía Coca-Cola ha lanzado su campaña publicitaria que, este año 2015, también gira sobre la familia. No diremos nada nuevo al afirmar que la publicidad de Coca-Cola es una de las mejores del mundo. Un vídeo dinámico, que va in crescendo, emotivo y que, una vez más, al más puro estilo Coca-Cola, presenta a la felicidad como auténtico motor del mundo. 

No es nada desdeñable comprobar cómo LA FAMILIA es, pues, portada de actualidad. No voy a ser yo quién afirme que el empeño del Papa Francisco por poner a la familia en el centro ha tenido sus frutos. No sé si es mucho pensar… o no, pero los hechos son incontestables. Ojalá partidos políticos, gobiernos, autoridades, fieles, pensadores e intelectuales estuvieran por la labor de repensar el mundo desde uno de los núcleos principales desde que la humanidad es humanidad: la familia.

Pero me gustaría también proponeros, con estos dos vídeos como marco, una reflexión al respecto, preguntas que me surgen como espectador de ambas propuestas.

Si el de May Feelings puede considerarse un vídeo desde la óptica católica y creyente, y pese a entender muy bien el magnífico mensaje que pretende transmitir, hay algunas cosas que me generan desasosiego:
– El modelo de familia que presenta es uno e, incluso dentro de éste, de una tipología muy concreta. Familias, en general, que tienen bastantes hijos. Familias, en general, que traslucen un cierto bienestar social y económico. Familias felicísimas, con padres sonrientes, madres encantadoras, abuelos que corren detrás de pelotas, abuelas que cocinan con sus mil y un nietos… Es positivo presentar modelos que, pensamos, pueen ayudar a la gente a ser más feliz. Es positivo presentar modelos que, pensamos, son los queridos por Dios… pero ¡cuidado con los modelos que presentamos! Cuidado con modelos tan perfectos que difícilmente pueden ser asumidos por la mayoría. De tan perfecto… resulta inalcanzable y presenta una "bondad", una "felicidad" que, en muchos, genera rechazo.
– El vídeo de May Feelings, tras la presentación inicial, es un canto a la defensa de la vida. Me parece muy bien. Es más, tras la presentación, comienza con la imagen de un feto dentro de la barriga de su mamá y a esto le sigue un parto… ¿No hay familia sin hijos? ¿Es la procreación el comienzo de la familia? ¿Qué le digo yo a esos matrimonios que, por una causa u otra, todavía no tienen hijos?
– Y, por último, no hay prácticamente atisbo de sufrimiento, cuando todos sabemos que el matrimonio, los hijos, la vejez… no es un camino sencillo, más bien al contrario. Es una lucha, un crecer continuo. es abrazar la cruz. No todo es tan "happy". Cuidado con la imagen que proyectamos porque las expectativas y la vara de medir que proponemos pueden echar al traste a muchos que, decepcionados por no llegar, se quedan a mitad del camino.  ¿Qué pasa con los que, en su casa, no han vivido eso?

El vídeo de Coca-Cola es el plan alternativo.
– No aparece el modelo de familia padre-madre-hijos propios por ningún sitio. Parece que aquello que es mayoritario es, en realidad, lo de menos. 
– Y la felicidad… qué tramposa es. Cuidado con la felicidad y con utlizarla como respuesta a todo, como plantea el vídeo. Es desterrar el bien y el mal de un plumazo. Es renunciar a la ética e, incluso, a la más mínima capacidad de la conciencia para orientarnos en la vida. Todo se acaba dirimiendo en un "¿te hace feliz o no?" Si te hace feliz, adelante. Pero ¿qué es la felicidad? ¿Quién la evalúa? Tremenda la imagen de un conjunto de padres que, en ningún momento, ayudan a sus hijos a ver la realidad y a explicársela, que huyen de las preguntas y de las respuestas… Concepto sutil que se nos mete a escondidas y que va calando en las personas: sólo desear aquello que me hace feliz. Fuera el sufrimiento.

Este tema daría para una tarde tomando un café. El que quiera, que me lo proponga. Ahora que llega el calorcito, no hay plan mejor que sentarse en una terracita a hablar sobre aquello que es realmente importante y que, como tal, está lleno de flores y espinas.

@scasanovam

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.