Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 01 diciembre |
San Nahún
home iconEspiritualidad
line break icon

San Agustín Roscelli, el pobre cura

AGUSTIN ROSCELLI

Aleteia

Maria Paola Daud - publicado el 07/05/15

Siempre dispuesto a donarse en la obediencia, en la humildad, en el silencio

Agustín Roscelli  fue un sacerdote italiano fundador de la Congregación de las Hijas de la Inmaculada Concepción. Nació en Bargone di Casarza Ligure el 27 de julio de 1818, de familia muy pobre. Fue bautizado el mismo día porque se temía por su vida.

A pesar de sus escasos recursos pudo estudiar para ser sacerdote y fue enviado a Génova.

Muchos jóvenes llegaban a la ciudad en busca de suerte, gracias al desarrollo industrial del que gozaba en aquel momento Génova.

Entre ellos había muchas jovencitas que buscando un mejor estilo de vida eran explotadas o seducidas y luego abandonadas con un niño al cual criar completamente solas.

Don Agustín pasaba todas las mañanas en su confesionario, escuchando y consolando, siempre disponible.

Guiado por el Espíritu Santo y su sentido práctico, logró abrir junto a varias catequistas un pequeño taller de corte y costura, para ayudar a estas jóvenes no solo con trabajo, sino también espiritualmente.

La iniciativa fue tan exitosa que pronto encontró varios benefactores.

Las oraciones y meditaciones de Agustín hicieron madurar, en las catequistas, el deseo de consagrarse al Señor y, con el visto bueno del papa Pío IX, el 15 de octubre de 1976 nació el Instituto de las Hermanas de la Inmaculada Concepción en Génova.

Padre Agustín falleció en Génova el 7 de mayo de 1902 como un “pobre cura” como él mismo eligió ser recordado después de su muerte.

Fue pobre porque fue humilde. Vivió siempre una caridad admirablemente evangélica y generosamente apostólica.

Fue canonizado por san Juan Pablo II el 10 de junio de 2001.

Patronazgo

Congregación de las Hermanas de la Inmaculada Concepción (Inmaculatinas)

Oración

Señor Dios todopoderoso, que de entre tus fieles

elegiste a san Agustín Roscelli para que manifestara

a sus hermanos el camino que conduce a Ti, concédenos

que su ejemplo nos ayude a seguir a Jesucristo,

nuestro Maestro, para que logremos así alcanzar un día,

junto con nuestros hermanos, la gloria de tu Reino eterno.

Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

Amén

Por Maria Paola Daud

Tags:
santoralsantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.