¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

Vuelve el Phoenix católico para salvar inmigrantes

MOAS
Comparte

El barco privado que pertenece a una pareja de empresarios católicos y en 2014 socorrió a 3 mil personas, operará otra vez a partir del 2 de mayo con Médicos sin Fronteras

“¿Cuántos niños, mujeres y jóvenes tendrán que morir todavía para que la comunidad internacional decida hacer caer el muro de la indiferencia?”. Regina Catrambone es la empresaria italiana que vive en Malta con su esposo estadounidense Christopher y que en agosto del año pasado lanzó su Ong Moas (Migrant Offshore Aid Station) para tratar de derrumbar ese muro.
 
¿De qué manera? Ella, católica, inspirada por las palabras de Papa Francisco que invitó a todos a actuar según las propias responsabilidades después de la tragedia de Lampedusa, decidió comprar una nave de 40 metros, la Phoenix 1, que cuenta con dos drones, para socorrer a los migrantes en el mar Mediterráneo y para ayudar a las autoridades en la búsqueda y el salvamento de vidas humanas.

Es decir, la primera nave privada que salva a los desesperados que buscan mejorar sus condiciones de vida y emprenden el viaje en embarcaciones precarias.
 
En unos sesenta días, del 26 de agosto a finales de octubre de 2014, socorrieron a alrededor de 3 mil personas. Pero a finales de octubre se les acabó el dinero. Comenzó entonces una campaña para reunir fondos y ahora, después de la enésima tragedia frente a las costas de Libia, la Phoenix 1 volverá al mar. La fecha prevista es el 2 de mayo. “Estoy horrorizada –dijo Catrambone– por esta tragedia, profundamente dolida de que Moas no haya podido estar en el mar antes para poder salvar a esta gente”.
 
“Nunca olvidaré –contó a Vatican Insider– las miradas llenas de agradecimiento de las personas socorridas en los últimos meses. ¿Cómo describir la sonrisa de una china senegalesa de 23 años, en el sexto mes de embarazo, a la que ofrecimos primeros auxilios antes de encomendarla a la Guardia costera? El problema es que las zonas de conflicto están creciendo y cada vez más personas buscan el en Mediterráneo una vía de fuga desesperada. Pero nadie merece morir en el mar. Es por ello que digo: ayúdennos”.
 
Y ahora Moas trabajará conjuntamente con Médicos sin Fronteras de Holanda, que se ocupará de la asistencia médica y psicológica, una vez concluido el salvamento por parte del equipaje, que está compuesto por unas veinte personas, sobre todo voluntarias.
 
Por su parte, Martin Xuereb, director de Moas y ex-jefe de las fuerzas armadas de Malta, afirmó: “Ha llegado el momento de pedir con urgencia a los gobiernos europeos que pongan en el centro de su agenda el derecho humano a la vida; debemos separar completamente la política de la acción de búsqueda y salvamento en el mar. Cientos de niños, mujeres y hombres seguirán muriendo en las próximas semanas si no actuamos inmediatamente desplegando más medios navales en el Mediterráneo”. Inmediatamente, a cualquier precio.
 
Artículo originalmente publicado por Forum Libertas

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.