Aleteia

¿Qué piensa el Papa Francisco sobre… la amenaza del clericalismo?

AFP PHOTO/POOL/MENAHEM KAHANA
DEHEISHEH : Pope Francis is greeted by children from nearby Palestinian refugee camps on May 25, 2014 during a visit to the Deheisheh camp, on the outskirts of the biblical city of Bethlehem. Pope Francis made an impassioned plea for the protection of children at a mass in Bethlehem's Manger Square in the West Bank, where rights groups say minors are mistreated by Israel. AFP PHOTO/POOL/MENAHEM KAHANA
Comparte

Es el peor daño que puede sufrir el pueblo de Dios, el mismo hielo en el corazón que hizo que el Sanedrín buscara la condena de Cristo

El clericalismo es una expresión muy particular de la conciencia aislada, aposentada en unos criterios o juicios que se tienen por superiores y que llevan a no aceptar a nadie que no comparta nuestra opinión o pensamiento, a mirar por encima del hombro al que piense o viva de otra manera, al diferente.

Sin duda en la Iglesia de las últimas décadas, y todavía hoy, encontramos una gran presencia de este mal larvado. Está en quienes cierran a cal y canto un grupo dentro de la parroquia para que no entre nadie, para que no llegue ningún aire del exterior, para que se cueza en su propia pedantería y se acartone en una fría decadencia.

Está en el sacerdote que juzga mal a su obispo y reniega de su promesa de servir al pueblo de Dios siendo un fiel colaborador, está en el que sólo mira a los demás con el objetivo de descargar el martillo de su moralismo ideológico, sin comprender, sin amar, sin acoger.

El clericalismo, el peor daño que puede sufrir el pueblo de Dios, es, para que nos entendamos, el mismo hielo en el corazón que hizo que el Sanedrín buscara la condena de Cristo, porque venía a remover sus aposentos, a traer una Nueva Noticia que contrastaba con su mensaje estable, conciso y, sobre todo, del que ellos eran dueños y administradores. De la misma manera el clericalismo es una forma larvada de pecado que vuelve una y otra vez a crucificar al Señor.

El Papa Francisco se ha enfrentado a él desde hace muchos años. Ya a principios de los ochenta, con motivo de un artículo sobre diversos libros entre los que se encontraba El complejo antirromano de uno de sus teólogos de cabecera, Hans Urs von Balthasar, describía cómo ciertas personas en la Iglesia hacen sus grupitos cerrados que se enfrentan a los demás, es decir, al propio Pueblo de Dios, y así forman sectas.

Decía entonces: “La secta es una particular concepción de iglesia, una manera de concebir la comunidad, la obediencia, la actividad apostólica; y detrás de tales concepciones de Iglesia subyace alguna ideología” (“Actitudes conflictivas y pertenencia eclesial”, Revista Stromata, nº 39, 1983, p. 148.) Estas visiones separadas, continuaba, dan lugar a cristianos que “dispersan en vez de congregar, tienen miras humanas en vez de divinas, se introducen por la fuerza en el rebaño de Cristo y con palabras perversas arrastran a los discípulos a su seguimiento.” No podía ser más claro ni más rotundo.

Hoy, como Papa, tantos años después, continúa luchando contra ese clericalismo que, se llame a sí mismo conservador o progresista, enreda y siembra cizaña entre los fieles en lugar de mirar con afecto al hombre, al mundo y a la realidad desde la seguridad de que Cristo ya ha vencido y de que la amargura sólo puede nacer de una conciencia resentida y débil, envejecida por el desánimo y la desesperanza.

El clericalismo se identifica fácilmente porque lo confía todo a la estructura y a la jerarquía y, por supuesto, quien está embutido de este problema anhela buscar una posición superior en esa especie de burocracia mental que impone a los demás. Frente a algo así la frescura del Papa nos desconcierta y nos arranca una sonrisa, con su sentido común llano y evidente: “Nadie debe sentirse pequeño, demasiado pequeño respecto a otro demasiado grande.

Todos pequeños ante Dios, en la humildad cristiana, pero todos tenemos una función. ¡Todos, todo! Como en la Iglesia… Yo haría esta pregunta: “¿Quién es más importante en la Iglesia? ¿El Papa o esa viejecita que todos los días reza el rosario por la Iglesia?” Que lo diga Dios: yo no puedo decirlo. La importancia de cada uno en esta armonía, porque la Iglesia es la armonía de la diversidad”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.