Aleteia

Papa Francisco a sacerdotes: No negar el bautismo, salvación es para todos

© ServizioFotograficoOR/CPP
January 12,2014: Pope Francis leads a special Baptism ceremony at the Sistine Chapel in the Vatican.

EDITORIAL USE ONLY. NOT FOR SALE FOR MARKETING OR ADVERTISING
Comparte

¿Qué sucede cuando una pareja homosexual pide bautizar un niño o los padres son de otra religión? Entrevista al experto

En la ceremonia de ordenación de 19 sacerdotes, el Papa Francisco les exhortó a “no negar nunca el bautismo a los que lo piden”. Es el primer sacramento de la Iglesia, que se da a los niños e incorpora a la Iglesia y a la vida cristiana. Sus recomendaciones, presentadas el domingo 27 de abril en la Basílica de San Pedro, son coherentes con sus enseñanzas como arzobispo de Buenos Aíres y sus últimos gestos de pastor de la Iglesia católica.
 
El 3 de septiembre de 2012 exigió a los sacerdotes de once diócesis de la región Buenos Aires que administraran el sacramento del bautismo a todos los bebés, sean fruto de una relación extramatrimonial o hijos de una madre soltera.
  
Ahora, como Pontífice, Bergoglio repite la recomendación a los nuevos sacerdotes ante el aumento de situaciones familiares difíciles o complicadas. Sin embargo, ¿qué sucede cuando una pareja homosexual pide el bautismo para un infante o cuándo parejas casadas por el civil o esposos de otra religión solicitan al sacerdote el sacramento?
 
La Iglesia católica es clara al respecto. De acuerdo con el canon 868, inciso 1, del Código de Derecho Canónico, para poder bautizar a un niño es necesario contar con el consentimiento de los padres o al menos de uno de ellos, y  que haya esperanza fundada de que el niño va a ser educado en la fe católica.
 
Mujer lesbiana bautiza a su hija biológica  
 
Un precedente en estos casos especiales ha sido el protagonizado por el arzobispo de Córdoba (Argentina), monseñor Carlos Ñáñez, que autorizó el bautismo de la pequeña Umma Azul -hija biológica de una persona lesbiana que la cría con su pareja- celebrado en la catedral de Córdoba el 5 de abril de 2014.
 
Justificando su decisión, monseñor Ñáñez señaló, en esa ocasión, que el bautismo no puede ser negado a la pequeña Umma porque lo recibe ella. “El derecho es de la niña”, recalcó. Además confirmó que la Santa Sede había sido informada del caso.
 
De igual manera, el Papa Francisco evidencia que los padres, padrinos y madrinas acompañan al niño que recibe el don de la fe. Pero mañana, será el mismo niño con su propia fe quien dé “su personal ‘sí’ a Jesucristo, que nos dona el amor del Padre”, dijo el Pontífice el pasado 12 de enero de 2015 bautizando a 33 niños.
 
El Papa bautiza a niña hija de padres casados por lo civil
 
El 11 febrero de 2014, en una ceremonia celebrada en la Capilla Sixtina, Francisco bautizó a Giulia, una niña de siete meses, hija de una pareja italiana casada sólo por lo civil.
 
El hecho de que los padres no estuvieran casados por la Iglesia no fue un problema para el Papa, que según la crónica, accedió a bautizar a la niña el 25 de septiembre 2013, cuando los padres se lo pidieron durante una audiencia general de los miércoles.
 
Personas de diferentes confesiones que piden el sacramento
 
Existen otras situaciones más conflictivas, pero el Papa ofrece el criterio de “nunca decir que no a los que piden el bautismo", un criterio que da en la autenticidad y la libertad del pedido, no en el escándalo que pueda dar la vida pública de los padres, sean parejas homosexuales, mafiosos, autócratas, militares acusados de torturas, políticos controversiales o especuladores bursátiles buitres y sin escrúpulos.
 
Claro, existen casos aislados en que los padres, pidiendo el bautismo, no saben lo que es, o de hecho buscan otra cosa muy distinta”, explicó a Aleteia el profesor René Micallef, de la Facultad de Teología de la Gregoriana.
 
Por otro lado, existen los casos de personas de otras confesiones que piden el sacramento. “Si dos personas musulmanas o budistas piden a un sacerdote celebrar el bautismo de su niño porque está de moda, o por la belleza de la ceremonia, o por agradar a un amigo cristiano… eso es más delicado.
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.