Aleteia

​Nepal: Intereses podrían dificultar la ayuda a las víctimas del terremoto

Eglises d'Asie
Comparte

Hinduistas avivan la controversia con trasfondo religioso en torno a la ayuda internacional

Mientras aumenta el balance de fallecidos del terremoto que ha azotado Katmandú y su región -más de 7.200 personas han encontrado la muerte y el gobierno nepalí advirtió el domingo que el balance definitivo sería “mucho más elevado”, con las regiones devastadas inaccesibles a los servicios de socorro- han surgido polémicas, también en el ámbito religioso a medida que se proporciona ayuda en el país, informa la agencia Eglises d’Asie.
 
Según las informaciones de la ONU, el seísmo de magnitud 7,8 que hizo temblar la tierra el pasado 25 de abril ha afectado en distinto grado a 8 de los 28 millones de nepalíes. Unos 600.000 hogares han sido destruidos o dañados y el recuento de víctimas, fallecidas o heridas, seguirá aumentando a medida que lleguen los servicios de emergencia a las zonas más aisladas.
 
Piden a los servicios de socorro extranjeros que salgan del país

 
Sin embargo, diez días después del terremoto, las autoridades nepalíes declararon que había pasado la fase de urgencia y pidieron al personal de socorro extranjero que saliera del país.
 
El aeropuerto de Katmandú, dotado de una sola pista, está saturado y el desafío ahora, en la capital, consiste en alojar a mejor a los damnificados, instalados de momento en 16 campos repartidos en la ciudad y sus alrededores.
 
Sin embargo, si la capital recupera una apariencia de actividad normal, no pasa lo mismo en las zonas de montaña más afectadas por el terremoto y aisladas por la ruptura de las vías de comunicación y de transporte.
 
A corto plazo, uno de los muchos desafíos planteados a las autoridades es implementar las medidas necesarias para proteger a la población, especialmente durante la estación del monzón (que dura habitualmente de junio a septiembre), advirtió el pasado 2 de mayo Rownak Khan, un responsable de UNICEF, el fondo de las Naciones Unidas para la infancia.
 
Los hospitales están saturados, el agua escasea, los cuerpos permanecen bajo los escombros y la gente sigue durmiendo al raso… esto constituye un cultivo perfecto para las enfermedades”, alertó Khan. Según UNICEF, 3 millones de personas necesitan ayuda alimentaria.
 
La India y China en competencia
 
En este país del Himalaya, las rivalidades geoestratégicas regionales siguen muy presentes incluso en la organización de los servicios de socorro.
 
La China comunista ha sido muy rápida en reaccionar para enviar al lugar equipos de rescate y equipos médicos. Pero también ha intentado, en vano, impedir el desembarco de equipos de rescate de Taiwán.
 
Fue sin embargo la India, con la que Nepal comparte vínculos culturales y religiosos muy estrechos, la más rápida en intervenir: sus aviones de transporte militares y sus helicópteros de socorro fueron los primeros en aterrizar en Katmandú tras el terremoto.
 
La ayuda hindú a los hindúes
 
El 27 de abril, Dattatreya Hosabale, uno de los principales responsables del Rashtriya Swayamsewak Sangh (RSS, Cuerpo nacional de voluntarios), grupo nacionalista hindú muy vinculado al BJP (Partido del pueblo indio, en el poder en Nueva Delhi) estaba en Katmandú para “coordinar las actividades de ayuda y de socorro” de la rama nepalí del grupo, conocida localmente como Hindu Swayamsewak Sangh (HSS).
 
Dattatreya Hosabale se encontró con el Primer Ministro de Nepal, Sushil Koirala, también presidente del Partido del Congreso nepalí. Se quejó especialmente de la medida tomada por las autoridades nepalíes para que las ayudas y los socorros llegados del extranjero pasen por el canal de la administración nepalí.
 
En las redes sociales, el RSS destacó el alcance de la movilización de sus simpatizantes y la importancia de los fondos movilizados y de las acciones llevadas a cabo para ayudar a la población nepalí.
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.