Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Se romperá la Iglesia con Francisco?

©ALESSIA GIULIANI/CPP
December 4, 2013 : Pope Francis leads the weekly general audience in St. Peter's square at the Vatican.
Comparte

La polvareda levantada en los últimos meses con motivo del Sínodo de la Familia ha provocado un terremoto cuyo epicentro es la propia Ciudad del Vaticano

Parece que la ola de aceptación general de la que goza el Papa Francisco no ahoga el creciente frente opositor que está amenazando la integridad de la Iglesia católica. Con los obispos de Roma pasa un poco como con los juegos de azar, que cuando no sale el número de nuestro corazón tendemos a echarle la culpa a la ruleta o al crupier, que a la sazón es el Espíritu Santo.
           
Ya no nos acordamos de la conmoción que supuso aquella “fumata blanca” anunciando un Papa que venía del otro lado del telón de acero y que levantó, ipso facto, enormes suspicacias. Desde el primer instante teólogos neoliberales como Michael Novak se pusieron a escribir en contra de Juan Pablo II y a achacarle una contaminación ideológica soviética.
           
Cuando Josef Ratzinger pasó a ser Benedicto XVI también surgieron agudas disidencias. Se trataba nada menos que del prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que había emitido juicios críticos sobre la Teología de la Liberación y sobre algunos teólogos contemporáneos, granjeándose desafectos. El alzamiento mediático en contra de un Papa marcado por su supuesto carácter de “ultraconservador” apenas escampó durante los ocho años que duró su pontificado, y a cualquiera le consta que hay católicos que nunca llegaron a aceptarle.
           
Teniendo esto en cuenta tal vez no nos extrañará que Francisco tampoco haya despertado el agrado universal, aunque es evidente que es el Pontífice mejor acogido desde hace mucho. Lo novedoso es en qué sectores y de qué modo ha levantado ampollas su actuación y mensaje.
           
En primer lugar Bergoglio fue atacado de manera inmediata desde su Argentina natal. En pocos días los medios de comunicación del mundo se llenaron de noticias que narraban su presunta connivencia con el régimen de terror del General Videla, aunque pronto distintos libros e investigaciones presentaron pruebas que terminaron por diluir un ataque que se anunciaba demoledor, pero que no era más que un exabrupto inconsistente.
           
El problema fue mayor tras la Exhortación apostólica Evangelii gaudium.  En ella se denunciaba la injusticia del modelo neocapitalista y se criticaban teorías esperpénticas del liberalismo contemporáneo como la “del goteo” o trickle down. Algunos debieron de ver en sueños al fantasma de un Santo Padre marxista y arreciaron discursos contrariados que provenían, sobre todo, del ala estridente del Partido Republicano. La congresista por Minnesota Michelle Bachmann se despachó con un sonoro “este Papa suena como un comunista que odia a América y no comprende la Biblia”, y Sarah Palin, que fuera candidata a la vicepresidencia cuando John McCain le disputó las primeras elecciones a Obama, declaró: “me parece que Francisco es un socialista progre que odia la libertad.”
           
Estas salidas de tono parecen poca cosa si las comparamos con la polvareda levantada en los últimos meses con motivo del Sínodo de la Familia, que ha provocado un terremoto cuyo epicentro es la propia Ciudad del Vaticano. Todo comenzó cuando el cardenal Kasper presentó un documento invitando al diálogo sobre la posibilidad de aceptar a la comunión a divorciados que hubieran rehecho su vida con otras personas. Las discusiones subsiguientes también pusieron en duda los criterios de Francisco en torno a la homosexualidad.

Hay quien no puede comprender que el Papa reciba a homosexuales, y mucho menos que el pasado jueves santo le lavase y besase los pies a un transexual que, para colmo de las sensibilidades anquilosadas, comulgó después ante las cámaras de televisión. Hubo lugares en los que se encendieron las alarmas a toda potencia, aun desconociendo el estado interior de esa persona y si tal hecho había sido programado o advertido.

Páginas: 1 2 3 4

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.