Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 18 septiembre |
San José de Cupertino
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Y qué pasa con la espiritualidad?

Emergency Brake-cc

Aleteia Team - publicado el 06/05/15

Hay un exceso de atención a la figura del cuerpo, a la imagen, a la capacidad económica

El hombre del siglo XXI está en una constante búsqueda de sentido, de orden existencial, de justicia… en una palabra, de una “vida espiritual profunda”. El hombre actual está sufriendo un desequilibrio intenso en lo referente a la atención de su cuerpo (materia) y de su alma (espíritu).

En términos generales, actualmente atendemos de manera extrema nuestra parte corporal, material. Hay un exceso de atención a la figura del cuerpo, a la imagen, rendimiento intelectual, capacidad económica, al poder, la fama, el éxito, el placer… y esto, aunque es bueno y necesario, cuando se lleva al extremo desequilibra la balanza entre “cuerpo y alma”.

¿Qué pasa con la parte espiritual? ¿Qué es lo que aporta o qué sentido tiene? ¿Qué consecuencias trae su descuido, o incluso su olvido?

La espiritualidad permite al ser humano trascender a niveles más elevados, y consecuentemente, favorece una felicidad interior, tranquilidad, paz y plenitud humana. Es la que, en última instancia, llena el posible vacío existencial.

Actualmente, el hombre, en general, vive un desequilibrio interior que le impide sentirse pleno, hay una sensación general de vacío, de falta de sentido, de tristeza que orilla al hombre a buscar respuestas en otros sitios que lo confunden más y lo dejan igualmente vacíos.

Vivir una espiritualidad plena es lo que daría al hombre actual esa respuesta que está buscando.

Y bien, ¿en qué consiste la espiritualidad? Consiste en vivir la vida cotidiana en presencia de Dios, en sintonía con Él. Es darle una connotación sobrenatural y trascendente a las actividades de mi vida diaria: trabajo, amigos, estudios, matrimonio, noviazgo, entre otros. Es buscarle a mis actividades diarias un sentido que va más allá de lo meramente humano y trivial; y lo más peculiar en todo esto es que cuando vivimos así, la vida común y humana se transforma y nos hace plenos.

¿Quién es responsable de fomentar esta Formación Espiritual? Sin lugar a dudas, la familia es la responsable y es quien tiene, como misión y vocación, llevar a cabo esto en cada uno de los miembros que la conforman.

Es en la familia donde el hombre aprende a amar, a dar, a servir. Es en la familia donde siente la plena confianza de ser auténtico, de sentirse apoyado, de sentirse amado. Es en la familia donde el hombre aprende a relacionarse con Dios, con ese Ser Trascendente al que busca de una manera espontánea.

Es en la familia donde el hombre descubre su potencial espiritual, es donde conoce a Dios y empieza a amarlo y a descubrirlo. Podría decirse que la familia es un “Santuario de nobles ideales”.

Es por esto que invito a todas las familias, grandes o pequeñas, jóvenes o maduras, de la ciudad o del campo, a ser conscientes de la gran responsabilidad y oportunidad de formar con ahínco y esperanza esa espiritualidad en cada uno de los miembros de su familia. Posiblemente le dedicamos mucho tiempo, dinero y esfuerzo a cuestiones humanas y materiales, que sí son necesarias, pero no descuidemos lo fundamental, lo que sí trasciende, lo que perdura, lo que tiene sentido de eternidad.

¿Cómo lo podemos hacer?

• Con dedicación, amor, ejemplo y alegría.
• Invitando a Dios a ser parte esencial de nuestra familia.
• Viviendo la alegría, el optimismo, la generosidad, la entrega, entre otras, como virtudes habituales de la familia.
• Vivir un ambiente de oración y reflexión.

Termino con este pensamiento: “El hombre es el viajero, el vehículo es la familia, el destino es Dios”.

Ojalá que nuestra familia sea un vehículo seguro y digno para la entrega del regalo más valioso, un hijo a su destino final: Dios.

Artículo originalmente publicado por Desde la fe

Tags:
almafamilia

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
3
Maria Paola Daud
Quiso usar una Hostia para hacer brujería y… comenzó a sangrar
4
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
5
VACCINE
Jaime Septién
¿Covid-19: vacunarse o no vacunarse?
6
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
7
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.