Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 01 diciembre |
San Nahún
home iconCultura e Historia
line break icon

¿Por qué las flores tienen tanta importancia en el arte cristiano?

© Antonio Marches/rosemania.it

Roberta Sciamplicotti - publicado el 10/05/15

Descubre qué flores han sido las más pintadas o cantadas, y por qué

Desde la antigüedad, las flores han sido ampliamente usadas en las celebraciones rituales. Ha sido así para las civilizaciones mediterráneas pre-cristianas, como el mundo egipcio, el cretense y el grecorromano, prosiguiendo en los siglos posteriores, cuando con la Edad Media, el uso de las flores se llevó también a la medicina y la terapia en los antiguos Herbarios, condición indispensable para comprender cómo el valor “sanador” de algunas flores se transfiriera a la Virgen y a los santos.

Un libro recién publicado en Italia (Sara Piccolo Paci, Rosa sine spina. I fiori simbolo di Maria tra arte e mistica, ed. Ancora) ayuda a recorrer la historia de la importancia de las flores durante los siglos y su relación con las imágenes sagradas, sobre todo las de Cristo y su Madre.

El Cantar de los Cantares

Entre las expresiones más altas de la mística y de la poética bíblica encontramos el Cantar de los Cantares, en que la Esposa es descrita de muchas formas, a menudo con flores. Ella misma dice así: “Yo soy la rosa de Sarón, el lirio de los valles”, mientras que el Esposo habla de ella diciendo: “Oh Esposa mía, tu eres un jardín cerrado, una fuente sellada”.

Las imágenes evocadas por estas descripciones han sido objeto de profundas meditaciones por parte de exegetas, comentaristas, poetas y artistas de todos los tiempos. La Esposa ha sido identificada con la Iglesia y con la Virgen, y el Esposo con Cristo. De aquí las innumerables representaciones de la Virgen dentro de un hortus conclusus, junto a una fuente, rodeada de rosas o sentada en un prado lleno de flores.

En los Laudes y en las letanías, como símbolos de las virtudes de María, se encuentran también los títulos de Vaso espiritual, Vaso honorable, Vaso insigne de devoción, Rosa mística y Reina del santísimo rosario, todos ellos términos fácilmente convertibles en imágenes (no es casualidad la rica presencia de vasos, con flores o no, en las imágenes de la Anunciación o de la Virgen en el trono).

En uno de sus sermones marianos más conocidos, Bernardo de Claraval hablaba así de la Virgen: “Oh María, tu santísimo vientre es el jardín de las delicias del que cogemos con gran alegría la flor, que por todo el mundo difunde una multitud de dulzuras. Tu eres el hortus conclusus, oh Madre de Dios, en el que nunca entró el pecado”.

De Corona Virginis

De Corona Virginis es un pequeño tratado atribuido al obispo Ildefonso de Toledo, que vivió en el siglo VII. El texto, descriptivo y simbólico, analiza un conjunto de plantas, “planetas” y piedras preciosas, imaginándolas como ornamento de la Virgen María, definida “amabilis velut rosa”. Aquí las flores se utilizan en sentido alegórico y simbólico, por su color o sus propiedades terapéuticas.

Entre las flores “de Ildefonso” encontramos algunas ya usadas antiguamente para las diosas femeninas, como el lirio, el azafrán o la rosa y la violeta, pero también otros nuevos, como la caléndula y la manzanilla.

La Rosa

La rosa es la flor mariana y mística por excelencia, capaz de conservar secretos e intuiciones espirituales: “blanca y sin espinas, porque no tiene mancha de pecado; rosa, por el misterio de la Encarnación; roja, por el amor y la caridad con que consintió a la llamada del Padre y por el dolor sufrido al ver al Hijo en la cruz”.

La rosa roja se convirtió también en símbolo del Amor perfecto, pudiendo asociarse también a Cristo; la de oro, finalmente, en el de la gloria de la Asunción – y, por asociación, a la felicidad del paraíso, hasta el punto que Dante imaginó a los bienaventurados como una rosa alrededor de Dios.

Una rosa para cada fase de la vida de María. Así, según Piccolo Paci, nació probablemente también el rosario, o sea, la “corona de rosas”, “práctica devocional que contiene oraciones intercaladas con reflexiones sobre los principales misterios de la vida de la Virgen y de Cristo, como se recoge un ramo de rosas”.

  • 1
  • 2
Tags:
arteliteraturamedio ambientepinturaturismo religioso
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.