¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa Francisco: Dios no quiere sonrisas de cartón, la tristeza es de egoístas

AFP PHOTO / GABRIEL BOUYS
Pope Francis blesses a toddler during a special audience with health workers in Paul VI hall at the Vatican on November 22, 2014.
Comparte

El Pontífice respondió a las preguntas de un grupo de niños de una parroquia romana sobre la alegría y el testimonio

¿Cómo podemos testimoniar el Evangelio con alegría? ¿Cómo podemos seguir adelante con nuestro testimonio? El Papa Francisco respondió a los niños y jóvenes del oratorio de la Parroquia Maria Regina Pacis de Ostia Lido, sector sur de Roma, este domingo 03 de mayo.
 
 “La alegría viene de dentro”, dijo Francisco definiendo a los chicos que le esperaban en el patio externo de la Iglesia como chicos “con el corazón inquieto” y “los zapatos pesados”, es decir, de quien camina mucho como los Scout y los trabajadores.
 
La tristeza no es de Dios
 
Desde una tarima de madera muy sencilla, el Papa dirigió sus palabras de esperanza. “La alegría no se compra aquí en el mercado, no es el premio en el Luna Park”, advirtió.
 
Así con un tono paternal les dijo: “La alegría es un don que debemos pedir. ¡Señor dame la alegría! No tener la cara de tristeza, de melancolía”. Y les animó a buscar la alegría de la “persona que sabe siempre mirar las cosas positivas de la vida y ofrece esta positividad a los demás”.
 
Entretanto, les instó nuevamente a pedir “la alegría” al Espíritu Santo”. “Sí yo estoy triste, y estoy perezoso. Debo pedir la alegría al Espíritu Santo y él la concederá ¡Por favor! una sonrisa natural, no de cartón. Una sonrisa que viene del alma”. 
 
En este sentido, el Papa confirmó que las personas que sonríen “siempre tiene el sol dentro, es la luz del Espíritu Santo” y añadió que hay que “pedir esta gracia de dar luz y alegría a los demás”.
 
Si hay momentos difíciles
 
Luego, el Papa admitió que hay momentos difíciles para las personas dónde la alegría parece alejarse. “Padre, en los momentos difíciles la alegría se esconde.  La alegría se va”.
 
Entonces, exhortó a “sufrir los momentos difíciles con dignidad”, pero con la “esperanza de que el Espíritu Santo” conceda nuevas fuerzas. “¿Qué concede el Espíritu Santo en los momentos de dificultad? Él nos da la consolación” para pasar los momentos difíciles.
 
La tristeza es de los egoístas
 
No a la tristeza. La tristeza es de las personas egoístas que quieren todo”. Y al final invitó a los niños a compartir con los demás. “Si tengo dos caramelos, doy uno a mi compañero”.
 
“Él mundo tiene necesidad de este testimonio de ustedes jóvenes, scouts, muchachos. El testimonio de un corazón inquieto es lo que Dios les pide”, invitó a la nueva generación. 
 
La vida está hecha de decisiones
 
Respondiendo a los chicos del oratorio, el Pontífice también habló de las tentaciones y las decisiones de la vida.    
 
“Hoy es una jornada de tentación. Una jornada de sol y mar. Ustedes prefirieron venir aquí.  En la vida siempre se debe escoger. Hay decisiones difíciles, decisiones que no son de las mejores, pero sí tengo que hacer las tareas y, en cambio, prefiero ir a la calle a jugar. Esta es una decisión equivocada. Será divertida, pero no te dará la alegría. Una alegría que viene de adentro”.
 
Hay que saberse levantar ante los golpes de la vida 
 
“Todos caemos, pero lo importante es alzarse con la gracia de Dios. Todos comentemos errores, pecados. ‘Sí, soy un pecador, pero voy adelante y este es el testimonio que ustedes pueden dar y del cuál el mundo tiene necesidad”.
 
“El testimonio de los jóvenes, los niños, de seguir adelante e ir más allá. Somos débiles pero debemos ir adelante. ¡Entendido! Esto les dará la alegría”, añadió Francisco.
 
En la misma tarde, el Papa encontró en el gimnasio y en el salón de la parroquia a varios grupos: a los enfermos y los ancianos, y los esposos que bautizaron los niños el año pasado.
 
Asimismo, Francisco entró al confesonario de la parroquia para oír a algunos penitentes. Luego, presidió la misa antes de volver al Vaticano.
 
El párroco Ludovico Barbángelo señaló que la visita del Obispo de Roma ha sido un impulso para testimoniar la belleza y la cercanía del Evangelio.  
 
La parroquia que acogió al Papa tiene más de 90 años y cuenta con más de 18 mil  fieles, ubicada en Ostia Lido, sur de Roma, raya la costa del mar Tirreno, además acoge la ciudad antigua (ostia antica) y las ruinas del puerto del Imperio Romano.
 
La Iglesia María Regina Celli está en el corazón de un mega barrio con alrededor de 240.000 habitantes, ubicada a 45 kilómetros del Vaticano.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.