Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 29 noviembre |
Santa Catalina Labouré
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

7.000 niños al Papa Francisco: ¿Quieres trabajar en la fábrica de la paz?

Ary Waldir Ramos Díaz - Aleteia Team - publicado el 13/05/15

El Pontífice emprende un diálogo divertido y educativo con los niños: ’’Donde no hay justicia no hay paz’’

La canción We Are the World (1985) de Michel Jackson y Lionel Richie cantada por 7 mil niños hizo retumbar los muros del Aula Pablo Vi del Vaticano este lunes 11 de mayo. El Papa Francisco tuvo un "tú a tú" con niños de las escuelas de grado primario (de 6 a 11 años) participantes a la iniciativa educativa La Fábrica de la Paz

Como un abuelo repartió caricias y se abrió camino entre una multitud de niños vestidos de blanco que le extendían sus manitas para saludarle y tocarle. 

El pequeño vocero de los obreritos de la paz le preguntó solemnemente al 266 Sucesor de Pedro: “Querido Papa Francisco, ¿quieres trabajar con nosotros en La Fábrica de la Paz? – El Papa ríe y acepta moviendo la cabeza-. Este es un casco de obrero (color blanco), porque tú eres nuestro obrero especial, ahora estás preparado. Bienvenido a La Fábrica de la Paz”

Luego dos futuras obreritas de pocos meses fueron presentadas al Papa y fueron el abre telón de otro gesto simbólico. Un joven voluntario se las presenta a Francisco: “Querido Papa Francisco: estas son Giulia y Betrice (las pequeñas son hijas de inmigrantes en Italia) y son dos pequeñas futuras obreras de La Fábrica de la Paz que desean regalarte este brazalete símbolo de un sueño común; si lo recibes, estaremos juntos por siempre por la paz”. 

El Papa, como un sacerdote cualquiera, dialogó con los niños en alegría y haciendo repetir al final en coro a las siete mil voces de la esperanza: "¡Donde no hay justicia, no hay paz!”. Esa consigna retumbó de nuevo Aula Nervi con las voces de los obreritos comprometidos en favorecer la integración multiétnica y sensibilizar a los responsables espirituales, políticos y de la educación para que utilicen un lenguaje de paz.

La paz se construye día a día

"La paz se construye día a díaNo es un producto industrial, es un producto artesanal. Se construye cada día con nuestro trabajo, con nuestra vida, con nuestra cercanía», dijo el Papa Francisco a los niños de la asociación italiana. 

A continuación, el Obispo de Roma respondió a las preguntas, muy concretas, de trece niños.

¿El Papa ha peleado con alguien alguna vez? Una niña le dirigió la cuestión al Papa para saber si alguna vez había reñido con sus hermanos o con alguien de su familia, como le pasaba a ella. 

“Todos hemos peleado alguna vez con alguien de nuestra familia –contestó Francisco-. Forma parte de la vida porque uno quiere hacer una cosa, el otro, otra… Pero al final lo importante es hacer las paces… No terminar el día sin hacer las paces.

"A veces yo tengo razón y el otro está equivocado ¿Cómo voy a pedir disculpas? No me disculpo, pero hago un gesto de cercanía y la amistad continúa. … Yo también he reñido muchas veces, incluso ahora… Me pongo bravo… Pero siempre trato de hacer las paces juntos. Es humano reñir. Lo importante es que no se quede ahí’’, respondió.

Los poderosos de la guerra 

¿El Papa no se cansa de estar siempre entre tanta gente y no tener un minuto de paz?, preguntó otro niño. “A veces me gustaría tener un poco más de tranquilidad, descansar más. Es verdad. -reconoció Francisco-. Pero estar con la gente no quita la paz. … Lo que quita la paz es no quererse unos a otros. Lo que quita la paz son los celos, la envidia, la avaricia… Pero es bueno estar con la gente, eso no quita la paz. Cansa un poco, porque uno se cansa, yo no soy un hombre joven …. Pero no quita la paz».

¿Por qué las personas con poder no ayudan a construir la paz?, preguntó un niño egipcio residente en Italia. »Es una pregunta que se puede ampliar -respondió Francisco-: ¿Por qué muchas personas poderosas no quieren la paz? ¡Porque viven de la guerra, de la industria de las armas! Algunos poderosos ganan con la fabricación de armas, y venden armas a un país que está en contra de otro, y luego al otro que está en contra de aquel". 


"Es la industria de la muerte -explicó-. Así ganan dinero. La codicia hace tanto daño, el deseo de tener más y más dinero. Cuando vemos que todo gira en torno al dinero – el sistema económico gira en torno al dinero y no a la persona-… se sacrifica tanto y se hace la guerra para defender el dinero". 

"¿Y por qué tantas personas no quieren la paz? ¡Porque ganan más con la guerra! -prosiguió el Papa-. Se gana dinero, pero se pierde la vida, se pierde la cultura, se pierde la educación, tantas cosas…. Un anciano sacerdote que conocí hace años, me decía: »El diablo entra por el bolsillo».

“¿En tu opinión un día seremos todos iguales?”, fue otra pregunta de los ‘pequeños gigantes de la paz’. »Esta pregunta se puede responder de dos maneras -afirmó el Papa-: todos somos iguales, ¡todos! Pero no nos reconocen esta verdad, no nos reconocen esta igualdad, y por eso algunos son –digámoslo entre comillas- más felices que otros". 

"Pero ese no es un derecho. Todos tenemos los mismos derechos -concluyó-. Cuando no se percibe este hecho, la sociedad es injusta. Y donde no hay justicia, no puede haber paz. Me gustaría decirlo con ustedes: "Donde no hay justicia, no hay paz!".

Tags:
papa franciscopaz
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.