¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

¿Solo viviría unos minutos y la solución era el aborto? Alfie acaba de cumplir dos años

Facebook Shane Hillman
Comparte

"Sólo queremos decirle a la gente que las historias de éxito existen y los milagros suceden”, dicen sus padres

"Algunos niños con síndrome de Edwards sólo viven un par de semanas. No son muchos los bebés que sobreviven. Otros nacen muertos… a nosotros nos dijeron que sería capaz de sobrevivir tal vez unos tres minutos".

Con estas palabras, Shane Hillman relata cómo los médicos le aseguraron a él y a su mujer, Sharron Swales, que el hijo que esperaban estaba condenado antes de nacer y que lo mejor que podían hacer era abortarlo.

Fue hace dos años, un aniversario que el pequeño Alfie Hillman ha podido celebrar gracias a la fe provida de sus padres, que se negaron en redondo a hacer caso a los médicos, desafiando así la lógica médica para estos casos.

Los especialistas diagnosticaron que Alfie padecía, ya en el vientre materno, a las 27 semanas, una enfermedad genética conocida como Trisomía 18 e informaron a los padres de que no había esperanza alguna. La solución, el aborto.

Sin embargo, Shane, de 44 años de edad y cuidador a tiempo completo del Alfie, y Sharron, de 45, optaron por darle una oportunidad a su bebé, que nació mediante cesárea en el Hospital Universitario de Gales en 2013. Fue un gran alivio cuando le oyeron llorar por primera vez, dijeron los padres.

Gracias a ello, este domingo, 3 de mayo, Alfie pudo celebrar milagrosamente su segundo cumpleaños.

La trisomía 18, también conocida como síndrome de Edwards, es una condición causada por un trastorno en la división celular, conocida como disfunción meiótica. En lugar de tener dos copias del cromosoma 18, la persona desarrolla una tercera copia de ese material genético, afectando así el normal desarrollo fisiológico del ser humano.

"Tenía derecho a una oportunidad"

Tras su nacimiento, el bebé permaneció durante dos semanas en una incubadora con oxígeno, antes de ser trasladado al Hospital Royal Gwent, donde estuvo ingresado 14 semanas más. Aún tuvo que ser asistido con oxígeno durante ocho meses.

Aunque las exploraciones detectaron un pequeño agujero en su corazón, los médicos dijeron que se cerraría por sí mismo.

Sharron, que es auxiliar de enfermería en Nevill Hall, cuenta al diario Mirror: "fue la cosa más difícil que hemos pasado. Estresante, porque ya en la semana 20 supimos que no estaba creciendo”.

"Lloré durante toda una semana, fue terrible. Podía sentirlo dentro de mí moviéndose y como tenía exploraciones diarias pude ver el latido de su corazón. Él tenía derecho a una oportunidad", agrega Sharron.
 
"No sabíamos cómo sería Alfie al nacer pero estábamos preparados para tomar los riesgos hacerlo todo por él como deberían hacerlo todos los padres", añade la feliz mamá.

Y concluye: "queremos crear conciencia y dar a la gente el apoyo" necesario en casos parecidos. "Sólo queremos decirle a la gente que las historias de éxito existen y los milagros suceden”.
 
Artículo originalmente publicado por Forum Libertas

Tags:
aborto
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo