Aleteia

La vida sexual después de los hijos

Happy senior couple in love © kurhan / Shutterstock
<a href="http://www.shutterstock.com/en/pic.mhtml?id=113824207&src=id" target="_blank" />Happy senior couple in love</a> © kurhan / Shutterstock
Comparte

El hecho de no poder generar más hijos, no impide tener un acto sexual pleno

Dios dotó la vida sexual de la pareja de profunda dignidad y sentido: unitivo y procreador. Quiso que el ser humano fuera material y espiritual, una especie de bella síntesis del animal que sólo tiene cuerpo, con un ángel que sólo es espíritu. Y dotándolo de cuerpo quiso que el hombre fuera sexuado como los animales, sin embargo, su vida sexual debería ser guiada no por el instinto, como los animales, sino por el alma, e iluminada por la inteligencia, embellecida por la libertad, conducida por la voluntad y vivida en el amor. Y debería ser vivida para siempre.

La pareja no debe pensar nunca que Dios está lejos en el momento de su unión más íntima, pues este acto es santo y santificador en el matrimonio y querido por Dios. El acto sexual en su justo lugar, en el matrimonio, bien entendido en sus aspectos espiritual y psicológico, es uno de los actos más nobles y significativos que el ser humano puede realizar; pues es la “fuente de la vida” y de la “celebración del amor conyugal”. La virtud de la castidad, más que consistir la renuncia al sexo, significa su uso adecuado.

El Dr. Alphone H. Clemens, director del Centro de Asesoramiento de la Universidad Católica de América, Washington, D.C., dice sobre el acto sexual:

“Es un acto de gran belleza y profunda significación espiritual, pues el amor conyugal entre dos cristianos en estado de gracia, es una fusión de dos cuerpos que son templos de la Trinidad, y una fusión de dos almas que participan de la misma vida divina… Por otro lado, usado con propiedad, se vuelve una fuente de unión, armonía, paz y ajuste. Intensifica el amor entre el esposo y la esposa, y funciona como escudo contra la infidelidad y la incontinencia. La personalidad humana integral, incluso en sus aspectos sobrenaturales, está enriquecida por el sexo, una vez que el acto del amor conyugal también es merecedor de gracias” (Clemens, 1969, pg. 175).

Raoul de Gutchenere afirma en “Judgment on Birth Control” que:

“Fue reconocido hace ya bastante tiempo que, las relaciones sexuales producen efectos psicológicos profundos, especialmente sobre la mujer… De modo general, el acto de amor conyugal provoca relajación, fuerza, autoconfianza, satisfacción, sensación general de bienestar, sensación de seguridad y una disposición que lleva a olvidar roces y tensiones de menor importancia entre la pareja” (Apud Clemens, pg. 177).

No en vano, San Pablo, hace 2000 años ya recomendaba a los cónyuges cristianos: “No os neguéis el uno al otro … para que Satanás no os tiente por vuestra incontinencia” (1Co 7,5).

Rechazar el sexo sin motivo puede representar no sólo una injusticia para el cónyuge, sino también el peligro de exponerlo a la infidelidad y el matrimonio al fracaso. Esto muestra que las parejas no deben quedar mucho tiempo separadas cualquiera que sean los motivos, especialmente por razones menores. El alejamiento prolongado de las parejas puede generar una situación de stress especialmente para el hombre, incluso en la tercera edad. Algunos logran superar esa abstinencia sexual forzada con una sublimación religiosa, pero no todos tienen la misma disposición.

Nuestro catecismo dice que: “La sexualidad abraza todos los aspectos de la persona humana, en la unidad de su cuerpo y de su alma. Concierne particularmente a la afectividad, a la capacidad de amar y de procrear y, de manera más general, a la aptitud para establecer vínculos de comunión con otro” (CIC §2332).

Incluso cuando la pareja ha alcanzado una edad madura, y ya no puede procrear – la mayoría de las veces a causa de la menopausia de la mujer – la vida sexual de ellos continúa y con toda fuerza. El hombre, especialmente, tiene vida sexual hasta la muerte. Y es en este periodo que la vida sexual de la pareja puede ser más armoniosa que antes.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.