Aleteia

Papa Francisco ante el hambre: Poderosos, hagan algo, Dios les juzgará

© Sabrina Fusco / ALETEIA
Comparte

En la misa de apertura de los trabajos de la Asamblea de Caritas, el Papa pide testimonios de Cristo que vivan para ayudar a los que sufren

El Papa Francisco denunció que tantas personas esperan hoy comer y pidió a los poderosos de la Tierra hacer algo para “preparar la mesa para todos” y “hacer todo lo posible para que todos tengan el pan”, este martes 12 de mayo en la misa que presidió con ocasión de la inauguración de la XX Asamblea general de la Confederación de Caritas Internationalis en la Basílica de San Pedro.
 
En su homilía, refiriéndose al lema de la Campaña de Caritas Una familia humana, comida para todos, afirmó que “el Planeta tiene comida para todos, pero parece que falta la voluntad de compartirlo”. Por ello, recordó a los “poderosos de la tierra que Dios les juzgará un día y se manifestará si de verdad han buscado proveer la comida para Él en cada persona (cfr. Mt 25, 35) y han obrado para que el ambiente no sea destruido”.
 
La caridad tenga un espacio en las parroquias 
 
En sus palabras a los miembros de la organización caritativa de la Iglesia, el Papa dijo que “Caritas es una gran confederación, reconocida ampliamente en el mundo por el trabajo que realiza".

"Caritas es una realidad de la Iglesia presente en muchas partes del mundo, y todavía debe lograr mayor difusión incluso en las diferentes parroquias y comunidades, para renovar lo que sucedió en los primeros años de la Iglesia -añadió-. De hecho, la raíz de todo su servicio está presente en la acogida, sencilla y obediente, de Dios y del prójimo”.
 
El recuerdo de los mártires de la fe
 
El Papa recalcó que el trabajo de cada miembro de Caritas sigue la misión gratuita y fiel a los más necesitados y por esto les llamó testigos de Cristo. “Una persona que busca a Cristo y se deja buscar por Cristo; una persona que ama con el espíritu de Cristo”.
 
Por último, el Sucesor de Pedro recordó a los perseguidos, también objeto de atención de Caritas y de la Iglesia, especialmente en Oriente Medio y África.

“Pensando en la mesa de la Eucaristía, no podemos olvidar a nuestros hermanos cristianos que han sido privados por la violencia sea de los alimentos para el cuerpo sea de aquellos para el alma -dijo-: han sido echados de sus casas y de sus iglesias, tantas veces destruidas. Renuevo, una vez más,  el llamamiento a no olvidar a estas personas y estas intolerables injusticias”.
 
En este sentido, reveló que Caritas junto a tantos otros organismos de caridad de la Iglesia, es parte de la “fuerza del amor cristiano y del deseo de la Iglesia de salir al encuentro de Jesús en cada persona, sobre todo cuando es pobre y sufre”.

Así, pidió a los representantes de las 165 Caritas Nacionales presentes en la misa que persigan este horizonte, además de considerar el Evengelio de la caridad entre el 13 y el 17 de mayo, cuando terminará el encuentro internacional. 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.