¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

¿Y qué pasa con la espiritualidad?

Emergency Brake-cc
Comparte

Hay un exceso de atención a la figura del cuerpo, a la imagen, a la capacidad económica

El hombre del siglo XXI está en una constante búsqueda de sentido, de orden existencial, de justicia… en una palabra, de una “vida espiritual profunda”. El hombre actual está sufriendo un desequilibrio intenso en lo referente a la atención de su cuerpo (materia) y de su alma (espíritu).

En términos generales, actualmente atendemos de manera extrema nuestra parte corporal, material. Hay un exceso de atención a la figura del cuerpo, a la imagen, rendimiento intelectual, capacidad económica, al poder, la fama, el éxito, el placer… y esto, aunque es bueno y necesario, cuando se lleva al extremo desequilibra la balanza entre “cuerpo y alma”.

¿Qué pasa con la parte espiritual? ¿Qué es lo que aporta o qué sentido tiene? ¿Qué consecuencias trae su descuido, o incluso su olvido?

La espiritualidad permite al ser humano trascender a niveles más elevados, y consecuentemente, favorece una felicidad interior, tranquilidad, paz y plenitud humana. Es la que, en última instancia, llena el posible vacío existencial.

Actualmente, el hombre, en general, vive un desequilibrio interior que le impide sentirse pleno, hay una sensación general de vacío, de falta de sentido, de tristeza que orilla al hombre a buscar respuestas en otros sitios que lo confunden más y lo dejan igualmente vacíos.

Vivir una espiritualidad plena es lo que daría al hombre actual esa respuesta que está buscando.

Y bien, ¿en qué consiste la espiritualidad? Consiste en vivir la vida cotidiana en presencia de Dios, en sintonía con Él. Es darle una connotación sobrenatural y trascendente a las actividades de mi vida diaria: trabajo, amigos, estudios, matrimonio, noviazgo, entre otros. Es buscarle a mis actividades diarias un sentido que va más allá de lo meramente humano y trivial; y lo más peculiar en todo esto es que cuando vivimos así, la vida común y humana se transforma y nos hace plenos.

¿Quién es responsable de fomentar esta Formación Espiritual? Sin lugar a dudas, la familia es la responsable y es quien tiene, como misión y vocación, llevar a cabo esto en cada uno de los miembros que la conforman.

Es en la familia donde el hombre aprende a amar, a dar, a servir. Es en la familia donde siente la plena confianza de ser auténtico, de sentirse apoyado, de sentirse amado. Es en la familia donde el hombre aprende a relacionarse con Dios, con ese Ser Trascendente al que busca de una manera espontánea.

Es en la familia donde el hombre descubre su potencial espiritual, es donde conoce a Dios y empieza a amarlo y a descubrirlo. Podría decirse que la familia es un “Santuario de nobles ideales”.

Es por esto que invito a todas las familias, grandes o pequeñas, jóvenes o maduras, de la ciudad o del campo, a ser conscientes de la gran responsabilidad y oportunidad de formar con ahínco y esperanza esa espiritualidad en cada uno de los miembros de su familia. Posiblemente le dedicamos mucho tiempo, dinero y esfuerzo a cuestiones humanas y materiales, que sí son necesarias, pero no descuidemos lo fundamental, lo que sí trasciende, lo que perdura, lo que tiene sentido de eternidad.
 
¿Cómo lo podemos hacer?

• Con dedicación, amor, ejemplo y alegría.
• Invitando a Dios a ser parte esencial de nuestra familia.
• Viviendo la alegría, el optimismo, la generosidad, la entrega, entre otras, como virtudes habituales de la familia.
• Vivir un ambiente de oración y reflexión.

Termino con este pensamiento: “El hombre es el viajero, el vehículo es la familia, el destino es Dios”.

Ojalá que nuestra familia sea un vehículo seguro y digno para la entrega del regalo más valioso, un hijo a su destino final: Dios.
 
Artículo originalmente publicado por Desde la fe

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.