¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Él, ella o ello: ¿alguien puede comprenderse a sí mismo como neutro?

thepeachpeddler-cc
Comparte

La ideología de género no soluciona el problema de la igualdad entre el hombre y la mujer y crea otro: el de la identidad

En las últimas semanas han saltado a los medios de comunicación diversas noticias sobre la gestión de la denominada “política de género” en los países del norte de Europa.

Los noruegos han decidido recortar drásticamente los fondos públicos del conocido Instituto de Género NIKK después de que una cadena de televisión emitiese un divertido (y patético) documental en el que diversos científicos demuestran que la idea de la “igualdad” absoluta entre los géneros es pura ideología y va en contra de toda investigación empírica (el reportaje se titula muy gráficamente Lavado de cerebro).

En otro -o en el mismo- orden de cosas, se ha descubierto que la multinacional sueca Ikea ha elaborado un catálogo específico para Arabia Saudí que es muy similar al que utiliza en el resto del mundo, pero con una curiosísima diferencia: aunque podemos apreciar los mismos objetos y las mismas fotografías, las mujeres que en otros lugares aparecen utilizando alegremente los muebles de la compañía han desaparecido por efecto de la magia informática.

Los responsables de la compañía, una vez que el asunto ha visto la luz, se han apresurado a señalar que no sabían nada de este hecho, y que el mismo va en contra de los "ideales" de Ikea. Cualquiera diría, sin embargo, que lo único que hace es dejarlos al descubierto: poderoso caballero es don dinero.

El resto de los suecos que no trabajan para su emblemática firma de mobiliario en paquetes planos han preferido hacer honor a su fama y, sin darse cuenta de los cambios de actitud de sus vecinos noruegos ni ver el documental citado, siguen a lo suyo como si no pasara nada, insistiendo en una ideología de género cada vez más descabellada y absurda.

Ahora anuncian la inauguración de algo tan disparatado como una guardería a la que "no van ni niños ni niñas", sino entes abstractos carentes de sexualidad.

Sin embargo, lo que realmente me ha llamado la atención es la ocurrencia de modificar la gramática de su idioma (por decreto legislativo, oiga usted) para crear un género neutro con el que poder, seguramente, nombrar a los vástagos que admitan en sus nuevas escuelas infantiles machihembradas.

Los políticos suecos son terribles cuando se meten a filólogos, pero todavía son peores haciendo de filósofos autodidactas.

Baste con ver las motivaciones en las que afirman apoyarse para legislar sobre los artículos y pronombres del futuro: dicen que el lenguaje es un reflejo del modo en el que vivimos y expresamos la realidad circundante y que, al mismo tiempo, el género es una cuestión cultural.

Si uno lee detenidamente su razonamiento, ¿a cuento de qué inventarse un término nuevo, construido artificialmente para referirse a lo que no existe en el mundo como tal? ¿No decían que el lenguaje reflejaba la realidad?

Me da que han entendido mal la cuestión y han acabado por invertir los términos: van a intentar que al cambiar el lenguaje la realidad se transforme, como si se tratara de palabras mágicas incluidas en algún encantamiento del sabio Frestón.

Por este camino no van a solucionar el problema de la igualdad entre el hombre y la mujer, pero sí van a crear otro que aparece con fuerza en lontananza: el de la identidad (¿quién soy yo: él, ella o ello?).

Deberían prestar más atención a la realidad y vivir menos en sus fantasías. Tal vez así hubieran evitado su último ridículo, y es que decidieron establecer una política de cuotas para asegurar una mayor igualdad dentro de la universidad, pero como resulta que la mayor parte de las personas que desean realizar estudios superiores en el país son mujeres… pues se han encontrado con que las universidades dan preferencia a los varones para cumplir con la cuota establecida. Al final los tribunales han tenido que

Páginas: 1 2

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.