¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Fernando “El Toro” Valenzuela, un beisbolista de admirable tenacidad

STEPHEN DUNN -GETTY IMAGES NORTH AMERICA - AFP
Comparte

Hijo de una familia numerosa mejicana, brilló en Grandes Ligas del béisbol gracias a su incansable lucha por lograr su sueño

Su carrera fue un modelo de tenacidad y consistencia que animó a muchos mexicanos a sumarse al sueño americano en los años 80. "El Toro", apodado así por su corpulencia, terminó 1981 transformándose de novato desconocido, en el personaje número uno del deporte de los Estados Unidos y de México

Un pueblito pequeño localizado entre Obregón y Navojoa, en Sonora, casi sobre la carretera que une a estas dos ciudades y que lleva por nombre Etchohuaquila, es el lugar de procedencia de uno de los deportistas más exitosos y populares que ha tenido México, Fernando "El Toro" Valenzuela.
 
El 1 de noviembre de 1960, nació Fernando Valenzuela, el hijo número doce de una familia de escasos recursos económicos conformada por Avelino Valenzuela y Hermenegilda Anguamea, quienes vivían del campo y habitaban una pequeña casa de adobe y techo de paja.

En aquel entonces, Etchohuaquila era un pueblo muy tranquilo y prácticamente desconocido en el que no habitaban más de 250 personas, casi todos descendientes de una tribu, los mayos.

El béisbol era el deporte favorito y lo practicaban los jóvenes como una forma de pasatiempo. Dentro de esos adolescentes y con tan sólo 13 años, Valenzuela ya destacaba en la región por su habilidad para lanzar con el brazo izquierdo.

Sin embargo, no fue sencillo ya que al comienzo solía jugar en el jardín derecho por su condición de lanzar la bola con la zurda; pero cierto día aburrido de no tener acción en esa posición, pidió la oportunidad de ser el pitcher ante un equipo que ya los aventajaba por muchas carreras, en un juego de esos amistosos que podían durar horas bajo el sol ardiente de la región.

Fernando tomó la bola y lanzó de extraordinaria forma para sacar los outs necesarios y que su equipo tomara el turno al bate. A partir de ese momento comenzó a ser el lanzador oficial en los juegos.

Cuando cumplió 17 años representó a su tierra en un torneo de estrellas en Ciudad Obregón, y ganó el premio al Jugador Más Valioso; su brazo ya destacaba por mucho, empezando a llamar la atención de entrenadores y dueños de equipos en el béisbol mexicano.

Fue así que los Tuzos de Silao, en Guanajuato, un equipo modesto de béisbol adscrito a la antigua Liga Central de México, en el año de 1978 le ofreció su primer contrato profesional pagándole un sueldo de 250 dólares.

Valenzuela se despidió con mucho pesar e incertidumbre de sus padres, para comenzar una aventura que lo llevaría a lo más alto del béisbol en Grandes Ligas.

A pesar de su juventud, Valenzuela tuvo buenos números en su primera temporada con Tuzos. En uno de esos juegos en Silao, Mike Brito, buscador de talentos de Grandes Ligas de Los Dodgers, quedó sorprendido con el trabajo de Valenzuela, quien ponchó a 12 bateadores de manera contundente con su poderoso brazo izquierdo. Sin embargo, Brito no le hizo ninguna propuesta formal, sólo lo anotó en su libreta de futuros prospectos.

Tras buenas actuaciones, Fernando es contratado en 1979 por el equipo de los Ángeles de Puebla, que prefirió enviarlo en calidad de préstamo a Leones de Yucatán, conjunto que pertenecía a la Liga Mexicana, circuito en donde brilló con su técnica de pitcheo logrando récord de 10 ganados y 12 perdidos, con promedio de carreras limpias de 2.49, impresionando a muchos buscadores de talentos.

Es en Yucatán, donde Mike Brito le siguió la huella al "Toro", pues estaba convencido de su talento, para firmar por Los Dodgers, y tras la debida valoración, se firmó al oriundo de Echohuaquila por 120 mil dólares: 20 mil para Fernando y el resto para el club dueño de su contrato.

Años después se supo que Dodgers contrató a Valenzuela con la intención de limar asperezas con la comunidad mexicana

Páginas: 1 2

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.