Aleteia

Nasarah: un documental cuenta el drama de los cristianos en Siria e Irak

© Fabio BUCCIARELLI / AFP
Comparte

Su director, Fernando de Haro, lleva años visitando y mostrando la realidad de los cristianos perseguidos en Oriente Medio

Nasarah, el título de este documental, significa en árabe “nazareno”. La primera letra de esa palabra es la n, la ن. Es la letra que ha utilizado el Daesh, el autodenominado Ejército Islámico, para marcar las casas de los cristianos de Mosul en Irak. 

En la  cinta se recoge la historia de esos cristianos a través de los testimonios dramáticos de algunos de los que tuvieron que huir de sus casas de la noche a la mañana. Se les obligó a elegir entra la vida y su fe y prefirieron perder todo antes que renunciar a sus creencias.

Desde hace diez años, un millón y medio de cristianos se han visto obligados a abandonar Siria e Irak.
 
Esta película, rodada en el Líbano –en Beirut, en la frontera Siria, en el Valle de la Bekaá y en los campos de refugiados- es el relato de la limpieza étnica que el yihadismo ha realizado en Siria y en Irak

Algunos la equiparan ya al genocidio armenio y asirio de comienzos del siglo XX. Durante los últimos años, un millón de cristianos iraquíes han abandonado su país y algo similar está sucediendo en Siria. Una de sus protagonistas, vecina de Maalula, uno de los pocos pueblos del mundo en los que se habla el arameo (la lengua de Jesús), recrea la llegada de los terroristas.
 
Este es un documento que ayuda a comprender –con testimonios, con análisis- qué es el Daesh, el nuevo grupo yihadista que golpea Oriente Próximo, el norte de África y Europa. Pero es también el retrato de un extraño grupo humano que no vive con desesperación su sufrimiento, que se siente acompañado en el dolor.
 
Su director, Fernando de Haro, lleva años visitando y mostrando la realidad de los cristianos perseguidos en Oriente Medio. Tras un libro y un documental sobre los coptos en Egipto, en este documental quiere mostrar la realidad de los cristianos en Siria.

Los coptos son la gran minoría cristiana de Oriente Próximo. Son mártires y mueren por su fe. Son un pueblo que tradicionalmente se hace un tatuaje de una cruz en la muñeca. Son el ejemplo de cómo en países de mayoría musulmana, la convivencia entre cristianos y musulmanes es posible. Por esto les matan. Son incómodos.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.