Aleteia

Bolivia vive el amor a María y a sus santos

Public Domain
Comparte

Conociendo los países andinos que visitará el papa Francisco (V)

Estamos a pocos meses de la visita pastoral del Papa Francisco a América Latina. Ante este acontecimiento que alegra a todo el continente, Aleteia ofrece diversos artículos a sus lectores con el fin de conocer a dos países de su escala: Ecuador y Bolivia.

La presente entrega nos permitirá conocer más sobre la composición de la Iglesia local, así como los frutos de santidad y los santuarios marianos donde los fieles veneran a la Madre de Dios.

Parte de la información ha sido tomada del Observatorio Pastoral del Consejo Episcopal Latinoamericano – Celam (OPC), que ha recogido datos actuales del continente.

Una comunidad que sirve

Son dieciocho las jurisdicciones eclesiásticas en Bolivia, que agrupan a 607 parroquias. Trabajan también un aproximado de 550 presbíteros diocesanos, 650 sacerdotes religiosos, 78 diáconos permanentes, 1.258 religiosos y 2.658 religiosas.

El OPC detalla que un servicio importante al país es la educación, con cerca de 1.900 instituciones educativas. Se ofrecen 635 obras de beneficencia, por medio de las cuales se atiende a los más necesitados, “a pesar de las dificultades frente a las nuevas políticas y reglamentaciones del Gobierno Nacional que buscan un mayor control de la fundamentación humana de la formación y la educación desde una perspectiva que margina la religión católica”.

Es así que la Iglesia boliviana acompaña a las comunidades “en los rincones más recónditos del país en su misión de anunciar el evangelio y compartir y acompañar a las comunidades en su caminar, hacia la realización del más alto grado de dignidad de sus pueblos, como hijos de Dios”.

Como los demás países de la región, centra sus esfuerzos en realizar una pastoral de conjunto “que permita realizar más que actividades, procesos que conlleven a la realización de espacios de comunidad entre la sociedad y la vivencia cristiana en los diferentes ámbitos sociales y culturales de la vida del pueblo boliviano”, según el diagnóstico del OPC.

Frutos de santidad

La Iglesia en Bolivia cuenta con algunos ejemplos a destacar de fieles que ayer y aún hoy son un testimonio vivo de amor a Cristo y de heroicidad en el anuncio de sus enseñanzas.

Es por ello que los fieles pueden venerar a la beata Nazaria Ignacia de Santa Teresa de Jesús, nacida en Madrid, España en 1889, y muerta en Buenos Aires el 6 de julio de 1943. Esta santa mujer llegó a Bolivia en 1916 para atender un asilo de ancianos, y fundó luego la comunidad Hermanas Misioneras Cruzadas de la Iglesia en 1925 en Oruro, primera congregación misionera de Bolivia.

San Juan Pablo II la proclamó beata en septiembre de 1992, a raíz de un milagro ocurrido en un hospital de Argentina, donde gracias a oraciones que le dirigió una mujer que se encontraba desahuciada, recuperó la salud en la puerta del quirófano.

Actualmente, existen más de mil religiosas de su congregación distribuidas en América, Europa y África y su fiesta se celebra el 6 de julio.

Otro modelo de santidad es la venerable Virginia Blanco Tardío, laica catequista nacida en Cochabamba y reconocida por su piedad y labor comprometida con la comunidad. Vivió entre 1916 y 1990 y a la fecha tiene numerosos seguidores.

Se reconoce que Virginia Blanco ha realizado milagros en casos de recuperación de la salud. Cada domingo cientos de fieles se reúnen para rezar ante su imagen en una capilla del policonsultorio El Rosario, de Cochabamba, obra social que fuera inaugurada por ella en 1977. El decreto que la reconoció como "Venerable" fue aprobado el pasado 22 de enero por el Papa Francisco.

También está camino a los altares el siervo de Dios Francisco Tito Yupanqui, indígena aimara nacido en Copacabana

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.